La mu­jer so­li­ta­ria con­tra el mi­to

«Ma­ria by Callas», en Mo­vis­tar+, con­si­gue lo que la so­prano no lo­gró: co­lo­car a la per­so­na por en­ci­ma de la voz

ABC (Galicia) - - GENTESTILO&TV - IS­RAEL VIANA MA­DRID

aria Callas, 1974, tres años an­tes de que la muer­te la sor­pren­die­ra en su do­mi­ci­lio de Pa­rís, don­de se ha­lla­ba prác­ti­ca­men­te re­clui­da des­de ha­cía una dé­ca­da, sin­tién­do­se re­cha­za­da por el mun­do: «Hay dos per­so­nas den­tro de mí. Me gus­ta­ría ser Ma­ria, pe­ro es­tá la Callas, de quien de­bo es­tar a la al­tu­ra, así que in­ten­to li­diar con am­bas co­mo bue­na­men­te pue­do», co­men­ta la so­prano en una de las en­tre­vis­tas iné­di­tas que el di­rec­tor Tom Volf en­con­tró du­ran­te sus tres años de via­jes por el mun­do.

De aque­lla ex­haus­ti­va la­bor ar­queo­ló­gi­ca na­ció el do­cu­men­tal que Mo­vis­tar+ es­tre­na hoy (22.00 ho­ras, en su ca­nal Ci­neDoc&Roll y ba­jo de­man­da). En él se revela un la­do di­fe­ren­te de la me­jor can­tan­te de ópe­ra de la his­to­ria: el con­flic­to en­tre sus dos per­so­na­li­da­des, la que as­pi­ra­ba a la fa­ma pla­ne­ta­ria –«pa­ra mí can­tar no es un ac­to de or­gu­llo, sino un in­ten­to de al­can­zar el cie­lo»– y la que so­ña­ba con for­mar una fa­mi­lia y vi­vir en el ano­ni­ma­to, le­jos de los es­ce­na­rios. «De pe­que­ña can­ta­ba por di­ver­sión. Nun­ca me hu­bie­ra ima­gi­na­do ha­cer­lo pro­fe­sio­nal­men­te. Y no creo que hu­bie­ra que­ri­do», con­fe­sa­ba Callas so­bre su de­seo de ha­ber te­ni­do una in­fan­cia nor­mal, en vez de desa­rro­llar aquel don. Ha­bría re­nun­cia­do con gus­to a to­da su ca­rre­ra por ser ma­dre, le di­ce a la pe­rio­dis­ta de la CBS Bar­ba­ra Wal­ters.

MDo­cu­men­tos iné­di­tos

En «Ma­ria by Callas», el de­bu­tan­te di­rec­tor fran­cés lo­gra lo que la so­prano no con­si­guió en 53 años de vi­da: reivin­di­car a la mu­jer por en­ci­ma de la voz. Lo ha­ce a tra­vés de in­nu­me­ra­bles pe­lí­cu­las pri­va­das en Su­per 8 y 16 mi­lí­me­tros, fo­to­gra­fías iné­di­tas, gra­ba­cio­nes pi­ra­tea­das por sus ad­mi­ra­do­res, en­tre­vis­tas des­apa­re­ci­das y car­tas ín­ti­mas con sus amigos, fa­mi­lia­res y ma­ri­dos. Al­gu­nas tan sin­ce­ras co­mo las que se en­vió con el mag­na­te Aris­tó­te­les Onas­sis y el di­rec­tor Pier Pao­lo Pa­so­li­ni: «Es­toy tris­te de no es­tar a tu la­do en es­tos mo­men­tos di­fí­ci­les, co­mo so­lías es­tar tú pa­ra mí, pe­ro sal­drás ade­lan­te. ¡Yo lo hi­ce, una mu­jer tan sen­si­ble co­mo yo! He lle­ga­do a la con­clu­sión de que

Un mes car­ga­do de mú­si­ca

Los do­cu­men­ta­les mu­si­ca­les si­guen ga­nan­do cuo­ta en Mo­vis­tar+. Des­de el pa­sa­do día 5 se pue­de ver «No­ches de Rock & Roll», de Fer­nan­do Co­lo­mo, a par­tir del con­cier­to que Bur­ning dio en Ma­drid en 2015. El pa­sa­do vier­nes se es­tre­nó «Los vi­deo­clips de los 90», un via­je al pa­sa­do a un gé­ne­ro que dig­ni­fi­ca­ron ci­neas­tas co­mo Fin­cher y Jon­ze. El pró­xi­mo vier­nes lle­ga «La­ter... with Jools Ho­lland», don­de el pia­nis­ta pre­sen­ta­rá a seis ar­tis­tas, uno por ca­pí­tu­lo. «Queen. Rock Mon­treal» ofre­ce por úl­ti­mo el mí­ti­co con­cier­to en vi­vo que la ban­da ca­pi­ta­nea­da por Fred­die Mer­cury dio en 1981. so­lo se pue­de con­tar con uno mis­mo», le es­cri­be al ci­neas­ta.

Más de la mi­tad de es­tos tes­ti­mo­nios se ven y es­cu­chan por pri­me­ra vez en es­te do­cu­men­tal don­de Callas se su­mer­ge, en el fuer­te sen­ti­mien­to de so­le­dad que arras­tró des­de que al­can­zó la fa­ma, a pe­sar de es­tar ro­dea­da de al­gu­nas de las ce­le­bri­da­des más im­por­tan­tes del si­glo XX: Chur­chill, War­hol, Vis­con­ti, Ma­rilyn Mon­roe, Gra­ce Kelly, el Prín­ci­pe Rai­nie­ro, Ken­nedy, Alain De­lon, Liz Tay­lor e Yves Saint-Lau­rent, en­tre otros.

Es­ta­mos an­tes un re­tra­to en­tre bam­ba­li­nas de

Amis­tad con grandes ci­neas­tas

su as­cen­so a la fa­ma y su des­cen­so al in­fierno, atra­ve­san­do los se­cre­tos que la lle­va­ron a su trá­gi­co des­tino. No hay en «Ma­ria by Callas» un so­lo es­pe­cia­lis­ta des­gra­nan­do la vi­da de la so­prano que fa­lle­ció, ofi­cial­men­te, de un ata­que al co­ra­zón, aun­que siem­pre so­bre­vo­ló la som­bra del sui­ci­dio. Es tan ri­co el ma­te­rial ha­lla­do por Volf que ya ha da­do lu­gar a va­rias ex­po­si­cio­nes y tres li­bros.

Des­de los pri­me­ros mi­nu­tos, la so­prano re­co­no­ce que le ro­ba­ron la in­fan­cia. Ha­bla de una ma­dre que la en­con­tra­ba fea y que le pres­ta po­ca aten­ción has­ta que des­cu­bre que tie­ne un don del que po­drá sa­car pro­ve­cho: «¡Ella me obli­gó! Has­ta el pun­to de que tu­ve que men­tir so­bre mi edad pa­ra in­gre­sar en el con­ser­va­to­rio a los 13 años», revela. La ni­ña acep­tó el sa­cri­fi­cio pa­ra ga­nar­se la aten­ción y el ca­ri­ño que nun­ca tuvo. Cuen­ta des­pués la se­pa­ra­ción de sus pa­dres, su in­fan­cia en Ate­nas, sus ava­ta­res en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, sus pri­me­ros maes­tros y el re­gre­so a su Nue­va York na­tal pa­ra pro­bar suer­te en el Me­tro­po­li­tan Ope­ra.

A tra­vés de su co­rres­pon­den­cia per­so­nal asis­ti­mos a su con­quis­ta de los me­jo­res tea­tros y, tam­bién, de las por­ta­das de la pren­sa ro­sa. Su vi­da pri­va­da co­men­zó a in­tere­sar tan­to co­mo sus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.