Ca­lles me­die­va­les con sa­bor ex­tre­me­ño

El Nis­san es una «mon­tu­ra» inigua­la­ble pa­ra via­jar en au­to­pis­ta, y que al mis­mo tiem­po nos per­mi­te sa­lir­nos de las ca­rre­te­ras as­fal­ta­das pa­ra des­cu­brir im­pre­sio­nan­tes pai­sa­jes ro­dea­dos de en­ci­nas y oli­vos

ABC - Motor - - MOTOR - PAT­XI FER­NÁN­DEZ

El SUV más gran­de de la ga­ma ac­tual de Nis­san, el X-Trail, es el vehícu­lo con el que nos dis­po­ne­mos a rea­li­zar una es­ca­pa­da a Cá­ce­res. Cua­tro adul­tos y sus co­rres­pon­dien­tes equi­pa­jes su­po­nen un pe­so im­por­tan­te pa­ra un tra­yec­to que ma­yo­ri­ta­ria­men­te trans­cu­rre por au­to­pis­ta, pe­ro el mo­tor dié­sel dCi de 177 CV con cam­bio au­to­má­ti­co Xtro­nic y trac­ción 4x4 no tie­ne por qué re­sul­tar es­ca­so, ade­más de dis­po­ner de 565 li­tros de ma­le­te­ro. Nues­tra pri­me­ra impresión na­da más arran­car es que el co­che va a ser rui­do­so. Pe­ro es­ta sen­sa­ción des­apa­re­ce rá­pi­da­men­te cuan­do el mo­tor al­can­za su tem­pe­ra­tu­ra óp­ti­ma. Na­da más en­trar en la ra­dial R5 (re­co­men­da­ble por­que pe­se a pa­gar un pea­je nos va a evi­tar los atas­cos de la sa­li­da de Ma­drid en­tre Al­cor­cón y Na­val­car­ne­ro), el mo­tor no se no­ta ni por rui­do ni por vi­bra­cio­nes.

Ade­más el cam­bio au­to­má­ti­co cum­ple per­fec­ta­men­te con su co­me­ti­do y nos per­mi­te ol­vi­dar­nos de las mar­chas pa­ra pres­tar aten­ción al tra­za­do y al res­to de pa­sa­je­ros con el que ini­cia­mos es­ta es­ca­pa­da.

Hay que re­co­no­cer que la A-5 no es pre­ci­sa­men­te la ca­rre­te­ra más di­ver­ti­da pa­ra quien con­du­ce. Con un con­su­mo ho­mo­lo­ga­do de 6,0 li­tros a los cien no es ne­ce­sa­rio ni si­quie­ra una pau­sa pa­ra re­pos­tar (el con­su­mo real no sube de los 7l/100 km du­ran­te nues­tra prue­ba).

Así que pa­ra sa­lir de la mo­no­to­nía, a los 159 ki­ló­me­tros po­de­mos des­viar­nos de la A-5 ha­cia Ta­la­ve­ra de la Rei­na. Apar­ca­mos nues­tro X-Trail pa­ra acer­car­nos a la Ba­sí­li­ca de Nues­tra Se­ño­ra del Pra­do. Es­te edi­fi­cio se co­no­ce co­mo «la Ca­pi­lla Six­ti­na de la ce­rá­mi­ca», ya que re­co­ge una gran mues­tra de pie­zas des­de el XVI a nues­tros días.

Re­to­ma­mos la A-5 du­ran­te 50 ki­ló­me­tros y pre­pa­ra­mos nues­tra si­guien­te pau­sa en Oro­pe­sa, una vi­lla me­die­val en­ca­ja­da en­tre la Sie­rra de Gre­dos y el río Ta­jo, pre­si­di­da por su cas­ti­llo, le­van­ta­do por los ára­bes, y con­ver­ti­do en 1930 en el pri­mer Pa­ra­dor mo­nu­men­to de Es­pa­ña.

Si con­ti­nua­mos nues­tro via­je, a unos 30 ki­ló­me­tros nos en­con­tra­mos con Navalmoral de la Mata, y su fa­mo­so tú­nel, el que te­ne­mos que pres­tar mu­cha aten­ción al lí­mi- te de ve­lo­ci­dad, ya que aun­que la ca­rre­te­ra nos pi­de ir más rá­pi­do, un ra­dar de tra­mo de los más fa­mo­sos de Es­pa­ña - nos di­ce que le­van­te­mos el pie del pe­dal del ace­le­ra­dor. Es­ta es una bue­na oca­sión pa­ra in­ten­tar sa­lir de la ca­rre­te­ra y des­cu­brir las cua­li­da­des to­do­te­rreno del Nis­san por los ca­mi­nos de tie­rra que en­con­tra­re­mos sin di­fi­cul­tad,

Los úl­ti­mos ki­ló­me­tros por la A5 nos lle­van ya al des­tino de nues­tra ru­ta, la ciu­dad de Cá­ce­res. Y sin pen­sar­lo dos ve­ces va­mos di­rec­tos al cen­tro his­tó­ri­co. Aquí ten­dre­mos que apar­car el co­che pa­ra des­pla­zar­nos a pie por la ciu­dad mo­nu­men­tal, con una mez­cla de es­ti­lo gó­ti­co y re­na­cen­tis­ta. La cámara de vi­sión tra­se­ra nos fa­ci­li­ta en to­do mo­men­to la ma­nio­bra de apar­ca­mien­to, ya que no nos po­de­mos ol­vi­dar que es­ta­mos en un co­che de 4,69 me­tros de lar­go.

En la Pla­za Ma­yor po­de­mos dis­fru­tar de una de las vis­tas más im­pre­sio­nan­tes de la ciu­dad. Pe­ro pa­ra te­ner una vis­ta ge­ne­ral ten­dre­mos que su­bir al San­tua­rio de la Vir­gen de la Mon­ta­ña. A tra­vés de una es­tre­cha y vi­ra­da ca­rre­te­ra, en la que com­pro­ba­mos có­mo a pe­sar de su gran ta­ma­ño ex­te­rior el X-Trail nos per­mi­te ma­nio­brar con gran fa­ci­li­dad, ac­ce­de­mos al mi­ra­dor que ro­dea a la er­mi­ta don­de re­si­de la Pa­tro­na de Cá­ce­res.

Por su­pues­to, no nos po­de­mos ir de Cá­ce­res sin pro­bar una de las jo­yas de la gas­tro­no­mía es­pa­ño­la co­mo es el Ja­món Ibé­ri­co. y el vino ex­tre­me­ño.

«ES OBLI­GA­DA UNA VI­SI­TA AL AR­CO DE LA ES­TRE­LLA, LA TO­RRE DE BUJACO, LA TO­RRE DE LA HIER­BA Y EL FO­RO DE LOS BAL­BOS»

ABC

Vis­ta de Cá­ce­res des­de los ac­ce­sos al San­tua­rio de la Vir­gen de la Mon­ta­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.