Familiares

La ofer­ta de mo­de­los co­mien­za en los 10.000 eu­ros, pe­ro se­gún las ne­ce­si­da­des el precio pue­de su­pe­rar los 30.000

ABC - Motor - - FRONT PAGE - PAT­XI FER­NÁN­DEZ MA­DRID

Se acer­ca el ve­rano. El buen tiem­po y la ac­tual si­tua­ción eco­nó­mi­ca in­vi­ta a via­jar, y si hay que ha­cer­lo en fa­mi­lia una de las me­jo­res al­ter­na­ti­vas es el co­che. Pe­ro los tiem­pos han cam­bia­do, y las in­ter­mi­na­bles ru­tas con el Seat 600 car­ga­do has­ta la ba­ca en los años 60 han de­ja­do pa­so a otro ti­po de ne­ce­si­da­des. Las fa­mi­lias ne­ce­si­tan es­pa­cio, sin re­nun­ciar por ello a un co­che que pue­da uti­li­zar­se en el día a día. Familiares ti­po «ran­che­ra», mo­no­vo­lu­men y los tan de mo­da SUV son tres de las po­si­bi­li­da­des en­tre las que se pue­de en­con­trar un vehícu­lo pa­ra ca­da ne­ce­si­dad o preferencia.

Res­pec­to a los familiares o ran­che­ras, es­te ti­po de au­to­mó­vi­les nun­ca han te­ni­do gran éxi­to en Es­pa­ña, don­de es fá­cil es­cu­char co­men­ta­rios del ti­po : «son co­mo co­ches de fu­ne­ra­ria». Si son po­pu­la­res en Eu­ro­pa, don­de se apre­cia tan­to su gran ca­pa­ci­dad de car­ga co­mo su di­na­mis­mo a la ho­ra de ha­cer ki­ló­me­tros por au­to­pis­ta.

Sí que han go­za­do de las sim­pa­tías de las fa­mi­lias es­pa­ño­las los co­ches ti­po mo­no­vo­lu­men, aun­que en los úl­ti­mos dos o tres años han per­di­do pro­ta­go­nis­mo a fa­vor de los SUV. Se tra­ta de co­ches que par­tien­do de la ba­se de un tu­ris­mo ade­cuan su ha­bi­tácu­lo pa­ra dis­po­ner de ma­yor es­pa­cio in­te­rior. Es­to se de­be a que el vano mo­tor, el ha­bi­tácu­lo pa­ra los pa­sa­je­ros y el ma­le­te­ro es­tán in­te­gra­dos en una mis­ma for­ma, en un di­se­ño con­ti­nuo.

En los mo­no­vo­lu­men dis­po­ne­mos de 4 a 9 pla­zas, y dos o tres fi­las de asien­tos, de­jan­do to­da­vía es­pa­cio pa­ra un ma­le­te­ro con su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad.

Los orí­ge­nes de es­te ti­po de co­ches ha­bría que bus­car­los en las fur­go­ne­tas DKW de 1949 o en Fiat Mul­ti­pla de 1956. La idea de los mo­no­vo­lu­men co­mo vehícu­los pa­ra fa­mi­lias nu­me­ro­sas na­ció en Eu­ro­pa, e ini­cial­men­te con­sis­tió en to­mar una fur­go­ne­ta y po­ner asien­tos en las pla­zas pos­te­rio­res, ven­ta­ni­llas y puer­tas pa­ra los pa­sa­je­ros tra­se­ros.

Más re­cien­te­men­te, en los años 80, fue­ron los ame­ri­ca­nos de Chrys­ler con su Vo­ya­ger y Re­nault, en Fran­cia, con su Es­pa­ce, quie­nes lo­gra­ron po­pu­la­ri­zar es­te ti­po de au­tos. Am­bos mo­de­los te­nían gran­des di­men­sio­nes y es­ta­ban pen­sa­dos pa­ra trans­por­tar a fa­mi­lias nu­me­ro­sas. Hoy en día in­clu­so hay mono vo­lu­men del seg­men­to Ay B, más pe­que­ños, con ca­pa­ci­dad pa­ra cua­tro per­so­nas, aun­que cla­ra­men­te la ofer­ta po­co a po­co se es­tá re­du­cien­do.

Mo­no­vo­lu­men fren­te a SUV

La prin­ci­pal ven­ta­ja de los mo­no­vo­lu­men es que de­bi­do a su di­se­ño dis­po­nen de un in­te­rior muy am­plio. Es­te es­pa­cio se con­si­gue ade­lan­tan­do el pues­to del con­duc­tor y pro­por­cio­nan­do más al­tu­ra, fa­ci­li­tan­do la en­tra­da y sa­li­da del co­che. Otro as­pec­to des­ta­ca­do es el ta­ma­ño del ma­le­te­ro. Es­te ti­po de co­ches sue­len te­ner bas­tan­te an­chu­ra en la par­te pos­te­rior, lo que fa­ci­li­ta , jun­to a un gran por­tón de ac­ce­so, las ta­reas de car­ga y des­car­ga. Es­te ma­le­te­ro sue­le te­ner tam­bién bas­tan­te al­tu­ra, por lo que se ga­ran­ti­za un ma­yor vo­lu­men des­ti­na­do al trans­por­te de ob­je­tos. Ade­más, con fre­cuen­cia son bas­tan­te mo­du­la­res, es de­cir, que mo­di­fi­can­do tan­to la po­si­ción co­mo el nú­me­ro de asien­tos aba­ti­bles po­de­mos lo­grar una con­fi­gu­ra­ción ca­si «a la carta», se­gún las ne­ce­si­da­des de ca­da mo­men­to y en fun­ción del via­je que va­ya­mos a rea­li­zar, el vo­lu­men de car­ga y el nú­me­ro de pa­sa­je­ros. No to­do son ven­ta­jas. Por ejem­plo, fren­te a las ber­li­nas con­ven­cio­na­les sue­len te­ner un pe­so más ele­va­do, afec­tan­do al con­su­mo y a su agi­li­dad. Sin em­bar­go los mo­no­vo­lu­men mo­der­nos logran unos con­su­mos muy ajus­ta­dos, so­bre to­do en sus me­cá­ni­cas dié­sel, y sus com­por­ta­mien­tos en ca­rre­te­ra son ca­da vez más pa­re­ci­dos a los de una ber­li­na nor­mal.

La mo­da ha im­pues­to que los mo­no­vo­lu­men ha­yan per­di­do pre­sen­cia de­bi­do a la lle­ga­da de los SUV. Es­tos tie­nen la des­ven­ta­ja de un ma­yor pe­so fren­te a una ber­li­na nor­mal sin que a cam­bio se lo­gre la ven­ta­ja del es­pa­cio ex­tra del que dis­po­ne­mos en los mo­no­vo­lu­men. Si no necesitamos la trac­ción 4X4 que sue­len ofre­cer los SUV, el cri­te­rio a la ho­ra de de­can­ta­mos por es­te ti­po de vehícu­los es me­ra­men­te es­té­ti­co, por­que en cuan­to a ca­pa­ci­dad y ver­sa­ti­li­dad es­ta­rían en igual­dad de con­di­cio­nes e in­clu­so por de­ba­jo de una ber­li­na fa­mi­liar. Es de­cir, que de­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des de ca­da po­si­ble com­pra­dor se pue­de ase­gu­rar que hay ofer­ta pa­ra prác­ti­ca­men­te todos los gus­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.