DE SE­VI­LLA A LONDRES.

EL DI­SE­ÑA­DOR SE­VI­LLANO Y DI­REC­TOR CREA­TI­VO DE MUL­BERRY NOS DES­VE­LA CÓ­MO HA REVITALIZADO UNO DE LOS SÍM­BO­LOS DE LA MODA BRI­TÁ­NI­CA. POR KA­REN DACRE

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO -

Ha­bla­mos con Johnny Co­ca, di­rec­tor crea­ti­vo de Mul­berry.

Johnny Co­ca no eli­gió la moda co­mo ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, lo hi­cie­ron sus her­ma­nas por él. “De pe­que­ño me en­can­ta­ban los co­ches, los tre­nes y los avio­nes, pe­ro ellas te­nían otros pla­nes pa­ra mí –re­cuer­da son­rien­do el di­se­ña­dor se­vi­llano, de 41 años–. Cuan­do te­nía seis o sie­te años, me con­ven­cían pa­ra que les hi­cie­ra ves­ti­dos pa­ra sus “bar­bies”. Cre­cí en un en­torno muy fe­me­nino”. Hoy, dos años des­pués del ini­cio de su rei­na­do co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de Mul­berry, el rit­mo pau­sa­do y fa­mi­liar de sus años de ado­les­cen­cia en la ca­pi­tal an­da­lu­za que­da ya muy le­jos de su vi­da en la “city” lon­di­nen­se. Su don pa­ra la moda se ha con­ver­ti­do en la he­rra­mien­ta que ha ser­vi­do pa­ra mo­der­ni­zar la mar­ca de ac­ce­so­rios más desea­da de Gran Bre­ta­ña. Tras una eta­pa ini­ciá­ti­ca en Louis Vuit­ton y, más tar­de, en Cé­li­ne (don­de co­la­bo­ró es­tre­cha­men­te con Michael Kors y Phoe­be Phi­lo), Co­ca lle­gó a Mul­berry en tiem­pos tur­bu­len­tos, tras la sa­li­da abrup­ta de Em­ma Hill y cin­co pre­vi­sio­nes ne­ga­ti­vas de be­ne­fi­cios a las que te­nía que po­ner fin. Y lo hi­zo. Des­de que des­ve­ló su pri­me­ra co­lec­ción en la Se­ma­na de la Moda de Londres, ha or­ques­ta­do la rein­ven­ción de la fir­ma, con la re­no­va­ción de su lo­go, la crea­ción de una lí­nea de ro­pa más ase­qui­ble y la in­tro­duc­ción del “prêt-à-por­ter”, más acor­de con el es­pí­ri­tu de es­tos tiem­pos. Y to­do lo ha lo­gra­do con éxi­to.

UN “SPANIARD” EN LA COR­TE DE LA MODA IN­GLE­SA

La entrevista tie­ne lu­gar en el cuar­tel ge­ne­ral de Mul­berry, en Londres, don­de Co­ca pre­pa­ra to­das las co­lec­cio­nes “No sue­lo es­tre­sar­me con es­tas co­sas”, di­ce con un mar­ca­do acento an­da­luz. Sin em­bar­go, sí se con­fie­sa adic­to al tra­ba­jo: vi­ve a la vuel­ta de la es­qui­na de su ofi­ci­na y pa­sa ca­si to­das sus ho­ras de vi­gi­lia tra­ba­jan­do en nue­vas ideas y con­cep­tos pa­ra la mar­ca.

Co­ca trans­mi­te una se­gu­ri­dad se­re­na que pa­re­ce ha­ber edu­ca­do des­de pe­que­ño. De­jó su Se­vi­lla na­tal pa­ra es­tu­diar ar­qui­tec­tu­ra en la pres­ti­gio­sa Éco­le Bou­lle de Pa­rís. “Si no se te da­ban bien los deportes y no que­rías tra­ba­jar en el cam­po, tu me­jor op­ción era es­tu­diar”, ase­gu­ra. De­ter­mi­na­ción no le ha fal­ta­do: con­si­guió su pri­mer tra­ba­jo en Louis Vuit­ton lla­man­do di­rec­ta­men­te a su con­se­je­ro de­le­ga­do, Yves Car­ce­lle. “Sim­ple­men­te, le­van­té el te­lé­fono y lo hi­ce. Fue una coin­ci­den­cia, en cier­to mo­do, por­que no so­lo di con el nú­me­ro co­rrec­to, sino que su asis­ten­te per­so­nal no es­ta­ba en ese mo­men­to, así que un be­ca­rio le pa­só la lla­ma­da di­rec­ta­men­te”, re­cuer­da. Lo si­guien­te fue una ofer­ta de tra­ba­jo co­mo di­se­ña­dor, ba­jo la su­per­vi­sión de Marc Ja­cobs. “Fue un mo­men­to bo­ni­to”, re­cuer­da.

Hoy, sus re­tos pa­san por ex­plo­rar los lí­mi­tes que im­po­nen las gran­des ca­sas a sus crea­ti­vos pa­ra que los di­se­ños man­ten­gan la iden­ti­dad de la mar­ca. Co­ca sos­tie­ne que un ele­men­to cru­cial pa­ra el éxi­to es po­der tra­ba­jar con un se­llo per­so­nal: “So­lo así el pro­duc­to se ha­ce fuer­te”. Na­tu­ral­men­te, eso no quie­re de­cir que sus pla­nes im­pli­quen de­jar de la­do la he­ren­cia icó­ni­ca de Mul­berry, sino abor­dar­la con una mi­ra­da fres­ca: “No he ve­ni­do pa­ra des­tro­zar la mar­ca”, pun­tua­li­za.

SEN­TI­DO Y SEN­SI­BI­LI­DAD

A Co­ca, por ejem­plo, no le gus­ta­ba el lo­go­ti­po de Mul­berry. Le pa­re­cía co­mo el cli­ma bri­tá­ni­co: un som­bra gri­sá­cea y de­pri­men­te. “Era muy tris­te te­ner una mar­ca con esa tra­di­ción de ar­te­sa­nía y re­pu­ja­do, y te­ner que usar ese lo­go gris. Tam­bién me pa­re­cía una co­pia de lo que es­ta­ba ha­cien­do to­do el mun­do. Así que in­ten­ta­mos mo­der­ni­zar­lo. El nue­vo es más de­li­ca­do y más bri­tá­ni­co, co­mo del uni­ver­so de Harry Pot­ter”, ase­gu­ra entre ri­sas.

Y es pre­ci­sa­men­te esa vi­sión de lo bri­tá­ni­co que apor­ta un es­pa­ñol lo que ha­ce im­por­tan­te su vi­sión de Mul­berry. “Me en­can­tan el tar­tán, la fal­da es­co­ce­sa y la cul­tu­ra mo­te­ra; pa­ra los bri­tá­ni­cos es al­go nor­mal, pe­ro pa­ra mí es ex­ci­tan­te, úni­co”, re­co­no­ce. Sus pa­la­bras en­ca­jan con una es­tra­te­gia de ne­go­cio en­ca­mi­na­da a au­men­tar las ven­tas de la mar­ca más allá del Reino Uni­do. “Al igual que su­ce­de con Her­mès en Francia o con Del­vaux en Bél­gi­ca, Mul­berry for­ma par­te del le­ga­do de Gran Bre­ta­ña. Pe­ro si pre­gun­tas a gen­te de fue­ra, ape­nas co­no­cen sus orí­ge­nes. Yo veo mu­cho po­ten­cial en esa cir­cuns­tan­cia. So­mos fuer­tes en el Reino Uni­do, y quie­ro que lo sea­mos tam­bién en otros paí­ses”.

MÁS ALLÁ DEL BRE­XIT

¿Com­pli­ca las co­sas la de­ci­sión bri­tá­ni­ca de sa­lir de la Unión Eu­ro­pea? “La vi­da es di­fí­cil, to­dos los paí­ses tie­nen problemas –res­pon­de–. Pa­ra mí, es­to sig­ni­fi­ca que es más im­por­tan­te que nun­ca de­fen­der la ima­gen de Gran Bre­ta­ña en el ex­tran­je­ro”. Y, por lo tan­to, sal­va­guar­dar la po­si­ción de Mul­berry co­mo fa­bri­can­te bri­tá­ni­co.

La fir­ma cuen­ta ac­tual­men­te con dos fá­bri­cas en Reino Uni­do y em­plea a más de 600 ar­te­sa­nos, que fa­bri­can el 55% de sus pro­duc­tos. A Co­ca le gus­ta­ría que esa ci­fra au­men­ta­ra, so­bre to­do cuan­do otras fá­bri­cas del Reino Uni­do es­tán ce­rran­do. Cui­dar la re­la­ción con sus fá­bri­cas y sus tra­ba­ja­do­res le per­mi­te me­jo­rar la cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va de Mul­berry y mo­di­fi­car su es­truc­tu­ra de pre­cios. “Que­re­mos dar a nues­tro clien­tes la li­ber­tad de ele­gir lo que les fun­cio­na se­gún su es­ti­lo de vi­da”, ex­pli­ca. En sus co­lec­cio­nes con­ti­núa ha­bien­do gui­ños al pa­sa­do, en ob­je­tos co­mo el Bays­wa­ter –un bol­so icó­ni­co que ha si­do ac­tua­li­za­do ba­jo el ojo aten­to de Co­ca– y en el va­lor que otor­ga la fir­ma a sus te­ji­dos de siem­pre, pe­ro los de­ta­lles “mo­nos” y los acuer­dos con fa­mo­sos que ca­rac­te­ri­za­ron los cin­co años de Em­ma Hill co­mo di­rec­to­ra crea­ti­va han si­do prác­ti­ca­men­te erra­di­ca­dos.

Ese úl­ti­mo es otro de los sig­nos que apun­tan el exi­to­so cam­bio es­tra­té­gi­co en Mul­berry. La fir­ma lle­gó a po­ner el nom­bre de Ale­xa Chung a uno de sus bol­sos y a pa­gar­le a Ka­te Moss pa­ra que es­tu­vie­ra en pri­me­ra fi­la en sus des­fi­les. “Cla­ro que los fa­mo­sos son im­por­tan­tes pa­ra cual­quier mar­ca, pe­ro no es una cues­tión de di­ne­ro. No voy a pa­gar a na­die pa­ra que lle­ve uno de nuestros bol­sos”, man­tie­ne Co­ca con ro­tun­di­dad. “Me gus­ta ver a chi­cas con nuestros pro­duc­tos, pe­ro ne­ce­si­to per­ci­bir que es a ellas a las que les en­can­ta lle­var­los”. Y pa­re­ce que lo es­tá con­si­guien­do.

VE­RANO 2017 La in­no­va­ción, sin per­der el se­llo “bri­tish”, mar­ca es­ta pro­pues­ta.

NUE­VO EMBLEMA Co­ca ha crea­do to­do un nue­vo se­llo dis­tin­ti­vo pa­ra la mar­ca a par­tir de las ra­yas “api­ja­ma­das” de sus di­se­ños (za­pa­tos in­clui­dos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.