Beck­ham, por su­pues­to. Ana­li­za­mos las cla­ves de su éxi­to.

Dios sal­ve a la rei­na (de la moda)

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO - POR ANA SANTOS

DE CAN­TAN­TE POP A MAESTRA DE LA COS­TU­RA. EN 10 AñOS, LA VI­DA DE VIC­TO­RIA BECK­HAM HA DA­DO UN GI­RO DE 180 GRA­DOS. Y NO SO­LO HA LO­GRA­DO EL RES­PE­TO DE LA IN­DUS­TRIA, SINO EL FA­VOR DE LAS COM­PRA­DO­RAS. ES­TAS SON LAS CLA­VES DE SU éXI­TO.

SSep­tiem­bre de 2008. Nue­va York. Una sui­te del ho­tel Wal­dorf As­to­ria. Vic­to­ria Beck­ham es­tá a pun­to de pre­sen­tar su pri­me­ra co­lec­ción co­mo di­se­ña­do­ra an­te un pe­que­ño gru­po de per­so­nas in­flu­yen­tes en el mun­do de la moda: pe­rio­dis­tas, di­rec­ti­vos de gran­des al­ma­ce­nes, es­ti­lis­tas... La ex­pec­ta­ción se pal­pa en el am­bien­te. Pe­ro, so­bre to­do, el es­cep­ti­cis­mo. Cual­quie­ra que se hu­bie­ra atre­vi­do a aven­tu­rar en ese mo­men­to que lo que es­ta­ban a pun­to de ver po­día me­re­cer la pe­na hu­bie­ra si­do ta­cha­do, co­mo mí­ni­mo, de ilu­so.

¿Có­mo una ex­can­tan­te, por muy “spi­ce pi­ja” que fue­ra, y an­ti­gua WAG (mu­jer de futbolista) que ha­bía per­pe­tra­do más de un aten­ta­do con­tra el buen gus­to y a la que no se le co­no­cía la más mí­ni­ma for­ma­ción en moda po­día con­ver­tir­se en una di­se­ña­do­ra dig­na de te­ner en cuen­ta? Pe­ro si en los te­rre­nos de jue­go don­de des­ple­ga­ba su ta­len­to el bueno de Da­vid Beck­ham a

ve­ces sal­ta la sor­pre­sa, ¿por qué no pue­de ocu­rrir lo mis­mo en un es­ce­na­rio co­mo la in­dus­tria de la moda? Lo que pu­bli­có al día si­guien­te el dia­rio The Ti­mes lo re­su­me to­do: “No pue­do creer que es­té es­cri­bien­do es­to, pe­ro fue una co­lec­ción sor­pren­den­te y muy con­se­gui­da, sin un so­lo de­fec­to”. Se tra­ta­ba de una pe­que­ña lí­nea bau­ti­za­da co­mo Vic­to­ria Beck­ham y com­pues­ta por so­lo 10 ves­ti­dos de co­lo­res neu­tros y cor­tes es­truc­tu­ra­dos, que se adap­ta­ban a la si­lue­ta y re­sal­ta­ban las cur­vas. Un es­ti­lo “muy Beck­ham” que, sin em­bar­go, tam­bién per­mi­tía vis­lum­brar que de­trás ha­bía una crea­do­ra con cri­te­rio.

ECLIP­SE TO­TAL

Ha pa­sa­do una dé­ca­da des­de en­ton­ces y Vic­to­ria Beck­ham, a los 43 años, ha con­se­gui­do que su tra­yec­to­ria en la moda ha­ya eclip­sa­do toda su vi­da an­te­rior. Co­mo si fue­ra la pro­ta­go­nis­ta de un cuen­to de ha­das pos­mo­derno. Y para ce­le­brar el dé­ci­mo aniver­sa­rio de su fir­ma, ha aban­do­na­do la pa­sa­re­la neo­yor­qui­na para de­bu­tar en su ciu­dad, en la Lon­don Fas­hion Week.

“Siem­pre qui­se de­di­car­me a la moda, pe­ro lle­ga­ron las Spi­ce Girls, que me abrie­ron mu­chas puer­tas y, sea­mos ho­nes­tos, tam­bién me ce­rra­ron otras. Pe­ro esos días han ter­mi­na­do. Nun­ca iba a ser la me­jor can­tan­te del mun­do, pe­ro es­pe­ro ser una buena di­se­ña­do­ra”, re­co­no­cía en­ton­ces. Y los da­tos con­fir­man sus ex­pec­ta­ti­vas. Por­que lo que po­dría ha­ber em­pe­za­do co­mo un “hobby” apo­ya­do en un pe­que­ño equi­po se ha con­ver­ti­do en una mar­ca só­li­da, en una em­pre­sa con 180 em­plea­dos, 400 pun­tos de ven­ta en 50 paí­ses y en un ne­go­cio va­lo­ra­do en 114 mi­llo­nes de eu­ros, gra­cias a la re­cien­te in­yec­ción eco­nó­mi­ca de un gru­po in­ver­sor que ha sa­nea­do cuen­tas.

Para lle­gar has­ta aquí, Vic­to­ria Beck­ham no ha de­ja­do de cre­cer y acu­mu­lar ga­lar­do­nes. En 2011 ya in­tro­du­jo otras pren­das y ac­ce­so­rios en sus co­lec­cio­nes y lo­gró el pre­mio a la me­jor di­se­ña­do­ra del año en los Bri­tish Fas­hion Awards; en 2012 lan­zó una se­gun­da lí­nea más eco­nó­mi­ca, Vic­to­ria by Vic­to­ria; y en 2014 la re­vis­ta Ma­na­ge­ment To­day la es­co­gió co­mo la em­pren­de­do­ra del año en Reino Uni­do, ar­gu­men­tan­do que “ella es la prue­ba de que la ce­le­bri­dad pue­de ser la mer­can­cía más ren­ta­ble de to­das”. Ade­más, ha­ce ape­nas unos me­ses lo­gró la ma­yor dis­tin­ción a la que pue­de as­pi­rar uno de sus com­pa­trio­tas: la Or­den del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co, un ho­nor que ya re­ci­bió su ma­ri­do 13 años atrás. Tam­bién ha di­se­ña­do una co­lec­ción cáp­su­la, de pre­cios ase­qui­bles, para los gran­des al­ma­ce­nes nor­te­ame­ri­ca­nos Tar­get; ha crea­do dos edi­cio­nes li­mi­ta­das de ma­qui­lla­je para Es­tée Lau­der, que vo­la­ron de las tien­das; y en bre­ve pre­sen­ta­rá una lí­nea de ro­pa de­por­ti­va para Ree­bok. Es­tas co­la­bo­ra­cio­nes con otras mar­cas son la me­jor prue­ba de que Vic­to­ria se ha la­bra­do un nom­bre por mé­ri­tos pro­pios. “An­tes era fa­mo­sa, pe­ro aho­ra sien­to que ten­go éxi­to”, di­ce con­cen­tran­do en una so­la fra­se lo que ha si­do una dé­ca­da de tra­ba­jo.

Pe­ro na­da de to­do es­to hu­bie­ra si­do po­si­ble si el es­ti­lo de Beck­ham no hu­bie­ra evo­lu­cio­na­do en pa­ra­le­lo a su fir­ma. O vi­ce­ver­sa. Por­que ya no que­da ni ras­tro de aque­lla mu­jer que lu­cía pla­ta­for­mas, mi­ni­fal­das y es­co­tes de vér­ti­go ade­re­za­dos con un in­ten­so bron­cea­do. De he­cho, no hay me­jor em­ba­ja­do­ra de la fir­ma que ella mis­ma. Di­se­ña y vis­te pren­das de cor­te mi­ni­ma­lis­ta, ale­gres co­lo­res y si­lue­tas re­la­ja­das, pan­ta­lo­nes

“Siem­pre qui­se de­di­car­me a la moda, pe­ro an­tes lle­ga­ron las Spi­ce girls...”.

y ca­mi­sas de lí­neas mas­cu­li­nas, ves­ti­dos y fal­das “mi­di”, abri­gos “over­si­zed” o za­pa­tos de ta­cón “sen­sa­to” que lu­cen ico­nos co­mo Gwy­neth Pal­trow, Mi­che­lle Wi­lliams o Blake Li­vely. “Cuan­do era más jo­ven, lle­va­ba ro­pa que me ha­cía des­ta­car; pe­ro aho­ra no ne­ce­si­to de­mos­trar na­da. Voy a la ofi­ci­na to­dos los días y quie­ro es­tar có­mo­da”, afir­ma para ex­pli­car su trans­for­ma­ción. “Tam­bién se tra­ta de com­bi­nar la crea­ti­vi­dad con la via­bi­li­dad co­mer­cial. Es cla­ve com­pren­der el ne­go­cio y ro­dear­se del equi­po ade­cua­do”, con­ti­núa. Y ella lo ha he­cho. Pe­ro que na­die crea que Vic­to­ria so­lo es la ima­gen y otros ha­cen el tra­ba­jo. “Di­bu­jo mal y real­men­te na­die es­pe­ra que lo ha­ga –re­co­no­ce–. Pe­ro cuan­do em­pie­zo a tra­ba­jar en una co­lec­ción, me sien­to con mi equi­po y les trans­mi­to lo que me gus­ta, lo que en­cuen­tro ins­pi­ra­dor y lo que quie­ro po­ner­me”.

ELO­GIOS DE KARL

Pro­ba­ble­men­te, si Vic­to­ria Beck­ham hu­bie­ra pla­ni­fi­ca­do su vi­da ba­sán­do­se en al­go­rit­mos apa­ren­te­men­te in­fa­li­bles no le hu­bie­ra sa­li­do tan bien. Karl La­ger­feld, que no es pre­ci­sa­men­te ex­ce­si­vo en los elo­gios, lo re­su­me muy bien: “Ven­dió 80 mi­llo­nes de dis­cos, tie­ne un es­po­so des­lum­bran­te y cua­tro her­mo­sos hi­jos, y ha co­se­cha­do un gran éxi­to en su ca­rre­ra co­mo di­se­ña­do­ra. Ade­más, pue­de pa­re­cer fría, pe­ro es muy dul­ce, ale­gre y di­ver­ti­da”. Si via­ja­mos a sus orí­ge­nes, Vic­to­ria Adams cre­ció en una fa­mi­lia adi­ne­ra­da de Es­sex –su pa­dre, Ant­hony, se en­ri­que­ció con el “boom” in­mo­bi­lia­rio de los años 80– y nun­ca fue la chi­ca más po­pu­lar del ins­ti­tu­to.

La opor­tu­ni­dad apa­re­ció en for­ma de un anun­cio en el pe­rió­di­co en el que bus­ca­ban chi­cas para for­mar una ban­da fe­me­ni­na. Adams se pre­sen­tó al “cas­ting” y el res­to es his­to­ria de la mú­si­ca. “Mi fa­mi­lia siem­pre me trans­mi­tió que po­día ha­cer lo que me pro­pu­sie­ra. Y cuan­do yo de­cía que no po­día con al­go, mi pa­dre no me ha­cía ni ca­so. “¿Qué es eso de que no pue­des? ¿Por qué no?”. Y esa ac­ti­tud es la que tra­to de in­cul­car a mis hi­jos”, ex­pli­ca.

Vic­to­ria co­no­ció a Da­vid cuan­do ella ya era una ce­le­bri­dad y él un gua­po pe­ro des­co­no­ci­do futbolista que to­da­vía no mi­li­ta­ba en el pri­mer equi­po del Man­ches­ter Uni­ted. Sus mi­ra­das se cru­za­ron en la zo­na VIP del es­ta­dio y se ca­sa­ron dos años des­pués. Jun­tos crea­ron una fa­mi­lia de película, jun­to a sus cua­tro hi­jos –en­tre to­dos, in­clui­da su pe­rra Oli­ve, tie­nen 73 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram–, pe­ro tam­bién una “mar­ca” va­lo­ra­da en 566 mi­llo­nes de eu­ros por la Lon­don School of Mar­ke­ting. Por­que cuan­do se tras­la­da­ron a Es­ta­dos Uni­dos por los com­pro­mi­sos de­por­ti­vos de Da­vid y pa­re­cía que su es­tre­lla se apa­ga­ba, se rein­ven­ta­ron. Se ro­dea­ron de la gen­te ade­cua­da –léa­se Tom Crui­se y Ka­tie Hol­mes–, y Vic­to­ria ga­na­ba pun­tos con ca­da apa­ri­ción pú­bli­ca. Se de­jó ver en los “shows” de te­le­vi­sión, de­mos­tra­ba que sa­bía de moda co­mo ju­ra­do del con­cur­so “Pro­ject Run­way” y se reía de sí mis­ma ha­cien­do un cameo en “Betty la fea”.

Pe­ro la apo­teo­sis lle­gó cuan­do Marc Ja­cobs, en la ple­ni­tud de su ca­rre­ra, la es­co­gió co­mo ima­gen para su cam­pa­ña pri­ma­ve­ra­ve­rano 2008 y Juer­gen Te­ller la fo­to­gra­fió me­ti­da en una bol­sa de la fir­ma. Po­cos me­ses, des­pués de­bu­ta­ba co­mo di­se­ña­do­ra en un ho­tel de Nue­va York y co­se­cha­ba sin­ce­ros aplau­sos. Ca­si na­da.

Tie­ne 180 em­plea­dos, 400 pun­tos de ven­ta en 50 paí­ses y un ne­go­cio va­lo­ra­do en 114 mi­llo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.