Ana­li­za­mos por qué arra­sa en­tre los “mi­llen­nial”.

CO­MO EN LOS 80, LA MODA ES­Tá DE MODA. PE­RO HOY SAL­TA DE LAS PASARELAS Y ES­Tá EN EL CINE Y LAS RE­DES SO­CIA­LES, EN LAS ES­CUE­LAS DE DI­SE­ñO Y LOS PLA­TóS DE TE­LE­VI­SIóN. Y EN LAS “IN­FLUEN­CERS”, CLA­RO. POR IXONE DíAZ DE LAN­DA­LU­CE ILUS­TRA­CIO­NES: SEAN MACKAOUI

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO -

“¿Di­se­ñas o tra­ba­jas?”. La icó­ni­ca fra­se fue ca­si un gri­to de gue­rra en los 80. Re­su­mía el es­pí­ri­tu de toda una ge­ne­ra­ción, de un mo­men­to his­tó­ri­co y de un fas­ci­nan­te fe­nó­meno cul­tu­ral. En­ton­ces, es­ta­ba to­do por ha­cer y la moda se pu­so, irre­me­dia­ble­men­te, de moda. Ca­si 40 años des­pués, el fe­nó­meno se re­pi­te y el di­se­ño vuel­ve a ser un ele­men­to om­ni­pre­sen­te en la so­cie­dad. Es im­po­si­ble es­ca­par a ella. To­do es moda. Y la moda es­tá en to­das par­tes. Es lo que ha he­cho de las Kar­das­hian o las Ha­did (“fas­hio­nis­tas” em­pe­der­ni­das an­tes que cual­quier otra co­sa) lo que son y, so­bre to­do, lo que va­len. Es lo que ha em­pu­ja­do a le­gio­nes de ac­tri­ces o es­tre­llas del pop a di­se­ñar ro­pa o com­ple­men­tos, des­de Pe­né­lo­pe Cruz a Be­yon­cé, pa­san­do por So­fía Ver­ga­ra, Jen­ni­fer Lo­pez, Gwen Ste­fany, Rihan­na... Y es por y para lo que vi­ven mi­llo­nes de “mi­llen­nials” de­di­ca­dos a do­cu­men­tar ca­da “out­fit” en Ins­ta­gram con la es­pe­ran­za de que te­ner más “fo­llo­wers” les ga­ran­ti­ce una ca­rre­ra co­mo “in­fluen­cers”. Pe­ro, ¿en qué mo­men­to se con­vir­tió la moda en un ele­men­to om­ni­pre­sen­te de la cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea? La res­pues­ta, co­mo ca­si siem­pre, es­tá en Internet. Li­te­ral­men­te. “La ex­po­si­ción pú­bli­ca que im­pli­can las re­des so­cia­les ha he­cho que la ima­gen ten­ga una im­por­tan­cia radical y que sea in­dis­pen­sa­ble para ex­pre­sar y re­for­zar nues­tra per­so­na­li­dad. A ve­ces, ne­ce­si­ta­mos ese sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia a un gru­po, a una ten­den­cia o una co­rrien­te, y otras lo re­cha­za­mos para re­afir­mar­nos en nues­tra per­so­na­li­dad. En cual­quie­ra de los dos ca­sos, la moda siem­pre es­tá pre­sen­te en ese pro­ce­so y a tra­vés de las re­des so­cia­les ha­ce­mos par­tí­ci­pes a los de­más. Por eso, es un ele­men­to om­ni­pre­sen­te”, ex­pli­ca el di­se­ña­dor Alejandro Pa­lo­mo, ar­tí­fi­ce de Pa­lo­mo Spain, la mar­ca que ha re­vo­lu­cio­na­do la pa­sa­re­la na­cio­nal en el úl­ti­mo año. El otro fac­tor de­ci­si­vo es esa ge­ne­ra­ción “mi­llen­nial” de la que to­do el mun­do ha­bla y de la que él es re­fe­ren­te. ¿Exis­te una moda “mi­llen­nial”? “No sa­bría de­cir­lo, pe­ro sin du­da la moda con­tem­po­rá­nea re­fle­ja la vi­sión de una ge­ne­ra­ción que ha na­ci­do en un mo­men­to de rup­tu­ra, que co­no­ció la es­ta­bi­li­dad, pe­ro que cuan­do ha co­men­za­do su vi­da adul­ta se ha en­con­tra­do con una si­tua­ción ad­ver­sa. Y creo que eso ha­ce de es­ta una ge­ne­ra­ción muy po­ten­te. No hay tan­to con­for­mis­mo y hay mu­chas fuen­tes de ins­pi­ra­ción y de co­no­ci­mien­to”.

Pe­ro, ¿quie­re eso de­cir que el mun­do de la moda vi­ve una nue­va edad de oro o es so­lo un es­pe­jis­mo? De­pen­de, fun­da­men­tal­men­te, de quién con­tes­te esa pre­gun­ta. “Para mí, es­te “boom” es­tá más re­la­cio­na­do con el mar­ke­ting que con la moda y el di­se­ño. Al me­nos, en Es­pa­ña. To­do el mun­do es muy op­ti­mis­ta so­bre la nue­va ge­ne­ra­ción de di­se­ña­do­res y yo no quie­ro amar­gar­le la fies­ta a na­die, pe­ro no me lo creo del to­do...”, ex­pli­ca Pe­dro Man­si­lla, so­ció­lo­go es­pe­cia­li­za­do en moda. ¿A qué se re­fie­re? “Co­mo so­ció­lo­go, ten­go la obli­ga­ción de co­nec­tar cual­quier even­to con una cau­sa real y eso no se ha pro­du­ci­do, más allá del enési­mo in­ten­to de po­ner la moda de moda. Y hay dos mo­ti­vos para eso. Por mu­cho que el Go­bierno in­sis­ta, la cri­sis aún no ha ter­mi­na­do. La cla­se me­dia si­gue ali­ca­ta­da has­ta el te­cho. El otro gran mo­ti­vo es la exis­ten­cia de In­di­tex: lo que ven­de Za­ra es lo que no ven­de el res­to”, ar­gu­men­ta.

Y SIN EM­BAR­GO… SE MUE­VE

Ro­cío Or­tiz Bet­hen­court, di­rec­to­ra del Is­ti­tu­to Eu­ro­peo di Design, es mu­cho más op­ti­mis­ta. “Es­ta­mos vi­vien­do un mo­men­to muy fa­vo­ra­ble por­que la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca ha me­jo­ra­do. Pe­ro la moda es un sec­tor muy po­la­ri­za­do. Por un la­do, es­tán los gran­des gru­pos de pro­duc­ción ver­ti­cal, co­mo Man­go o In­di­tex; por otro, las fir­mas de lu­jo. El tra­mo in­ter­me­dio ha­bía des­apa­re­ci­do y es­tá re­na­cien­do. Y apor­ta unos va­lo­res que has­ta aho­ra no se con­tem­pla­ban: la in­no­va­ción, la tec­no­lo­gía, la sos­te­ni­bi­li­dad... So­mos un país con una tra­di­ción tex­til muy im­por­tan­te y el pri­me­ro del mun­do en dis­tri­bu­ción, lo que no te­nía sen­ti­do es que el sec­tor de la moda es­tu­vie­ra de­nos­ta­do y que no hu­bie­ra una for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca. Pe­ro ya no es así”. Efec­ti­va­men­te, eso ha cam­bia­do. Y mu­cho. En la úl­ti­ma dé­ca­da, las es­cue­las de di­se­ño y moda, y la ofer­ta de gra­dos y pos­gra­dos se ha mul­ti­pli­ca­do en nuestro país, des­de el IED, que di­ri­ge Or­tiz Bet­hen­court, o el Cen­tro Su­pe­rior de Di­se­ño de Moda de Ma­drid, has­ta la Es­cue­la Su­pe­rior de Di­se­ño e In­ge­nie­ría de Bar­ce­lo­na o la Es­cue­la Goy­mar, en A Co­ru­ña. Al­gu­nos de es­tos cen­tros no so­lo im­par­ten cla­ses de di­se­ño y con­fec­ción, tam­bién for­man a sus alum­nos en ges­tión de em­pre­sas de moda o en co­mu­ni­ca­ción. Por eso, ca­da vez más jó­ve­nes op­tan por es­tu­diar es­tas ca­rre­ras. A eso hay que su­mar­le un cam­bio radical de men­ta­li­dad. “Ha­ce 20 años, cuan­do un chi­co o una chi­ca de­cían en ca­sa que que­rían es­tu­diar moda, sus pa­dres les obli­ga­ban a ha­cer una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria y a co­ser en su tiem­po li­bre. Eso ya no es así. Aho­ra, los pa­dres los apo­yan”, ex­pli­ca Or­tiz. Pe­ro no to­do son “mi­llen­nials” ni cha­va­les de 20 años an­sio­sos por co­mer­se el mun­do. Tam­bién exis­te otro per­fil re­cu­rren­te, aun­que más des­co­no­ci­do: el de esas per­so­nas de en­tre 40 y 50 años que bus­can rein­ven­tar­se es­tu­dian­do cur­sos de pa­tro­na­je o sas­tre­ría con la in­ten­ción de cam­biar de tra­ba­jo y ha­cer­se un hue­co en un ta­ller de cos­tu­ra. El pro­pio An­to­nio Ban­de­ras se ma­tri­cu­ló en la pres­ti­gio­sa es­cue­la Cen­tral St. Mar­tins, en Londres, an­tes de lan­zar su pro­pia co­lec­ción de hom­bre. De he­cho, el amor por el di­se­ño ni si quie­ra tie­ne que per­se­guir una sa­li­da pro­fe­sio­nal. Co­ser tam­bién se ha con­ver­ti­do en el úl­ti­mo “hobby” ur­ba­ni­ta. Los ta­lle­res de cor­te, con­fec­ción o pa­tro­na­je, que ha­ce so­lo unos años hu­bie­ran so­na­do a pa­sa­tiem­po se­xis­ta para mu­je­res de otro si­glo, son ca­da vez más po­pu­la­res. Pe­ro la de­mo­cra­ti­za­ción del ofi­cio vie­ne con cier­tos pro­ble­mas aña­di­dos. “En los 80, tam­bién hu­bo un “boom”, pe­ro en­ton­ces, es­ta­ba to­do por ha­cer. Di­se­ñar se pu­so tan de moda, que aho­ra es una in­dus­tria al­go sa­tu­ra­da. Te­ne­mos la ge­ne­ra­ción me­jor pre­pa­ra­da de la his­to­ria, pe­ro hay mu­cha com­pe­ten­cia”, ex­pli­ca Man­si­lla. Ade­más, las exi­gen­cias son di­fe­ren­tes. El con­su­mi­dor es­pe­ra nue­vas co­lec­cio­nes en ca­da 15 o 20 días, di­ce Or­tiz. “El di­se­ña­dor tie­ne que ser mu­cho más rápido y el di­se­ño es un tra­ba­jo len­to. Tie­nes que vi­si­tar ex­po­si­cio­nes, em­pa­par­te de cul­tu­ra, de ten­den­cias so­cia­les, mu­si­ca­les... Lue­go, hay que di­bu­jar, es­co­ger te­ji­dos, ha­cer pro­to­ti­pos, tes­tar­los y, por fin, lan­zar­los. Es im­po­si­ble ha­cer ese pro­ce­so en 15 días. Por eso, los di­se­ños de aho­ra no tie­nen la ca­li­dad de los de ha­ce 20 años”.

SON LOS “FO­LLO­WERS”, ES­TÚ­PI­DO

Tam­po­co la moda se ven­de co­mo se ven­día en­ton­ces. Internet lo ha cam­bia­do to­do. “Las re­des so­cia­les han per­mi­ti­do ha­cer mi­la­gros. En los 80, si que­rías ser un di­se­ña­dor in­ter­na­cio­nal, co­gías to­do tu di­ne­ro y abrías una tien­da en Nue­va York. Aho­ra, ha­ces un des­fi­le en Ma­drid o en Se­vi­lla, lo cuel­gas en las re­des, el equi­po de una es­tre­lla del pop lo ve y ya tie­nes ga­ran­ti­za­do tu cuar­to de ho­ra de fa­ma”, ex­pli­ca Man­si­lla. Den­tro de ese fe­nó­meno, con­cre­ta­men­te en su epi­cen­tro, es­tán los “in­fluen­cers”. Una nue­va for­ma de en­ten­der y ven­der la moda. Pres­crip­to­ras de ten­den­cias, se de­di­can a com­par­tir los se­cre­tos de su ar­ma­rio (pe­ro tam­bién de sus via­jes o de su ne­ve­ra) con mi­llo­nes de “fo­llo­wers”, cons­tru­yen­do por el ca­mino pe­que­ños im­pe­rios. Al­gu­nas mar­cas lle­gan a pa­gar 4.500 €

“Te­ne­mos gran tra­di­ción tex­til y so­mos el pri­mer país en dis­tri­bu­ción. No era ló­gi­co que el sec­tor es­tu­vie­ra de­nos­ta­do”.

Da­niel Day-Le­wis en­car­na a un di­se­ña­dor ins­pi­ra­do en Ba­len­cia­ga y triun­fa una se­rie so­bre Ver­sa­ce.

por una sim­ple fo­to­gra­fía de los “in­fluen­cer” pro­mo­cio­nan­do el pro­duc­to de turno en la per­ti­nen­te red so­cial. Por eso, con­ver­tir­se en uno de ellos es la as­pi­ra­ción pro­fe­sio­nal de mu­chos “mi­llen­nials”. Ga­la González es, des­de que abrió su blog ha­ce ya una dé­ca­da, una de las más im­por­tan­tes en nuestro país. So­lo en su cuen­ta de Ins­ta­gram acu­mu­la 870.000 se­gui­do­res. Y su­bien­do. “Es una nue­va for­ma de co­mu­ni­ca­ción. A tra­vés de los “in­fluen­cers”, se crea un diá­lo­go di­rec­to en­tre los con­su­mi­do­res y las mar­cas, que pue­den ob­ser­var y es­tu­diar có­mo sus pro­duc­tos se adap­tan a la vi­da real. Internet ha acer­ca­do la moda a la vi­da co­ti­dia­na, trans­for­man­do a los que an­tes eran me­ros es­pec­ta­do­res en ac­to­res muy ac­ti­vos”, ex­pli­ca González. Pe­ro hay quien ob­ser­va su in­fluen­cia con cier­to re­ce­lo. “Los “in­fluen­cers” han crea­do un boom de la in­for­ma­ción so­bre moda, pe­ro eso no es cul­tu­ra de la moda –ex­pli­ca Pe­dro Man­si­lla–. Son dos co­sas di­fe­ren­tes. Es un fe­nó­meno mu­cho más ba­nal. Para mu­cha gen­te, la moda es lle­var ese bol­so de 6.000 € que tie­ne la no­via del futbolista. Es ge­nial que las re­des ge­ne­ra­li­cen el con­su­mo de moda, pe­ro me gus­ta­ría que hu­bie­ra cier­to cri­te­rio de­trás, por­que lue­go hay mu­cha gen­te que no sa­be quié­nes son Az­ze­di­ne Alaïa, Ba­len­cia­ga o Sy­bi­lla”. La du­da es si la fi­gu­ra del “in­fluen­cer” so­bre­vi­vi­rá a la siem­pre bru­tal se­lec­ción na­tu­ral. “Me ha­ce gra­cia re­cor­dar que, cuan­do sur­gió el “blog­ging”, allá por 2007, mu­chos nos au­gu­ra­ban 10 mi­nu­tos de exis­ten­cia... Nos he­mos ido adap­tan­do a las nue­vas for­mas de co­mu­ni­ca­ción: del “fo­to­log” al blog, y del blog a Ins­ta­gram. Se­gu­ro que sur­gi­rán nue­vos ca­na­les y re­des so­cia­les, don­de es­ta­ble­ce­re­mos una re­la­ción más di­rec­ta y per­so­nal con el con­su­mi­dor. Amol­dar­nos a es­ta evo­lu­ción es la cla­ve”, co­men­ta Ga­la González.

EN PANTALLA

Pe­ro la “re­vo­lu­ción fashionista” no es pro­pie­dad ex­clu­si­va de las re­des so­cia­les. Tam­bién es­tá te­nien­do su re­fle­jo en Holly­wood y ale­da­ños. En fe­bre­ro, lle­ga­ba a las sa­las es­pa­ño­las “El hi­lo in­vi­si­ble”, en la que Da­niel Day-Le­wis da­ba vi­da a Reynolds Wood­cock, un ca­ris­má­ti­co di­se­ña­dor de clien­te­la se­lec­ta en el Londres de los años 50. Aun­que Wood­cock es un per­so­na­je de fic­ción, el di­rec­tor Paul Tho­mas An­der­son ha re­co­no­ci­do que se ins­pi­ró en Cris­to­bal Ba­len­cia­ga y la cin­ta es, en reali­dad, un ho­me­na­je al ofi­cio de di­se­ña­dor y al mun­do de la al­ta cos­tu­ra. Prác­ti­ca­men­te al mis­mo tiem­po, se es­tre­na­ba en Es­ta­dos Uni­dos “El ase­si­na­to de Gian­ni Ver­sa­ce”, la se­rie pro­du­ci­da por Ryan Murphy y pro­ta­go­ni­za­da por Pe­né­lo­pe Cruz (en la piel de Do­na­te­lla Ver­sa­ce) so­bre la trá­gi­ca muer­te del di­se­ña­dor en 1997. Pe­ro qui­zá son los “ta­lent shows” para jó­ve­nes di­se­ña­do­res los que me­jor re­fle­jan la au­tén­ti­ca di­men­sión del fe­nó­meno. En Es­ta­dos Uni­dos, “Pro­ject run­way” ya es un clá­si­co de la te­le­vi­sión, tras 16 tem­po­ra­das en an­te­na con Hei­di Klum ejer­cien­do de jue­za y maestra de ce­re­mo­nias. Mien­tras la moda des­fi­la en las pan­ta­llas, la es­pe­ran­za de la in­dus­tria es­tá pues­ta en que es­ta “re­vo­lu­ción” no sea una ten­den­cia pe­re­ce­de­ra, sino una nue­va cul­tu­ra que ha­ya lle­ga­do para que­dar­se... y lle­nar nues­tros ar­ma­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.