¿UN NE­GO­CIO DE MU­JE­RES?

UNA IN­DUS­TRIA QUE SE DI­RI­GE SO­BRE TO­DO A ELLAS SI­GUE ES­TAN­DO LI­DE­RA­DA POR HOM­BRES, QUE OCU­PAN LA MA­YO­RÍA DE LOS PUES­TOS DE DI­REC­CIÓN CREA­TI­VA Y GES­TIÓN. ¿QUÉ LÍ­NEA IN­VI­SI­BLE CIE­RRA EL PA­SO AL TA­LEN­TO FE­ME­NINO? POR E. CLAUSS

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO -

Por qué la pa­ri­dad si­gue sien­do la asig­na­tu­ra pen­dien­te de la in­dus­tria de la mo­da.

a pa­ra­do­ja es des­con­cer­tan­te. En una in­dus­tria co­mo la de la mo­da, que se di­ri­ge so­bre to­do a las mu­je­res, pa­ra las que crea un ves­tua­rio que les ha­ce sen­tir bien e im­pul­sa su em­po­de­ra­mien­to, ¿por qué ellas son ca­si in­vi­si­bles o inexis­ten­tes en los pues­tos crea­ti­vos o de di­rec­ción? Una ci­fra re­su­me es­ta au­sen­cia: en la úl­ti­ma Se­ma­na de la Mo­da de Pa­rís, 80 fir­mas des­fi­la­ron en el ca­len­da­rio ofi­cial, pe­ro me­nos de una cuar­ta par­te de las co­lec­cio­nes ha­bían si­do con­ce­bi­das por una di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca. Y la dis­tan­cia es to­da­vía más sig­ni­fi­ca­ti­va en lo que se re­fie­re al li­de­raz­go de las em­pre­sas.

De en­tre las 50 mar­cas de mo­da más ren­ta­bles en 2015, so­lo sie­te (el 14%) te­nían una di­rec­ción fe­me­ni­na. Y otro da­to: las mu­je­res ape­nas re­pre­sen­ta­ban el 25% en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de las com­pa­ñías de mo­da y lu­jo co­ti­za­das en Bol­sa, se­gún un es­tu­dio de Bu­si­ness of Fas­hion, la pu­bli­ca­ción que ana­li­za los da­tos eco­nó­mi­cos del sec­tor. La con­clu­sión es in­ape­la­ble: en la mo­da tam­bién hay un te­cho de cris­tal, ese obs­tácu­lo in­vi­si­ble que fre­na el as­cen­so de las mu­je­res a los pues­tos de de­ci­sión.

“Sin em­bar­go, ellas fue­ron quie­nes hi­cie­ron po­si­ble la de­mo­cra­ti­za­ción de la mo­da a prin­ci­pios del si­glo XX”, sub­ra­ya Ser­ge Ca­rrei­ra, es­pe­cia­lis­ta en el sec­tor del lu­jo y pro­fe­sor en el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos de Pa­rís. Ga­brie­lle Cha­nel, Jean­ne Pa­quin, Ma­de­lei­ne Vion­net, Jean­ne Lan­vin, El­sa Schia­pa­re­lli y lue­go, tras la gue­rra, Ni­na Ric­ci o Car­men de Tom­ma­so (Car­ven) crea­ron, ca­da una de ellas, su pro­pia “mai­son” de cos­tu­ra. Por si fue­ra po­co, tam­bién fue­ron mu­je­res quie­nes in­ven­ta­ron el “prêt à por­ter” en los años 60 y 70: des­de So­nia Ry­kiel a Em­ma­nue­lle Khanh o Ag­nès b.

Pe­ro con los años, es­te as­cen­so de crea­do­ras emprendedoras se pa­ró en se­co en el lu­jo y se ra­len­ti­zó en el “prêt à por­ter”. “El lu­jo es un sec­tor ul­tra­com­pe­ti­ti­vo, ha­ce fal­ta una am­bi­ción muy fuer­te pa­ra de­rri­bar las ba­rre­ras e ir su­peran­do eta­pas –ana­li­za Ser­ge Ca­rrei­ra–. Y fue­ron los hom­bres, co­mo Gaul­tier o Mu­gler, quie­nes to­ma­ron la de­lan­te­ra en aque­lla épo­ca y se ins­ta­la­ron en el “star sys­tem”, en de­tri­men­to de las mu­je­res”.

HOM­BRES QUE ELI­GEN A OTROS HOM­BRES

Se­gún los ex­per­tos, hay un fe­nó­meno que ha im­pe­di­do de una ma­ne­ra es­pe­cial la lle­ga­da de las mu­je­res a los pues­tos cla­ve: se tra­ta del efec­to es­pe­jo. “La ma­yo­ría de los gran­des di­rec­ti­vos ac­tua­les, que tie­nen más de 55 años, se han for­ma­do en com­pa­ñías que han te­ni­do du­ran­te mu­cho tiem­po ma­yo­ría mas­cu­li­na y que fun­cio­nan en gran par­te por coop­ta­ción [no­mi­na­ción in­ter­na en­tre sus pro­pios miem­bros]”, ana­li­za Gwe­naë­lle Le­mon­nier, con­sul­to­ra de Es­tra­te­gia, Mer­chan­di­sing y Ma­na­ge­ment de la crea­ción. ¿El re­sul­ta­do? Cuan­do se tra­ta de ele­gir en­tre un hom­bre y una mu­jer pa­ra un de­ter­mi­na­do pues­to, cier­tos di­rec­ti­vos tie­nen ten­den­cia a ele­gir (in­cons­cien­te­men­te o no) a los per­fi­les que son más pa­re­ci­dos al su­yo.

Pe­ro la si­tua­ción es­tá cam­bian­do. “Los di­rec­ti­vos que tie­nen en torno a los 40 años ya han tra­ba­ja­do con mu­je­res muy bien pre­pa­ra­das –pro­si­gue Gwe­naë­lle Le­mon­nier– y en­cuen­tran nor­mal pro­mo­cio­nar­las a pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad. Den­tro de po­co, es­tas mu­je­res al­ta­men­te cua­li­fi­ca­das to­ma­rán el re­le­vo”. Pa­ra Loui­se Be­ve­rid­ge, con­sul­to­ra en di­ver­sos sec­to­res vin­cu­la­dos al lu­jo, las po­lí­ti­cas de re­cur­sos hu­ma­nos son fun­da­men­ta­les: “De­be­mos for­mar a los di­rec­ti­vos pa­ra que se­pan iden­ti­fi­car per­fi­les con po­ten­cia­les di­fe­ren­tes a los su­yos y ad­mi­nis­trar los pues­tos de ma­ne­ra cí­cli­ca y no li­neal. Cuan­to más di­ver­so sea un equi­po, más efi­caz se­rá”.

EL PE­SO DE LA MA­TER­NI­DAD

Sé­ve­ri­ne Mer­le, ac­tual CEO de Cé­li­ne, cu­yo co­mi­té de di­rec­ción es­tá com­pues­to por un 50% de mu­je­res, siem­pre ha in­ten­ta­do fo­men­tar la pa­ri­dad. Su ma­dre, mé­di­co, tra­ba­ja­ba mu­cho pe­ro re­ser­va­ba siem­pre los miér­co­les pa­ra sus hi­jos: que­ría ha­cer ca­rre­ra, pe­ro sin des­aten­der a su fa­mi­lia. A Sé­ve­ri­ne Mer­lé le sir­vió de ejem­plo, y hoy es ma­dre de tres hi­jos y una di­rec­ti­va re­co­no­ci­da en el sec­tor. Mer­lé con­si­de­ra que es im­por­tan­te que las mu­je­res con­fíen en sus am­bi­cio­nes, que se des­ha­gan de ese sen­ti­mien­to de im­pos­tu­ra que las pa­ra­li­za con fre­cuen­cia: de­ma­sia­do a me­nu­do, tie­nen mie­do a sa­cri­fi­car al­gu­na fa­ce­ta de su vi­da, se sien­ten cul­pa­bles, mien­tras que un hom­bre ni si­quie­ra se plan­tea ese di­le­ma.

Por­que, igual que en otros sec­to­res, la ma­ter­ni­dad re­pre­sen­ta to­da­vía una tra­ba pa­ra el as­cen­so. “Al­re­de­dor de los 20 años, cuan­do los jó­ve­nes lle­gan al mer­ca­do la­bo­ral, la si­tua­ción es pa­ri­ta­ria, tan­to en for­ma­ción co­mo en el ac­ce­so a los pues­tos –cons­ta­ta la con­sul­to­ra Loui­se Be­ve­rid­ge–. Des­pués lle­ga una pri­me­ra cri­ba en­tre los 30 y los 35 años. Es en­ton­ces cuan­do se em­pie­za a dis­tin­guir en­tre los “bue­nos” y los “muy bue­nos”, que son quie­nes lle­ga­rán a con­ver­tir­se en di­rec­ti­vos. Pe­ro es tam­bién a esa edad cuan­do las mu­je­res em­pie­zan a te­ner hi­jos. En reali­dad, se tra­ta de ges­tio­nar una au­sen­cia tem­po­ral. Así que, más que pre­gun­tar­les “¿Cuándo te vas?”, ha­bría que pre­gun­tar­les, “¿Cuándo vuel­ves?”. Por­que pa­ra los per­fi­les de al­to po­ten­cial exis­te la po­si­bi­li­dad de la ace­le­ra­ción-de­ce­le­ra­ción, con ba­jas de ma­ter­ni­dad cor­tas”, ase­gu­ra la ex­per­ta.

Las men­ta­li­da­des sue­len evo­lu­cio­nar len­ta­men­te, pe­ro al­gu­nas pro­fe­sio­na­les han lo­gra­do avanzar en esa lí­nea. Pen­se­mos, por ejem­plo, en Na­ta­lie Mas­se­net, que fun­dó el im­pe­rio Net-à-por­ter an­tes de crear su pro­pio fon­do de in­ver­sión y sien­do, ade­más, ma­dre de tres hi­jos. O en Phoe­be Phi­lo, ex­di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de Cé­li­ne, que con­si­guió que el es­tu­dio de crea­ción de la fir­ma pa­ri­si­na se tras­la­da­ra a Lon­dres, don­de vi­vía su fa­mi­lia. O in­clu­so Ste­lla McCart­ney, que re­com­pró el 50% de su so­cie­dad que es­ta­ba en ma­nos del gru­po Ke­ring des­de ha­cía 17 años. Ella es des­de en­ton­ces pro­pie­ta­ria de su mar­ca y una bue­na prue­ba de que se pue­de ser crea­ti­va, mu­jer de ne­go­cios y ma­dre de cua­tro hi­jos.

Sin em­bar­go, es­tos ejem­plos son to­da­vía ra­ros, so­bre to­do en los pues­tos crea­ti­vos. El rit­mo de­sen­fre­na­do que im­po­ne te­ner que crear

La pa­ri­dad es una ven­ta­ja pa­ra las em­pre­sas y las del sec­tor del lu­jo lo han en­ten­di­do.

ocho o diez co­lec­cio­nes al año po­ne en pe­li­gro la con­ci­lia­ción la­bo­ral y fa­mi­liar. Aun­que eso no im­pi­de que ha­ya fi­gu­ras co­mo Ma­ria Gra­zia Chiu­ri (pri­me­ra mu­jer nom­bra­da di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de Dior) o Isa­bel Ma­rant (al fren­te de su pro­pia fir­ma).

¿HA­CIA UNA RE­VO­LU­CIóN?

Es­tas pio­ne­ras es­tán abrien­do el ca­mino e im­pul­san­do el cam­bio. Los obs­tácu­los, sin em­bar­go, per­sis­ten. “Co­mien­za a emer­ger una nue­va ge­ne­ra­ción de emprendedoras –cons­ta­ta Flo­ria­ne de Saint Pie­rre, con­sul­to­ra en el sec­tor del lu­jo–. Mu­je­res co­mo Ma­ri­ne Se­rre (pre­mio LVMH 2017), Ch­ris­te­lle Kos­her (Ko­ché) o Va­nes­sa Se­ward son in­flu­yen­tes, pe­ro el ac­ce­so a la in­ver­sión les re­sul­ta di­fí­cil, por­que es­te mun­do si­gue sien­do emi­nen­te­men­te mas­cu­lino”.

Ade­más de ser ne­ce­sa­ria por ra­zo­nes de equi­dad, la pa­ri­dad re­pre­sen­ta tam­bién una ven­ta­ja pa­ra las em­pre­sas. Los gru­pos de­di­ca­dos al lu­jo así lo han en­ten­di­do y desa­rro­llan ac­cio­nes pa­ra pro­mo­cio­nar­la. “Cree­mos que LVMH se­rá una so­cie­dad me­jor en una si­tua­ción de pa­ri­dad –afir­ma Chan­tal Gaem­per­lo, di­rec­to­ra de Re­cur­sos Hu­ma­nos y miem­bro del co­mi­té eje­cu­ti­vo–. Las mu­je­res de­ben atre­ver­se y apo­yar­se en las ex­pe­rien­cias de las otras”.

Es­te gru­po lí­der del lu­jo, en el que ellas son el 74% de la plan­ti­lla, lan­zó ha­ce 10 años el pro­gra­ma Elles LVMH pa­ra que sus em­plea­das me­jo­ra­ran su ca­rre­ra gra­cias al “coaching”. Con ese es­pí­ri­tu, Wo­men@Dior desa­rro­lla una ac­ción de “men­to­ring” en­tre los di­rec­ti­vos de la “mai­son” y jó­ve­nes es­tu­dian­tes.

Otro gran gru­po, Ke­ring, ha mar­ca­do co­mo una de sus prio­ri­da­des la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res. La com­pa­ñía es una de las em­pre­sas co­ti­za­das en Bol­sa más fe­mi­ni­za­das (las mu­je­res ocu­pan el 56% de los pues­tos de di­rec­ción y el 64% en el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción). En 2010, Ke­ring fir­mó la car­ta de Prin­ci­pios pa­ra el Em­po­de­ra­mien­to de las Mu­je­res de ONU Mu­je­res y lan­zó un pro­gra­ma in­terno, Li­de­raz­go y di­ver­si­dad. Pa­ra Béa­triz La­zat, di­rec­to­ra de Re­cur­sos Hu­ma­nos, “la di­ver­si­dad es fuen­te de crea­ti­vi­dad e in­no­va­ción y, por tan­to, de ren­di­mien­to eco­nó­mi­co”.

Con es­ta pers­pec­ti­va, ¿per­te­ne­ce­rá es­te si­glo XXI a las mu­je­res? “Ha­cia los 40-45 años, cuan­do los ni­ños han cre­ci­do, las eje­cu­ti­vas se con­vier­ten en au­tén­ti­cos cohe­tes –ase­gu­ra Gwe­naë­lle Le­mon­nier–. El mo­do en el que ges­tio­nan el ne­go­cio es re­vo­lu­cio­na­rio, crea­ti­vo e ins­pi­ra­dor pa­ra los hom­bres. Su efi­ca­cia es for­mi­da­ble, son ex­ce­len­tes ne­go­cia­do­ras, ca­pa­ces de ser fir­mes y de ges­tio­nar, al mis­mo tiem­po, el fac­tor hu­mano de ma­ne­ra ar­mo­nio­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.