¿DIS­CRE­TOS O EXPANSIVOS?

HAY DI­SE­ÑA­DO­RES QUE EN­TIEN­DEN LA MO­DA CO­MO UN ES­PEC­TÁCU­LO AL QUE ELLOS MIS­MO APOR­TAN EL PUN­TO DE EX­CEN­TRI­CI­DAD. AL OTRO LA­DO DEL ES­PE­JO SE SI­TÚAN LOS QUE HA­CEN DE LA TEM­PLAN­ZA Y EL SI­LEN­CIO SU RA­ZÓN DE SER. ES­TA ES LA FI­NA LÍ­NEA QUE LOS SE­PA­RA.

ABC - Mujer Hoy Moda - - SUMARIO - POR LAU­RA RE­QUE­JO

Las dos for­mas de ser di­se­ña­dor hoy.

AAun­que na­die fue­ra de la in­dus­tria ha­bía oí­do ha­blar de Ales­san­dro Mi­che­le cuan­do to­mó las rien­das de un Guc­ci tam­ba­lean­te ha­ce ape­nas tres años, es­tá cla­ro aho­ra que Fra­nçois-Henri Pi­nault eli­gió a la per­so­na co­rrec­ta. Mi­che­le ha con­ver­ti­do Guc­ci en un éxi­to sin pre­ce­den­tes. Pe­ro ha con­se­gui­do al­go más: ha re­cu­pe­ra­do el sen­ti­do de la ex­cen­tri­ci­dad per­so­nal en la que al­can­za­ron co­tas ex­tra­or­di­na­rias John Ga­lliano, Marc Ja­cobs, Karl La­ger­feld o Vi­vien­ne West­wood.

Por­que hay dos for­mas de con­du­cir­se en el uni­ver­so de la mo­da: ser un ta­len­to apo­lo­gé­ti­ca­men­te in­vi­si­ble que se es­con­de tras el te­lón del es­ce­na­rio, co­mo Mar­tin Mar­gie­la o Rei Ka­wa­ku­bo, o crear un cir­co de tres pis­tas que te si­gue allá don­de vas. Mi­che­le, que al prin­ci­pio lu­cía uni­for­me de va­que­ros y ca­mi­se­ta blan­ca, ha ido de­ri­van­do ha­cia lo se­gun­do, con tra­jes de cha­que­ta alo­ca­dos y un look en­tre Je­su­cris­to Su­pers­tar y rey de los el­fos que lo con­vier­ten en un es­pec­tácu­lo en sí mis­mo. No es el úni­co, por su­pues­to. Karl La­ger­feld se­gui­rá sien­do la es­tre­lla del “show” mien­tras el cuer­po aguan­te. Da­me Vi­vien­ne West­wood no pa­sa­rá ja­más inad­ver­ti­da y Je­remy Scott no per­de­rá ja­más ese sen­ti­do lú­di­co de la ex­si­ten­cia que ado­ran Be­yon­cé y Katy Perry.

MO­DA CON Sé­QUI­TO

Pe­ro tam­bién hay otras for­mas de ser ubi­cuo y om­ni­pre­sen­te sin ex­cen­tri­ci­da­des que tie­ne el mis­mo pe­so es­pe­cí­fi­co y las mis­mas do­sis de ex­hi­bi­cio­nis­mo. Ha­bla­mos del sé­qui­to de Kar­das­hian-Jen­ners que pa­re­ce acom­pa­ñar ca­da pa­so de Ric­car­do Tis­ci (ac­tual­men­te re­vo­lu­cio­nan­do Bur­berry) y Oli­vier Rous­teing, crea­ti­vo má­xi­mo de Bal­main. O la fas­ci­nan­ción que per­si­gue al mul­ti­ta­rea Vir­gil Abloh, al­ma ma­ter de Off-Whi­te y esen­cia crea­ti­va en la som­bra de Kan­ye West. Abloh igual te ame­ni­za una fies­ta co­mo Dj que te pin­ta unas ca­mi­se­tas, te crea unas si­llas pa­ra Ikea o te pro­du­ce un dis­co. To­do ello mien­tras es­ta­ble­ce la ima­gen del hom­bre del si­glo XXI en Louis Vuit­ton y lle­va su pro­pia fir­ma al Olim­po de la mo­da “mi­llen­nial”.

Eso sí, na­die lle­ga­rá nun­ca al ni­vel de pa­ra­fer­na­lia fol­cló­ri­ca que al­can­zó Marc Ja­cobs. No se pue­de es­pe­rar que Ni­co­las Ghes­quiè­re, su exi­to­so re­cam­bio en Louis Vuit­ton, acu­da ja­más a re­co­ger un pre­mio en­fun­da­do en un ves­ti­do de en­ca­je trans­pa­ren­te, ni que apa­rez­ca en la cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad to­tal­men­te des­nu­do y en ac­ti­tud pro­vo­ca­ti­va, ta­pán­do­se so­lo con un fras­co de per­fu­me. Por­que, ade­más de que Ja­cobs pa­re­ce ha­ber­se pa­sa­do de fre­na­da y aho­ra ha­ce “flash mobs” en res­tau­ran­tes de co­mi­da rá­pi­da, Ghes­quié­re per­te­ne­ce a ese otro gru­po de di­se­ña­do­res que ha­cen del mi­ni­ma­lis­mo vi­tal su má­xi­ma de puer­tas afue­ra.

EL CLUB DE LA ME­SU­RA

El con­tra­pun­to al crea­dor es­pec­tácu­lo lo po­ne la dis­cre­ción su­ma con la que se plan­tean sus ca­rre­ras nom­bres pro­pios con el mis­mo éxi­to o in­clu­so más que aque­llos que vi­ven per­ma­nen­te­men­te de ca­ra a la ga­le­ría. He­di Sli­ma­ne, que aca­ba de pre­sen­tar su plan­tea­mien­to vi­sio­na­rio pa­ra Cé­li­ne, no se pro­di­ga en sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas, pe­ro ca­da una de sus de­ci­sio­nes se con­vier­te en ley “fas­hion”.

El bel­ga Mar­tin Mar­gie­la se es­con­dió tras las cua­tro pun­ta­das blan­cas en sus pren­das, que son si­nó­ni­mo de su fir­ma.

La su­ti­le­za de Raf Si­mons lo ins­ti­tu­ye co­mo uno de los pi­la­res crea­ti­vos de nues­tros tiem­pos. El pru­de­ne Jo­nat­han An­der­son le ha da­do la ma­yor y más in­te­li­gen­te vuel­ta ha­cia el lu­jo mo­derno que nun­ca hu­bie­ra po­di­do soñar Loe­we. Phoe­be Phi­lo, que pa­re­ce ca­si un en­te ima­gi­na­rio, tie­ne hor­das de se­gui­do­res que co­lec­cio­nan sus an­ti­guas crea­cio­nes en Ch­loé y Cé­li­ne co­mo si fue­ra obras de ar­te. Sa­rah Bur­ton, en Ale­xan­der McQueen, y Cla­re Weight Ke­ller, en Gi­venchy, de­mues­tran que la tem­plan­za y la sen­sa­tez son muy ren­ta­bles.

No lle­gan al pun­to de in­vi­si­bi­li­dad que im­preg­nó la ca­rre­ra del bel­ga Mar­tin Mar­gie­la, que no lle­gó ja­más a mos­trar su ros­tro y fun­dió los mim­bres de su pro­ce­so crea­ti­vo en un en­te so­cial in­de­fi­ni­do, ejem­pla­ri­za­do en las ba­tas blan­cas que siem­pre ves­tía su equi­po y en una eti­que­ta re­co­no­ci­ble so­lo pa­ra los ini­cia­dos: cua­tro pun­ta­das blan­cas obli­cuas que se po­dían ver siem­pre des­de el ex­te­rior de las pren­das. Lo in­vi­si­ble he­cho cla­ra­men­te vi­si­ble. Mar­gie­la hi­zo de la des­apa­ri­ción cons­cien­te un ar­ma de crea­ción ar­tís­ti­ca. Cu­rio­sa­men­te, John Ga­lliano, di­vo fol­cló­ri­co de los 90 a quien no es di­fí­cil re­cor­dar ves­ti­do de un cru­ce en­tre Jack Spa­rrow y Louis XIV, si­gue aho­ra sus pa­sos de so­brie­dad mo­na­cal con una ima­gen aus­te­ra que le sien­ta tan bien co­mo los pa­ñue­los de pi­ra­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.