DIEZ AÑOS CONTANDO LOS DESAFÍOS PARA EL PLANETA

ABC - Natural - - En Portada - ARACELI ACOSTA @Ara­ce­li_A­cos­ta_

En­tre la por­ta­da de la iz­quier­da y la de la de­re­cha han pa­sa­do diez años, el tiem­po que es­te su­ple­men­to ha lle­ga­do pun­tual­men­te a sus ma­nos para con­tar­les lo que acon­te­ce en ma­te­ria me­dioam­bien­tal o, lo que es lo mis­mo, ca­si to­do lo que afec­ta a nues­tra vi­da. Hoy más que nun­ca en es­te mun­do glo­ba­li­za­do el me­dio na­tu­ral es­tá en to­do lo que ha­bla­mos y en nues­tra vi­da co­ti­dia­na, in­clu­so cuan­do cree­mos que es­ta­mos ha­blan­do de sa­lud o de eco­no­mía. Su­be el pan por­que lo ha­ce el pre­cio de los ce­rea­les im­pul­sa­do por un au­men­to en la de­man­da de bio­com­bus­ti­bles, que a su vez vie­ne con­di­cio­na­do por el pre­cio del ba­rril de pe­tró­leo; la au­sen­cia de llu­vias y un mer­ca­do eléc­tri­co mar­gi­na­lis­ta nos en­ca­re­ce el re­ci­bo de la luz; las inun­da­cio­nes se ce­ban con al­gu­nas zo­nas don­de el ce­men­to ha eli­mi­na­do la ca­pa­ci­dad de fil­trar y re­te­ner de nues­tros sue­los, víc­ti­mas de nues­tra vo­ra­ci­dad ur­ba­ni­za­do­ra; el tris­te­men­te fa­mo­so acei­te de pal­ma se «es­con­de» en lo que co­me­mos des­pués de que sus plan­ta­cio- nes ha­yan arra­sa­do con los bos­ques de Su­ma­tra y Bor­neo don­de vi­ve el oran­gu­tán, al bor­de de la ex­tin­ción; las aler­tas de sa­lud pú­bli­ca es­tán a la or­den del día en las gran­des ciu­da­des por la com­bus­tión de mi­llo­nes de vehícu­los; lo que emi­te aquí nues­tro tu­bo de es­ca­pe o las chi­me­neas de nues­tras fá­bri­cas es­tán lle­van­do al des­hie­lo de los gla­cia­res y la ca­pa he­la­da de Groen­lan­dia, por ejem­plo, en un abru­ma­dor efec­to ma­ri­po­sa. Y aún así he­mos vi­vi­do mu­cho tiem­po de es­pal­das a nues­tra na­tu­ra­le­za, co­mo si pu­dié­ra­mos vi­vir sin ella y la tec­no­lo­gía nos hu­bie­ra da­do la lla­ve para no ser vul­ne­ra­bles a sus dic­ta­dos.

Pe­ro lo so­mos. Ha­ce diez años, so­lo dos me­ses an­tes de que es­te su­ple­men­to vie­ra la luz, el Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal del Cam­bio Cli­má­ti­co (IPCC) pu­bli­ca­ba su cuar­to in­for­me so­bre el ca­len­ta­mien­to glo­bal, de­jan­do sen­ta­do por pri­me­ra vez que la mano del hom­bre es­ta­ba de­trás de es­te fe­nó­meno, de cu­yos efec­tos ad­ver­sos no se li­bra­ría nin­gu­na re­gión del planeta. En el tiem­po trans­cu­rri­do ca­da vez son más los fe­nó­me­nos ad­ver­sos que los cien­tí­fi­cos ya se atre­ven a re­la­cio­nar con el cam­bio cli­má­ti­co sin te­mor a equi­vo­car­se. Y aún así las ac­cio­nes para trans­for­mar el sis­te­ma eléc­tri­co mun­dial y aca­bar con si­glos de su­pre­ma­cía del car­bón, el pe­tró­leo y el gas, y po­der tran­si­tar por una eco­no­mía ba­ja en car­bono no aca­ban de ge­ne­ra­li­zar­se, y eso a pe­sar de que en 2015 el mun­do se pu­so de acuer­do para ha­cer­lo en la exi­to­sa Cum­bre del Cli­ma de Pa­rís.

No hay mu­cho tiem­po por de­lan­te para con­te­ner el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal por de­ba­jo de los 2ºC, lí­mi­te con­si­de­ra­do se­gu­ro por los cien­tí­fi­cos. Los ex­per­tos creen que te­ne­mos diez años para ac­ti­var es­tos cam­bios. Pa­re­ce po­co para un re­to de tal mag­ni­tud, pe­ro no es im­po­si­ble. Las dos por­ta­das que ilus­tran es­ta pá­gi­na lo re­fren­dan. Diez años en que la is­la ca­na­ria de El Hie­rro pa­só de abas­te­cer­se con una cen­tral tér­mi­ca a ser el pri­mer te­rri­to­rio del mun­do en aten­der su de­man­da ener­gé­ti­ca so­lo con fuen­tes re­no­va­bles. Es so­lo cues­tión de es­ca­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.