Los par­ques na­cio­na­les de Pi­cos de Eu­ro­pa y Or­de­sa cum­plen 100 años

Los dos pri­me­ros es­pa­cios pro­te­gi­dos de Es­pa­ña sim­bo­li­zan la his­to­ria de la con­ser­va­ción, en la que nues­tro país es pio­ne­ro mun­dial

ABC - Natural - - Portada - POR CH. BA­RRO­SO

His­to­ria y na­tu­ra­le­za for­man un bi­no­mio in­se­pa­ra­ble en to­dos y ca­da uno de los quin­ce es­pa­cios que com­po­nen la Red de Par­ques Na­cio­na­les de nues­tro país. Pai­sa­jes im­po­nen­tes con eco­sis­te­mas úni­cos de al­tí­si­mo va­lor na­tu­ral im­preg­na­dos de la hue­lla del hom­bre, de to­do un le­ga­do de pue­blos que fue­ron tra­zan­do sen­de­ros, ca­mi­nos y cons­tru­yen­do puen­tes, no só­lo pa­ra atra­ve­sar sus te­rre­nos, sino ha­cia su con­ser­va­ción.

Hoy, los pi­la­res de es­ta Red, el Par­que Na­cio­nal de Pi­cos de Eu­ro­pa y el de Or­de­sa Mon­te Per­di­do, cum­plen cien años des­de que fue­ran de­cla­ra­dos con la má­xi­ma fi­gu­ra de pro­tec­ción am­bien­tal que exis­te en la le­gis­la­ción es­pa­ño­la. Un cum­plea­ños con­me­mo­ra­do en el Se­na­do, pre­si­di­do por Fe­li­pe VI y en el que la mi­nis­tra pa­ra la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca, Te­re­sa Ri­be­ra, lla­mó la aten­ción so­bre la vul­ne­ra­bi­li­dad de la ri­que­za bio­ló­gi­ca de es­tos es­pa­cios an­te el ac­tual es­ce­na­rio de cam­bio glo­bal. Una ame­na­za pa­ra la que se tra­ba­ja en ini­cia­ti­vas co­mo la Red de Se­gui­mien­to de Cam­bio Glo­bal, de la que tan­to Pi­cos de Eu­ro­pa co­mo Or­de­sa for­man par­te. Una in­fra­es­truc­tu­ra de to­ma, al­ma­ce­na­je y pro­ce­sa­mien­to de da­tos « in si­tu » , pa­ra el desa­rro­llo de un sis­te­ma de eva­lua­ción y se­gui­mien­to de los im­pac­tos que el cam­bio glo­bal tie­ne so­bre es­tos eco­sis­te­mas. Al­go en lo que se­rá ne­ce­sa­rio « in­cre­men­tar es­fuer­zos pa­ra apro­ve­char las ca­pa­ci­da­des de los par­ques na­cio­na­les co­mo ob­ser­va­to­rios de cam­bio glo­bal, y que pue­dan ser­vir de ejem­plo a otros te­rri­to­rios » .

Con­ser­va­ción y uso pú­bli­co

Con si­mas que lle­gan a más de 1.000 me­tros, evi­den­cias de la ero­sión gla­ciar y enor­mes la­gos, Pi­cos de Eu­ro­pa des­ta­ca por su for­ma­ción ca­li­za – la ma­yor de la Eu­ro­pa Atlán­ti­ca– que ha­ce tres­cien­tos mi­llo­nes de años atrás fue de­po­si­tán­do­se en un mar sin nom­bre. Con el tiem­po, ple­ga­mien­tos y gla­cia­cio­nes con­for­ma­ron un pai­sa­je tor­tuo­so pre­si­di­do por afi­la­das mon­ta­ñas, pro­fun­das gar­gan­tas y fron­do­sos va­lles que dan co­bi­jo a re­be­cos, cor­zos, lo­bos y a al­gún des­pis­ta­do oso par­do . Pe­ro en esa his­to­ria de na­tu­ra­le­za y hom­bre , des­ta­ca la fi­gu­ra del mar­qués de Vi­lla­vi­cio­sa de As­tu­rias, Pe­dro Pidal. Aman­te de la na­tu­ra­le­za y de la pa­tria, fue el pri­me­ro en es­ca-

LA RED DE PAR­QUES NA­CIO­NA­LES OCU­PA CA­SI 385.000 HEC­TÁ­REAS

lar el Na­ran­jo de Bul­nes –in­clu­so en al­par­ga­tas– pa­ra evi­tar que cual­quier ex­tran­je­ro pu­sie­ra en él su ban­de­ra. Fru­to de es­ta de­ter­mi­na­ción fue la crea­ción del Par­que Na­cio­nal de la Mon­ta­ña de Co­va­don­ga, re­nom­bra­do en 1995 con su ac­tual nom­bre, am­plian­do la pro­tec­ción has­ta sus al­go más de 67.000 hec­tá­reas.

En­cla­va­do en los Pi­ri­neos Cen­tra­les, Or­de­sa ce­le­bra tam­bién sus cien años co­mo Par­que Na­cio­nal ba­jo la vi­gi­lan­cia de su im­po­nen­te ma­ci­zo de Mon­te Per­di­do, que

do­mi­na el ver­de de va­lles cu­bier­tos por bos­ques y pra­dos, don­de el agua for­ma cas­ca­das atra­ve­san­do ca­ño­nes y ba­rran­cos.

Con­ser­va­ción y uso pú­bli­co se dan la mano en los par­ques na­tu­ra­les. « Son es­pa­cios que no pue­den en­ten­der­se sin te­ner en cuen­ta el te­rri­to­rio en el que se ins­cri­ben y la po­ba­ción que lo ha­bi­ta», pre­ci­só Ri­be­ra, ha­cien­do re­fe­ren­cia al cer­ca del mi­llón y me­dio de per­so­nas que vi­ven en sus áreas de in­fluen­cia «con reali­da­des so­cia­les, eco­nó­mi­cas y ad­mi­nis­tra­ti­vas muy he­te­ro­gé­neas » .

Nue­vos miem­bros del club

Los quin­ce miem­bros del ex­clu­si­vo club de Par­ques Na­cio­na­les ten­drán que ir ha­cien­do si­tio a un nue­vo in­te­gran­te: el Par­que Na­cio­nal de la Sie­rra de las Nieves, en Má­la­ga, un pro­yec­to de ley que Ri­be­ra espera po­der re­mi­tir a las Cor­tes Ge­ne­ra­les an­tes de que aca­be el año. Con cer­ca de 23.000 hec­tá­reas, es­te nue­vo es­pa­cio al­ber­ga eco­si­te­mas sin­gu­la­res que no es­tán pre­sen­te en nin­guno de los ac­tua­les, co­mo bos­ques re­lic­tos de pin­sa­po y aflo­ra­mien­tos de pe­ri­do­ti­tas, con sus co­mu­ni­da­des flo­rís­ti­cas aso­cia­das. Ade­más, se tra­ba­ja en la am­plia­ción del Par­que Na­cio­nal Ma­rí­ti­mo Te­rres­tre del Ar­qui­pié­la­go de La Ca­bre ra, o en el que se­rá el pri­mer par­que na­cio­nal marino de Es­pa­ña, en el Mar de las Cal­mas, al sur de la Is­la de El Hie­rro.

OL­GA BERAGUA

Bre­cha de Ro­lan­do, un im­po­nen­te co­lla­do en Or­de­sa

JE­SÚS SÁN­CHEZ-BER­ME­JO

Las ma­sas de agua de la cue­va de hie­lo de Pe­ña Cas­til en Pi­cos de Eu­ro­pa se re­du­cen por el au­men­ton­to de la tem­pe­ra­tu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.