Car­los Herrera

Se le­van­ta cuan­do to­da­vía no es­tán pues­tas las ca­lles pa­ra pre­sen­tar «Herrera en Cope». Sus ho­ra­rios le obli­gan a cui­dar­se y man­te­ner una vi­da me­tó­di­ca

ABC - Salud - - Salud - CARMEN ANIORTE

El rey de las ma­ña­nas de la Cope dis­fru­ta de la vi­da, pe­ro sin per­der de vis­ta la sa­lud

Co­mo buen tau­rino cuan­do se po­ne an­te el mi­cró­fono ca­da ma­ña­na - de lu­nes a vier­nes- en la COPE do­mi­na a la per­fec­ción eso que en tau­ro­ma­quia se co­no­ce co­mo «pa­rar, tem­plar y man­dar » . La voz de Car­los Herrera co­nec­ta al oyen­te con la vi­da que a dia­rio sa­le al en­cuen­tro en for­ma de no­ti­cias de to­dos los co­lo­res y sa­bo­res. Des­de el 1 de sep­tiem­bre de 2015 di­ri­ge y pre­sen­ta « Herrera en COPE » to­da una re­fe­ren­cia en la ra­dio­di­fu­sión ac­tual. Se le­van­ta cuan­do to­da­vía no es­tán pues­tas las ca­lles; pe­ro lo ha­ce por la pa­sión que sien­te por su que­ri­da ra­dio y por en­ci­ma de to­do por sus fie­les fós­fo­ros que siem­pre se cuen­tan por mi­llo­nes. Pa­ra em­pe­zar la jor­na­da con fuer­za nues­tro pro­ta­go­nis­ta arranca con un buen desa­yuno « me le­van­to tem­prano y pro­cu­ro to­mar una tor­ti­lla y al­go de fru­ta. Lue­go, en­torno a las ocho de la ma­ña­na no per­dono el ca­fé con un po­co de pan con buen acei­te de oli­va Vir­gen Ex­tra » . A la ho­ra de de­can­tar­se por un ali­men­to por en­ci­na de to­dos tie­ne sus du­das pe­ro co­mo dice «no sa­bría de­cir uno, creo que ca­da co­sa tie­ne su mo­men­to, aun­que unas bue­nas pa­ta­tas lo arre­glan ca­si to­do». Su me­jor tru­co pa­ra man­te­ner­se en for­ma es ce­nar po­co.

Le­van­tar­se al al­ba su­po­ne con­tro­lar bien lo que ha­ce y res­pe­tar al má­xi­mo los ho­ra­rios o co­mo el mis­mo ase­gu­ra « al me­nos lo in­ten­to. Mi vi­da en ese sen­ti­do es muy me­tó­di­ca, pues mis ho­ra­rios no per­mi­ten des­va­rios » . Car­los Herrera siem­pre tie­ne tiem­po pa­ra man­te­ner­se en for­ma « pro­cu­ro ir al gim­na­sio al me­nos dos ve­ces por se­ma­na y ca­mino to­do lo que pue­do » .

Con­fie­sa que co­mo la ma­yo­ría de la gen­te se preo­cu­pa por la sa­lud; « pe­ro sin ob­se­sio­nar­me » . Por úl­ti­mo la me­jor te­ra­pia an­ti es­trés de Car­los Herrera des­pués de una se­ma­na sien­do el en­la­ce en­tre la ac­tua­li­dad y los oyen­tes con­sis­te en « un buen sá­ba­do tran­qui­lo en mi ca­sa del Ro­cío » , dis­fru­tan­do de la paz que des­pren­den las ma­ris­mas de Huel­va.

El pe­rio­dis­ta se po­ne en for­ma en el gim­na­sio, pe­ro so­bre to­do ca­mi­nan­do en las ma­ris­mas de Huel­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.