«Cual­quier ca­so de trans­mi­sión de VIH es un fra­ca­so del sis­te­ma de sa­lud»

PA­BLO TEBAS PRO­FE­SOR DE LA ES­CUE­LA DE ME­DI­CI­NA DE LA UNI­VER­SI­DAD DE PEN­SIL­VA­NIA

ABC - Salud - - Salud - RA­FAEL IBA­RRA

Es­te ex­per­to quie­re de­mos­trar que la te­ra­pia gé­ni­ca pue­de lo­grar la cu­ra­ción fun­cio­nal de las per­so­nas con si­da

Pa­blo Tebas es pro­fe­sor de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia (EE.UU.) e in­ves­ti­ga­dor de la uni­dad de en­sa­yos clí­ni­cos pa­ra el si­da de la ci­ta­da uni­ver­si­dad. Su equi­po tie­ne pre­vis­to ini­ciar un en­sa­yo clí­ni­co en oto­ño de 2018 con un gru­po de 12 pa­cien­tes con VIH, el vi­rus que cau­sa el si­da, pa­ra de­ter­mi­nar si es po­si­ble lo­grar la cu­ra­ción fun­cio­nal del VIH me­dian­te la te­ra­pia gé­ni­ca. Tebas par­ti­ci­pó en Ma­drid en la cuar­ta edi­ción del pro­gra­ma HIBIC que pa­tro­ci­na Gi­lead. —Na­ció en Bar­ce­lo­na, es­tu­dió en Ma­drid, pe­ro lle­va más de 25 años en EE.UU. ¿Se ha plan­tea­do re­gre­sar a Es­pa­ña a se­guir in­ves­ti­gan­do? —Me fui a EE.UU. en 1992 y no pen­sa­ba que iba a es­tar allí tan­to tiem­po. Me mar­ché a ha­cer la es­pe­cia­li­dad de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, por­que en Es­pa­ña no la ha­bía (y si­gue sin ha­ber de he­cho), con la idea de vol­ver a los tres años. Pe­ro cuan­do ter­mi­né la es­pe­cia­li­dad no en­con­tré un pues­to en Es­pa­ña. Y co­mo me ofre­cie­ron que­dar­me allí, acep­té, y allí si­go. Pe­ro cla­ro que me lo he plan­tea­do. —Lle­gó a EE.UU. en ple­na epi­de­mia de VIH. —Mis pri­me­ros pa­cien­tes con VIH los ha­bía vis­to en Es­pa­ña, so­lo te­nía­mos el AZT (pri­mer fár­ma­co an­ti­rre­tro­vi­ral apro­ba­do). Cuan­do lle­gué a EE.UU. el es­ce­na­rio era in­clu­so peor, por­que em­pe­za­ron a apa­re­cer las re­sis­ten­cias al AZT. En­tre 1990 y 1995 fue muy du­ro; in­clu­so te­nía­mos plan­tas en el hos­pi­tal so­lo pa­ra los pa­cien­tes con VIH. Pe­ro en el año 1996 apa­re­cen los in­hi­bi­do­res de la pro­tea­sa y, de la no­che a la ma­ña­na, cam­bió ra­di­cal­men­te la si­tua­ción. Su­pon­go que es lo que pa­só en su mo­men­to con la lle­ga­da de la pe­ni­ci­li­na. Las per­so­nas re­cu­pe­ra­ban su sa­lud, su vi­da…, y aban­do­na­ban los hos­pi­ta­les. La in­fec­ción pa­sa a ser una en­fer­me­dad que se ma­ne­ja fue­ra del hos­pi­tal, de for­ma am­bu­la­to­ria. —¿Si­gue sien­do el VIH una prioridad en in­ves­ti­ga­ción en EE.UU.? —Los pre­su­pues­tos en ci­fra ab­so­lu­ta no han ba­ja­do, pe­ro tam­po­co han subido. La in­ves­ti­ga­ción no es tan prio­ri­ta­ria co­mo an­tes, pe­ro si­gue sien­do im­por­tan­te. Aun­que hay que te­ner en cuen­ta que to­das las cien­cias bio­mé­di­cas es­tán re­la­cio­na­das en­tre sí. Por ejem­plo, se ha­bla mu­cho de la in­mu­no­te­ra­pia pa­ra el tra­ta­mien­to del cán­cer y los vec­to­res que se usan en es­ta te­ra­pia son el VIH. La in­ves­ti­ga­ción en VIH ha si­do un mo­de­lo y el co­no­ci­mien­to que ha ge­ne­ra­do se ha usa­do en otros cam­pos. —Se ha­bla de cu­ra­ción pe­ro.. —Aho­ra la prioridad es la cu­ra­ción, en­ten­di­da co­mo no te­ner que to­mar tra­ta­mien­to an­ti­rre­tro­vi­ral to­dos los días. Es lo que se lla­ma cu­ra­ción fun­cio­nal. La cu­ra­ción es­te­ri­li­zan­te, lo que se lo­gró con Ti­mothy Brown (la úni­ca per­so­na en la que se ha erra- di­ca­do el VIH), es mu­cho más com­ple­ja. De mo­men­to, so­lo ha ha­bi­do un ca­so. Y no es des­de lue­go una so­lu­ción pa­ra el res­to. Es co­mo el «San­to Grial » , pe­ro si so­mos rea­lis­tas no es lo que va­mos a con­se­guir. Lo que sí es­tá mu­cho más cer­ca es el tra­ta­mien­to in­ter­mi­ten­te, que es al­go que se­rá más ha­bi­tual en los pró­xi­mos tres o cua­tro años. Un tra­ta­mien­to ca­da tres o cua­tro me­ses. No es un cu­ra, pe­ro ca­si. —¿Qué pa­pel va a te­ner la in­mu­no­te­ra­pia o la te­ra­pia gé­ni­ca en la cu­ra­ción del si­da? — Es una de las fron­te­ras del tra­ta­mien­to del si­da. Hay di­fe­ren­tes apro­xi­ma­cio­nes. En mi gru­po, que tie­ne una gran ex­pe­rien­cia en el uso de las cé­lu­las T-Car pa­ra el tra­ta­mien­to del cán­cer, se es­tá in­ves­ti­gan­do el uso de es­tas cé­lu­las pa­ra eli­mi­nar el re­ser­vo­rio del VIH ( per­ma­ne­cen la­ten­tes en el or­ga­nis­mo) y eli­mi­nar el vi­rus. En es­te sen­ti­do, te­ne­mos pre­vis­to ini­ciar un es­tu­dio de te­ra­pia gé­ni­ca el pró­xi­mo oto­ño. Se­rá un es­tu­dio pe­que­ño, con 12 pa­cien­tes con VIH. Las otras ra­mas del sis­te­ma in­mu­ne, los an­ti­cuer­pos, es­tán desa­rro­llán­do­se mu­cho, y se es­tán tra­ba­jan­do con los nue­vos an­ti­cuer­pos mo­no­clo­na­les tan­to pa­ra pre­ve­nir, co­mo una es­pe­cie de va­cu­na, co­mo pa­ra tra­ta­mien­to, eli­mi­nan­do las cé­lu­las in­fec­ta­das. —¿Có­mo se pue­de con­ven­cer a un pa­cien­te con VIH, que es­tá bien tra­ta­do, a que se arries­gue con un nue­vo tra­ta­mien­to? —Plan­tear un en­sa­yo clí­ni­co con VIH no es tan sen­ci­llo co­mo en otras en­fer­me­da­des, don­de no hay op­cio­nes. Afor­tu­na­da­men­te los pa­cien­tes con VIH que es­tán bien tra­ta­dos tam­bién tie­nen un gran in­te­rés por par­ti­ci­par en en­sa­yos clí­ni­cos que bus­can nue­vas op­cio­nes. No­so­tros te­ne­mos que ga­ran­ti­zar siem­pre la se­gu­ri­dad de los nue­vos tra­ta­mien­tos que de­ben te­ner la to­xi­ci­dad mí­ni­ma. El es­tig­ma ha­ce que mu­chas per­so­nas con VIH quie­ren par­ti­ci­par en es­tos es­tu­dios. —¿Ve­re­mos la cu­ra fun­cio­nal? —Yo creo que sí; a cor­to pla­zo ve­re­mos que los pa­cien­tes no van a te­ner que to­mar fár­ma­cos to­dos los días. Y tam­bién ve­re­mos una re­duc­ción de ca­sos dra­má­ti­ca en to­do el mun­do. La ra­zón es que la ma­yo­ría de los pa­cien­tes es­tán en tra­ta­mien­to y es­tán in­de­tec­ta­bles, por lo que no trans­mi­ten el vi­rus. En EE.UU., es­te año se ha reducido el nú­me­ro de ca­sos en más de 10.000, y se de­be prin­ci­pal­men­te a los tra­ta­mien­tos y a la PrEP (con­sis­te en dar una pas­ti­lla dia­ria de un fár­ma­co an­ti­rre­tro­vi­ral a per­so­nas que no es­tán in­fec­ta­das, pe­ro po­drían es­tar en ries­go de con­ta­giar­se). Ya hay ca­si 180.000 per­so­nas que to­man PrEP en EE.UU. La ma­ne­ra de aca­bar con los nue­vos ca­sos de VIH es que to­dos los pa­cien­tes es­tén en tra­ta­mien­to y to­das las per­so­nas que tie­nen con­duc­tas de ries­go to­men PrEP. De es­ta for­ma se aca­ba con la epi­de­mia. —¿La PrEP ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se? —Cual­quier ca­so de trans­mi­sión de VIH es un fra­ca­so del sis­te­ma de sa­lud. O bien por­que no se ha diag­nos­ti­ca­do y tra­ta­do o por­que no es­tá to­man­do PrEP. En EE.UU., al prin­ci­pio los mé­di­cos, yo mis­mo, éra­mos un po­co re­mi­sos an­te la PrEP. Pe­ro era un jui­cio de va­lor; cuan­do se em­pe­za­ron a ver los re­sul­ta­dos de la PrEP, se pier­de ese pre­jui­cio. El tra­ta­mien­to fun­cio­na y pre­vie­ne los ca­sos de VIH. Y al ver es­tos da­tos, no que­da más re­me­dio que re­co­no­cer­lo.

ER­NES­TO AGUDO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.