Las ma­nos más fir­mes del CI­RU­JANO

No le tiem­bla el pul­so y ac­ce­de a las ca­vi­da­des de más di­fí­cil ac­ce­so con la mí­ni­ma agre­sión. Es­te «su­per­ci­ru­jano» se lla­ma Da Vin­ci y es­tá re­vo­lu­cio­nan­do la ci­ru­gía. Pe­ro so­lo cuan­do lo ma­ne­jan ma­nos ex­per­tas

ABC - Salud - - Salud - JOA­QUÍN SOTO ME­DI­NA

Pin­zas ar­ti­fi­cia­les ma­ni­pu­lan te­ji­do hu­mano. Se­llan va­sos san­guí­neos y ac­ce­den a ca­vi­da­des de dí­fi­cil ac­ce­so li­bres de cual­quier tem­blor o al­te­ra­ción del pul­so. Son más efi­ca­ces que nues­tras ma­nos y, sin em­bar­go, no son más que la ma­rio­ne­ta del ci­ru­jano. Quien las ma­ne­ja me­dian­te una con­so­la qui­rúr­gi­ca si­tua­da en el mis­mo quirófano. A tra­vés de es­ta, ma­ni­pu­la a una má­qui­na a dis­tan­cia a tra­vés de un sis­te­ma com­pute­ri­za­do que trans­for­ma el mo­vi­mien­to de sus ma­nos en im­pul­sos que son ca­na­li­za­dos a los bra­zos me­cá­ni­cos. Se le co­no­ce co­mo el ro­bot Da Vin­ci. Un in­ven­to que ha me­jo­ra­do la efi­ca­cia de las ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas de los hos­pi­ta­les es­pa­ño­les des­de su im­ple­men­ta­ción en 2005.

La ci­ru­gía ro­bó­ti­ca, se­gún in­di­ca el je­fe aso­cia­do del Ser­vi­cio de Ci­ru­gía Ge­ne­ral y del Apa­ra­to Di­ges­ti­vo del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón­sa­lud Ma­drid, Da­vid Fernández Luen­gas, no es más que el avan­ce ex­tra so­bre una for­ma de ope­rar, es­tan­da­ri­za­da ha­ce mu­chos años, la ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca o mí­ni­ma­men­te in­va­si­va. « El Da Vin­ci - in­di­ca el doc­tor Da­vid Fernández Luen­gas- es un es­cla­vo que tie­ne unos bra­zos y per­mi­te al es­pe­cia­lis­ta tra­ba­jar con al­gu­nas ven­ta­jas res­pec­to a la ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca». Una de ellas es la per­fec­ta tra­duc­ción de los ges­tos del ci­ru­jano. «Ope­ras co­mo si tra­ba­ja­ses con tu mano. El gra­do de li­ber­tad de mo­vi­mien­to que tie­ne tu mu­ñe­ca es el mis­mo que se trans­mi­te al ro­bot».

A su vez, la úl­ti­ma ver­sión del Da Vin­ci, el mo­de­lo XI, in­cor­po­ra otras fun­cio­na­li­da­des más allá de los bra­zos, co­mo la gra­pa­do­ra y el se­lla­dor. «Las gra­pa­do­ras-ex­pli­ca el doc­tor Da­vid Fernández Luen­gas- son unas má­qui­nas que cor­tan y gra­pan te­ji­dos. El se­lla­dor es una pin­za que, me­dian­te ra­dio­fre­cuen­cia, con­si­gue se­llar va­sos san­guí­neos y cor­tar­los de for- ma muy se­gu­ra». A su vez, es­te in­ven­to per­mi­te que la ci­ru­gía mí­ni­ma­men­te in­va­si­va, se­gún ase­ve­ra el je­fe aso­cia­do del Ser­vi­cio de Ci­ru­gía To­rá­ci­ca del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón­sa­lud Ma­drid, Ja­vier Mo­ra­die­llos, «sea más fá­cil de apren­der y de rea­li­zar al ob­te­ner imá­ge­nes tri­di­men­sio­na­les. Es­to es in­na­ta­men­te más có­mo­do que ver a tra­vés de un mo­ni­tor».

En de­fi­ni­ti­va, tal y co­mo in­di­ca el je­fe de la Uni­dad de Uro­lo­gía y An­dro­lo­gía del Hos­pi­tal Ru­ber In­ter­na­cio­nal, An­to­nio Allo­na Al­ma­gro, «no hay na­die que ha­ya usa­do pre­via­men­te la­pa­ros­co­pia sim­ple y aún pre­fie­ra prac­ti­car la la­pa­ros­co­pia tras uti­li­zar el ro­bot. El in­ven­to ofre­ce mu­chas ven­ta­jas. «Es muy fá­cil-in­di­ca el uró­lo­go- ex­pli­car­le a los pa­cien­tes en qué con­sis­te, ofre­ce me­jor vi­sión, ma­yor co­mo­di­dad, evi­ta el tem­blor na­tu­ral de la mano y dis­mi­nu­ye los mo­vi­mien­tos (los bra­zos me­cá­ni­cos re­co­rre la ter­ce­ra par­te de los mo­vi­mien­tos de la mano del ci­ru­jano)».

Di­fe­ren­tes es­pe­cia­li­da­des se han be­ne­fi­cia­do de las ven­ta­jas que ofre­ce el Da Vin­ci. Pa­ra la je­fa del Ser­vi­cio de Obs­te­tri­cia y Gi­ne­co­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Rey Juan Car­los, Ro­sa­rio No­gue­ro, la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca ha per­mi­ti­do el ac­ce­so a zo­nas de di­fí­cil ac­ce­so, co­mo la pel­vis. «El ac­ce­so de los bra­zos me­cá­ni­cos - in­di­ca la doc­to­ra- a la pel­vis per­mi­te una ver­sa­ti­li­dad mu­cho ma-

«Con es­te sis­te­ma ope­ra­mos co­mo si es­tu­vié­ra­mos den­tro del cuer­po hu­mano. Lo ha­ce­mos con ori­fi­cios muy pe­que­ños y la re­cu­pe­ra­ción es muy rá­pi­da» El ro­bot es­tá fa­ci­li­tan­do las in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas de la ap­nea del sue­ño, uno de los tras­tor­nos res­pi­ra­to­rios más co­mu­nes que se pro­du­cen al dor­mir «Un hos­pi­tal no se pue­de con­si­de­rar de van­guar­dia si no tie­ne un sis­te­ma Da Vin­ci»

yor. El pe­que­ño ta­ma­ño de las pin­zas uni­do al mo­vi­mien­to tan pa­re­ci­do a la mano hu­ma­na per­mi­te ha­cer los pro­ce­di­mien­tos en mu­cho me­nor tiem­po. Re­du­ce la pér­di­da san­guí­nea y el tiem­po de hos­pi­ta­li­za­ción». La ci­ru­gía ro­bó­ti­ca se prac­ti­ca en pro­ce­di­mien­tos co­mo la his­te­rec­to­mía o ex­trac­ción del úte­ro y es más efec­ti­va en pa­cien­tes obe­sas fren­te a la ci­ru­gía tra­di­cio­nal. Des­de el ám­bi­to de la ci­ru­gía ge­ne­ral, Fernández Luen­gas tam­bién des­ta­ca su ca­pa­ci­dad pa­ra ope­rar zo­nas es­tre­chas. «La pel­vis es una ca­vi­dad muy es­tre­cha, so­bre to­do en va­ro­nes, y me­dian­te el Da Vin­ci se pue­den eje­cu­tar in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas co­mo la del cán­cer de rec­to con mu­cha más pre­ci­sión».

Tam­bién ci­ru­gía to­rá­ci­ca

Res­pec­to a la ci­ru­gía to­rá­ci­ca, se­gún in­di­ca el doc­tor Ja­vier Mo­ra­die­llos, la es­pe­cia­li­dad se en­cuen­tra en su mo­men­to de eclo­sión. En­tre sus ven­ta­jas, des­ta­ca el «en­torno in­mer­si­vo cuan­do uno es­tá a los man­dos de la con­so­la, co­mo si se es­tu­vie­ra den­tro del tó­rax». Una es­pe­cia­li­dad que fa­ci­li­ta la ci­ru­gía del me­dias­tino. El me­dias­tino es la par­te del tó­rax que es­tá en­tre el es­ter­nón y la co­lum­na ver­te­bral, y en­tre los pul­mo­nes. «En el me­dias­tino hay una glán­du­la que se lla­ma ti­mo, que an­tes se ex­tir­pa­ba cor­tan­do el es­ter­nón de arri­ba aba­jo con una sie- rra. Con el ro­bot se pue­de ope­rar con ori­fi­cios muy pe­que­ños y re­cu­pe­ra­cio­nes muy rá­pi­das. El si­guien­te pa­so es ha­cer ci­ru­gía del cán­cer de pul­món, la pe­núl­ti­ma fron­te­ra en la que aho­ra es­ta­mos tra­ba­jan­do».

Me­nos cur­va de apren­di­za­je

Des­de el pun­to de vis­ta de la Otorrinolaringología (ORL), tal y co­mo ase­ve­ra el je­fe del Ser­vi­cio de ORL del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Rey Juan Car­los, Rai­mun­do Gu­tié­rrez Fon­se­ca, la fa­ci­li­dad de ma­ne­jo de la má­qui­na es cla­ve. « Esa fa­ci­li­dad- ex­pli­ca el doc­tor Rai­mun­do Gu­tié­rrez Fon­se­ca- ha­ce que la cur­va de apren­di­za­je sea mu­cho más rá­pi­da que otras téc­ni­cas. An­tes ha­bía fan­tás­ti­cos ci­ru­ja­nos ex­per­tos en téc­ni­cas pa­ra ope­rar el cán­cer de la­rin­ge, pe­ro so­lo ellos sa­bían ha­cer­lo. Aho­ra prác­ti­ca­men­te cual­quier mano es ca­paz de ha­cer téc­ni­cas com­ple­jas con los mis­mos re­sul­ta­dos que en cual­quier otro cen­tro».

El ro­bot qui­rúr­gi­co tam­bién ha fa­ci­li­ta­do las in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas en la ap­nea del sue­ño. Uno de los tras­tor­nos res­pi­ra­to­rios más fre­cuen­tes que se pro­du­cen al dor­mir. «Uno de los pro­ble­mas- ex­pli­ca el doc­tor Rai­mun­do Gu­tié­rrez Fon­se­ca-de la ap­nea son las hi­per­pla­sias (au­men­to de ta­ma­ño) im­por­tan­tes en ba­se de la len­gua y es­truc­tu­ras de la la­rin­ge. Es­to pro­vo­ca que cuan­do el pa­cien­te duer­ma, se co­lap­se la vía aé­rea y de­je de res­pi­rar. La ci­ru­gía ro­bó­ti­ca per­mi­te ex­ti­par par­te de la ba­se de la len­gua con abor­da­jes mí­ni­ma­men­te in­va­si­vos».

Es­to re­per­cu­te, se­gún in­di­ca el doc­tor, di­rec­ta­men­te en la me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes al re­du­cir o eli­mi­nar la ap­nea del sue­ño. En lo que res­pec­to a la pa­to­lo­gía tu­mo­ral, el uso del Da Vin­ci me­jo­ra los re­sul­ta­dos funcionales tan­to en los ca­sos de cán­cer de oro­fa­rin­ge y de la­rin­ge su­pra­gló­ti­ca (la par­te su­pe­rior de la la­rin­ge).

No tan ca­ro

Aún con to­das las ven­ta­jas que ofre­ce, la má­qui­na no es­tá exen­ta de li­mi­ta­cio­nes. Es ca­ra. Sin em­bar­go, no es­tá tan cla­ro que los cos­tes de la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca sean su­pe­rio­res a la ci­ru­gía con­ven­cio­nal. Más allá de los dos mi­llo­nes de eu­ros que cues­ta su ad­qui­si­ción. Pa­ra ex­pli­car­lo, el doc­tor Rai­mun­do Gu­tié­rrez Fon­se­ca com­pa­ra tres ti­pos de pa­cien­tes que pa­de­cen cán­cer de oro­fa­rin­ge. Uno es in­ter­ve­ni­do con ci­ru­gía con­ven­cio­nal, otro con ro­bó­ti­ca y el úl­ti­mo sin ci­ru­gía (me­dian­te tra­ta­mien­tos de qui­mio­te­ra­pia y ra­dio­te­ra­pia). «Al pa­cien­te con ci­ru­gía con­ven­cio­nal se le cor­ta la man­dí­bu­la pa­ra re­cons­truir­se­la con pla­cas de re­cons­truc­ción más ca­ras que los múl­ti­ples usos de los bra­zos ar­ti­fi­cia­les. A su vez, tie­ne que es­tar en la UCI más tiem­po y tar­da más en dar­se de al­ta, en re­cu­pe­rar su vi­da » . Los cos­tes más allá de ad­qui­rir el Da Vin­ci, se­gún ase­ve­ra el doc­tor, son me­no­res al apli­car ci­ru­gía ro­bó­ti­ca.

Apar­te de los cos­tes, el ro­bot qui­rúr­gi­co no tie­ne por qué ser siem­pre la me­jor elec­ción fren­te a la ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca. Es el cri­te­rio mé­di­co el que de­ci­di­rá si un pa­cien­te es sus­cep­ti­ble de so­me­ter­se a es­te ti­po de ope­ra­ción. Tam­bién hay que va­lo­rar el ni­vel de com­ple­ji­dad. «La la­pa­ros­co­pia-ex­pli­ca la doc­to­ra Ro­sa­rio No­gue­ro- va­le pa­ra mu­chas co­sas, so­bre to­do pa­ra pro­ce­di­mien­tos más pe­que­ños o sen­ci­llos». Lo que sí es­tá cla­ro es que la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se. «Nin­gún hos­pi­tal-in­di­ca el doc­tor An­to­nio Allo­na- de­be­ría pen­sar en no te­ner­lo». Pa­ra de­ci­dir si me­re­ce la pe­na dis­po­ner de es­ta tec­no­lo­gía ha­brá que con­si­de­rar cuá­les son las pa­to­lo­gías que cu­bre el cen­tro, cuá­les quie­re cu­brir y de qué pro­fe­sio­na­les dis­po­ne. «A la ho­ra de ad­qui­rir­lo-aña­de el doc­tor An­to­nio Allo­na-hay que pen­sar en po­si­ti­vo. Un hos­pi­tal no se pue­de con­si­de­rar de van­guar­dia si no tie­ne un ro­bot».

JO­SÉ RA­MÓN LA­DRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.