La guía pa­ra co­no­cer me­jor el CO­RA­ZÓN

Los car­dió­lo­gos Jor­ge So­lís y Le­ti­cia Fernández-Frie­ra han pu­bli­ca­do «La Sa­lud de tu co­ra­zón», un li­bro pa­ra lle­gar al pa­cien­te más allá de la con­sul­ta y ha­cer pre­ven­ción, pá­gi­na a pá­gi­na

ABC - Salud - - Salud - JOA­QUÍN SOTO ME­DI­NA

La en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar es la principal cau­sa de muer­te en el mun­do. Si se co­no­cen y con­tro­lan los fac­to­res de ries­go, co­mo el ta­ba­quis­mo o la ma­la ali­men­ta­ción, pue­den evi­tar­se has­ta el 30% de los pro­ble­mas car­dia­cos. El pro­ble­ma es que el co­ra­zón aún es un gran des­co­no­ci­do pa­ra la so­cie­dad. Oí­mos ha­blar mu­cho de él, pe­ro ape­nas sa­be­mos más allá de aso­ciar in­far­tos de mio­car­dio con hom­bres fu­ma­do­res de edad avan­za­da. Por to­do es­to, los car­dió­lo­gos Jor­ge So­lís y Le­ti­cia Fernández-Frie­ra han pu­bli­ca­do «La Sa­lud de tu Co­ra­zón». Un li­bro que bus­ca con­tra­rres­tar el des­co­no­ci­mien­to ge­ne­ral de nues­tro ór­gano a tra­vés de un len­gua­je sen­ci­llo y con un en­fo­que po­si­ti­vo.

A los doc­to­res Jor­ge So­lís, es­pe­cia­li­za­do en eco­car­dio­gra­fía avan­za­da y ac­tual di­rec­tor del la­bo­ra­to­rio de la Uni­dad de Ima­gen del Hos­pi­tal 12 de Octubre, y Le­ti­cia Fernández-Frie­ra no les une úni­ca­men­te su in­te­rés por el co­ra­zón. Tam­bién son pa­re­ja. Un ma­tri­mo­nio con hi­jos que se co­no­ció du­ran­te su tra­ba­jo y for­ma­ción en Es­ta­dos Uni­dos, con­cre­ta­men­te en el Mas­sa­chu­setts Ge­ne­ral Hos­pi­tal de la ciu­dad de Bos­ton. En su día a día co­mo car­dió­lo­gos fue­ron ca­da vez más cons­cien­tes del des­co­no­ci­mien­to ge­ne­ral de la so­cie­dad acer­ca de su co­ra­zón. « Creen-se­gún ase­ve­ra la doc­to­ra Le­ti­cia­que lo en­tien­den más de lo que en reali­dad lo co­no­cen. A me­nu­do la gen­te no sa­be los prin­ci­pa­les enemi­gos del co­ra­zón y có­mo in­ten­tar pre­ve­nir­los. Lo ven co­mo un pro­ble­ma de los de­más».

Un ejem­plo cla­ro es que re­la­cio­nan cual­quier pro­ble­ma car­dia­co con un po­si­ble in­far­to. «Los pa­cien­tes-se­gún in­di­can am­bos doc­to­res-siem­pre que acu­den al car­dió­lo­go por cual­quier pro­ble­ma, aun­que no ten­ga que ver con las ar­te­rias del co­ra­zón (co­mo una arrit­mia), te pre­gun­tan si pue­den te­ner un in­far­to. Apar­te de un in­far­to, el co­ra­zón pue­de fa­llar por otros mu­chos mo­ti­vos » . Ade­más de es­to, los pa­cien­tes tam­bién con­fun­den la ra­zón por la que se acu­mu­la cal­cio en sus ar­te­rias o vál­vu­las. «Pien­san que es por to­mar su­ple­men­tos de le­che con cal­cio o por­que es el cal­cio que pier­den de los huesos por la os­teo­po­ro­sis. Cuan­do real­men­te el cal­cio de las ar­te­rias vie­ne de la ate­roes­cle­ro­sis (acu­mu­la­ción de gra­sa, co­les­te­rol y otras sus­tan­cias en las pa­re­des de las ar­te­rias)».

La opor­tu­ni­dad de di­vul­gar lle­gó en 2016. « A la editorial le pa­re­ció muy in­tere­san­te que dos per­so­nas jó­ve­nes con nues­tra tra­yec­to­ria y for­ma­ción reunié­ra­mos en un li­bro nues­tra ex­pe­rien­cia con un ca­rác­ter sen­ci­llo y di­vul­ga­ti­vo pa­ra lle­gar a la so­cie­dad».

La obra ex­pli­ca las di­fe­ren­tes pa­to­lo­gías y ofre­ce una vi­sión ha­cia el fu­tu­ro de la es­pe­cia­li­dad. Tam­bién se­ña­la cuá­les son las se­ña­les de alar­ma an­te una arrit­mia o in­far­to. «Cuan­do una per­so­na tie­ne una arrit­mia rá­pi­da (ta­qui­car­dia)-ex­pli­ca el doc­tor Jor­ge So­lís- el principal sín­to­ma sue­len ser pal­pi­ta­cio­nes rá­pi­das. En cam­bio, cuan­do se tra­ta de una arrit­mia con la fre­cuen­cia del co­ra­zón dis­mi­nui­da (bra­di­car­dia) sue­le ser un sín­to­ma de alar­ma el ma­reo, sen­sa­ción de ines­ta­bi­li­dad o per­di­da de co­no­ci­mien­to». Por otro la­do, lo más ca­rac­te­rís­ti­co de un in­far­to es un do­lor in­ten­so en el pe­cho. «Es­te do­lor pue­de ir acom­pa­ñar­do­se­gún ase­ve­ra la doc­to­ra Le­ti­cia Fer­nán­de­zF­rie­ra-de ma­les­tar ge­ne­ral. En oca­sio­nes, el do­lor se des­pla­za ha­cia los bra­zos, mu­ñe­cas o man­di­bu­la. Es un do­lor que no cam­bia con la res­pi­ra­ción y que sue­le apa­re­cer de for­ma sú­bi­ta». To­do es­to, sin de­jar a un la­do la re­la­ción en­tre mé­di­co y pa­cien­te. «En mi ca­pí­tu­lo pre­fe­ri­do-in­di­ca el doc­tor Jor­ge So­lís- ex­pli­ca­mos la re­la­ción que hay en­tre el pa­cien­te y el car­dió­lo­go. Qué pien­sa el car­dió­lo­go, qué es lo que te va a pre­gun­tar, qué prue­bas te van a pe­dir en con­sul­ta y por qué». Siem­pre con el ob­je­ti­vo de evi­tar que el pa­cien­te sal­ga de la con­sul­ta con du­das.

El principal mensaje que quie­re ha­cer lle­gar la obra es que to­dos po­de­mos evi­tar una pa­to­lo­gía fu­tu­ra de co­ra­zón. « La pre­ven­ción es, jun­to con ha­cer en­ten­der la im­por­tan­cia que tie­ne la in­ves­ti­ga­ción en un país, el 50% del li­bro», se­gún in­di­ca el doc­tor Jor­ge So­lís.

ÁN­GEL DE AN­TO­NIO

Le­ti­cia Fer­nán­de­zF­rie­ra y Jor­ge So­lís, car­dió­lo­gos y di­vul­ga­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.