Su­ma y VEN­CE­RÁS

La com­pa­ñía far­ma­céu­ti­ca Phar­maMar ha ob­te­ni­do re­sul­ta­dos po­si­ti­vos con un nue­vo an­ti­cuer­po com­bi­na­do con una mo­lé­cu­la de ori­gen ma­rino en cán­cer de ma­ma, ova­rio y cán­cer gás­tri­co

ABC - Salud - - Salud - ABC SA­LUD

EN la lu­cha con­tra el cán­cer se ha per­di­do la es­pe­ran­za de en­con­trar una ba­la má­gi­ca con­tra la en­fer­me­dad. Los on­có­lo­gos jue­gan con di­fe­ren­tes es­tra­te­gias y com­bi­na­cio­nes de fár­ma­cos a la me­di­da de ca­da tu­mor pa­ra man­te­ner a ra­ya al enemi­go. La com­pa­ñía far­ma­céu­ti­ca Phar­maMar ha da­do en la dia­na al de­mos­trar la efi­ca­cia de un nue­vo fár­ma­co cuan­do se ad­mi­nis­tra con otro me­di­ca­men­to con­tra el cán­cer ya co­no­ci­do.

Una mo­lé­cu­la de ori­gen ma­rino, la PM050489 se ha su­ma­do a tras­tu­zu­mab, un an­ti­cuer­po mo­no­clo­nal hu­ma­ni­za­do que imi­ta a los an­ti­cuer­pos que de for­ma na­tu­ral pro­du­ce el or­ga­nis­mo con­tra las in­fec­cio­nes. Tras­tu­zu­mab es la lla­ve que « abre la puer­ta » de la cé­lu­la can­ce­ro­sa. Así pue­de en­trar el com­pues­to de Phar­maMar y, una vez en su in­te­rior, ata­car a la cé­lu­la y rea­li­zar to­da su ac­ti­vi­dad far­ma­co­ló­gi­ca.

La su­ma de am­bos es un an­ti­cuer­po con­ju­ga­do que su­po­ne una nue­va opor­tu­ni­dad en el tra­ta­mien­to on­co­ló­gi­co. Su ac­ción es se­lec­ti­va y di­ri­ge el com­pues­to tó­xi­co a la cé­lu­la dia­na.

Más tiem­po de su­per­vi­ven­cia

De mo­men­to, so­lo se ha pro­ba­do en ex­pe­ri­men­tos con ra­to­nes, pe­ro en las prue­bas se ha vis­to có­mo es­te an­ti­cuer­po con­ju­ga­do es efi­caz en cán­cer de ma­ma, ova­rio y cán­cer gás­tri­co. En con­cre­to, ata­ca a tu­mo­res que ex­pre­san el on­co­gén HER2 y lo­gra una res­pues­ta más du­ra­de­ra. De es­ta ma­ne­ra, el tiem­po me­dio de su­per­vi­ven­cia sin pro­gre­sión del cán­cer es ma­yor que si se ad­mi­nis­tra el an­ti­cuer­po tras­tu­zu­mab de for­ma ais­la­da.

HER2 es un re­cep­tor que se en­cuen­tra en la su­per­fi­cie de las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas que, cuan­do se so­bre­ex­pre­sa, en­vía se­ña­les a la cé­lu­la que pro­vo­can un cre­ci­mien­to des­con­tro­la­do del tu­mor.

Su apli­ca­ción po­dría be­ne­fi­ciar a un ran­go am­plio de pa­cien­tes. « En torno al 20% de los cán­cer de ma­ma pre­sen­ta una al­te­ra­ción, que se tra­du­ce en la so­bre­ex­pre­sión del re­cep­tor HER2 en la su­per­fi­cie de las cé­lu­las tu­mo­ra­les, lo que pro­vo­ca un cre­ci­mien­to des­con­tro­la­do de las mis­mas, de­bi­do a que el HER2 en­vía se­ña­les in­di­cán­do­les que crez­can y se di­vi­dan más rá­pi­da­men­te. Una can­ti­dad ex­ce­si­va de HER2 ( so­bre­ex­pre­sión) pue­de ha­cer que el cán­cer sea más agre­si­vo. Si no se tra­ta, el cán­cer HER2 po­si­ti­vo tien­de a em­peo­rar con más rapidez que el cán­cer HER2 ne­ga­ti­vo», ex­pli­ca Pa­blo Avi­lés, in­ves­ti­ga­dor de la com­pa­ñía Phar­maMar. El mis­mo fe­nó­meno se ob­ser­va en otros ti­pos de tu­mo­res co­mo por ejem­plo, gás­tri­co, ova­rio, pán­creas, pul­món y ve­ji­ga

Lo me­jor es­tá por lle­gar

La in­mu­no­te­ra­pia se ha con­ver­ti­do en los úl­ti­mos sie­te años en la pro­ta­go­nis­ta de la ma­yo­ría de los con­gre­sos de On­co­lo­gía. La idea de uti­li­zar las de­fen­sas na­tu­ra­les del or­ga­nis­mo pa­ra com­ba­tir al enemi­go des­de den­tro no era nue­va, pe­ro aho­ra es cuan­do es­tá lo­gran­do re­sul­ta­dos.

Con la mis­ma idea se han desa­rro­lla­do di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos de ac­ción: vía va­cu­nas, ma­ni­pu­lan­do los gló­bu­los blan­cos de los pa­cien­tes o neu­tra­li­zan­do los fre­nos del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. No cu­ra­rá to­dos los ti­pos de cán­cer, pe­ro sin du­da for­ma­rá par­te del ar­se­nal te­ra­péu­ti­co, ya sea so­la o en com­bi­na­ción con qui­mio­te­ra­pia o ra­dio­te­ra­pia. Y los me­jo­res lo­gros aún es­tán por lle­gar, co­mo sue­len re­cor­dar los on­có­lo­gos.

La nue­va es­tra­te­gia de Phar­maMar tam­bién pue­de co­lo­car­se ba­jo la pa­ra­guas de la in­mu­no­te­ra­pia por­que uti­li­za un an­ti­cuer­po mo­no­clo­nal. « El fu­tu­ro di­rá si se pue­de con­ver­tir en una es­tra­te­gia te­ra­péu­ti­ca pro­pia » , se­ña­lan des­de la com­pa­ñía.

ABC

Tu­mor al mi­cros­co­pio de un ra­tón don­de se mues­tran las cé­lu­las tu­mo­ra­les (en ro­jo)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.