PRO­TE­GER el pe­zón

Co­lo­car­se un pier­cing o ha­cer­se un ta­tua­je en una zo­na tan sen­si­ble co­mo el pe­zón es muy do­lo­ro­so, pe­ro ade­más pue­de ser pe­li­gro­so y te­ner con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra nues­tra sa­lud. Le con­ta­mos los tru­cos de los ex­per­tos pa­ra evi­tar ries­gos

ABC - Salud - - Salud - TE­RE­SA DE LA CIERVA

El pe­cho es la zo­na que ma­yor tiem­po de cu­ra­ción pre­ci­sa. «Cual­quier per­fo­ra­ción cor­po­ral es­tá su­je­ta a un al­to ries­go de in­fec­ción y da­da la na­tu­ra­le­za de es­ta zo­na, es más len­ta en su cu­ra­ción», ase­gu­ra la ex­per­ta en cui­da­do del es­co­te y seno Marta Fernández Cue­vas, crea­do­ra del «su­je­ta­dor sa­lu­da­ble» Pi­llow Bra. «Se es­ti­ma que la re­cu­pe­ra­ción pue­de pro­lon­gar­se en­tre 18 me­ses y tres años en al­gu­nos ca­sos, y du­ran­te to­do el pe­río­do el ries­go de in­fec­ción per­sis­te, pu­dien­do dar lu­gar a la for­ma­ción de ci­ca­tri­ces», ad­vier­te.

El pier­cing, es­te ac­ce­so­rio de mo­da, que pre­ten­de ser de­co­ra­ti­vo e in­clu­so sen­sual, pue­de con­ver­tir­se en mo­ti­vo de se­rios com­ple­jos y en el peor de los ca­sos, re­que­rir una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, pues la in­fec­ción pue­de ex­ten­der­se a tra­vés de los con­duc­tos y afec­tar a los gan­glios lin­fá­ti­cos. «Tam­bién pue­de aca­rrear ries­gos du­ran­te la lac­tan­cia de­bi­do a la po­si­bi­li­dad de obs­truc­ción y de­for­ma­ción de los con­duc­tos lac­tí­fe­ros, lo que im­po­si­bi­li­ta­ría el pa­so nor­mal de la le­che al ex­te­rior. Pue­de pro­du­cir mas­ti­tis y dis­mi­nu­ción de la pro­duc­ción de le­che (en­tre un 5 y un 10% me­nos) y que la le­che que ali­men­te al be­bé se fil­tre por los ori­fi­cios del pier­cing. Eso, sin con­tar con el ries­go de que el be­bé pue­da tra­gar­se el pier­cing, de mo­do que lo más re­co­men­da­ble es re­ti­rar­lo al dar de ma­mar», apun­ta Fernández Cue­vas.

Arre­pen­ti­das del pier­cing

¿Más? Se pue­den for­mar bol­si­tas de pus de­ba­jo de la piel, quis­tes o que­loi­des, pro­vo­car ga­lac­to­rrea (se­cre­ción es­pon­tá­nea de le­che), da­ños en los ner­vios, he­mo­rra­gia, quis­tes de san­gre, reac­cio­nes alérgicas, e in­clu­so el con­ta­gio de al­gu­na en­fer­me­dad co­mo la he­pa­ti­tis B y C. La úni­ca buena noticia es que un pier­cing ma­ma­rio no pro­vo­ca cán­cer de ma­ma, aun­que al­gu­nas mu­je­res han con­fun­di­do los sín­to­mas, al pre­sen­tar su pe­cho un en­du­re­ci­mien­to del te­ji­do cir­cu­lan­te pro­vo­ca­do por una reac­ción al me­tal.

Pa­ra tran­qui­li­dad de las arre­pen­ti­das, Mai­te Be­le­ña, coor­di­na­do­ra de lá­ser de la nue­va Clí­ni­ca Der­ma­to­ló­gi­ca In­ter­na­cio­nal, el pri­mer hos­pi­tal de la piel que se ha abier­to en Es­pa­ña, el agu­je­ro re­sul­tan­te pue­de ce­rrar­se tras qui­tar­se el pier­cing. «Rea­li­za­mos una pe­que­ña in­ci­sión de po­cos mi­lí­me­tros en el mis­mo y su­tu­ra­mos pos­te­rior­men­te la he­ri­da», ex­pli­ca. «Que­da­rá una mí­ni­ma ci­ca­triz que pue­de lle­gar a ser prác­ti­ca­men­te im­per­cep­ti­ble si uti­li­za­mos un lá­ser de CO frac­cio­na2 do que li­me esa ca­pa su­per­fi­cial de la piel don­de an­tes es­ta­ba el pier­cing y, la ca­li­dad de la piel se re­cu­pe­ra con un tra­ta­mien­to tó­pi­co que in­clu­ya áci­do re­ti­noi­co», aña­de.

En cuan­to a los ta­tua­jes, si se han rea­li­za­do man­te­nien­do las nor­mas exi­gi­das de sa­ni­dad e hi­gie­ne no es­tá con­tra­in­di­ca­do pa­ra la sa­lud, pe­ro no de­ja de ser una he­ri­da en la que se de­po­si­ta una tin­ta que tras­pa­sa la epi­der­mis, fi­ján­do­se en la der­mis. Y co­mo cual­quier he­ri­da pro­fun­da ne­ce­si­ta de una se­rie de cui­da­dos, y mu­cha hi­gie­ne en los días pos­te­rio­res. Se­gún el doc­tor Ig­na­cio Sán­chez Car-

pin­te­ro, tam­bién del equi­po de la Clí­ni­ca Der­ma­to­ló­gi­ca In­ter­na­cio­nal, se han des­cri­to in­fec­cio­nes de to­do ti­po. «Des­de bac­te­rias, co­mo el es­ta­fi­lo­co­co, has­ta ca­sos más gra­ves de trans­mi­sión del VIH, he­pa­ti­tis B y C. Tam­bién se pue­den ver ci­ca­tri­ces hi­per­tró­fi­cas o que­loi­des. Hay ca­sos de reac­ción a la tin­ta con for­ma­ción de gra­nu­lo­mas a cuer­po ex­tra­ño, ma­ni­fes­tán­do­se con una piel abul­ta­da e irre­gu­lar, y se pue­de ob­ser­var mi­gra­ción del pig­men­to a los gan­glios lin­fá­ti­cos más pró­xi­mos, di­fi­cul­tán­do­se en el fu­tu­ro la in­ter­pre­ta­ción de téc­ni­cas diag­nós­ti­cas». Es­te der­ma­tó­lo­go acon­se­ja rea­li­zar­se los ta­tua­jes de co­lor ne­gro por­que es el más fá­cil de eli­mi­nar con el lá­ser, en ca­so de arre­pen­ti­mien­to. «Un ta­tua­je mul­ti­co­lor pre­ci­sa de dis­tin­tos lá­se­res, y el nú­me­ro de se­sio­nes sue­le ser ele­va­do, en torno a 6-10 se­sio­nes » , avi­sa. Otra recomendación de los der­ma­tó­lo­gos es no rea­li­zar­lo en las zo­nas don­de la piel pre­sen­te al­gún ti­po de man­cha o lu­nar, por­que pue­de ser un fac­tor pa­ra el desa­rro­llo del cán­cer de piel, ya que en el ca­so de pre­sen­tar al­gu­na ano­ma­lía (cre­ci­mien­to, cam­bio de for­ma y co­lor), no po­drá ob­ser­var­se de­bi­do al tin­te que lo cu­bre. Ade­más la tin­ta se alo­ja en unas cé­lu­las lla­ma­das ma­cró­fa­gos cu­ya fun­ción es pre­ci­sa­men­te ab­sor­ber el ma­te­rial ex­tra­ño al or­ga­nis­mo. En los ca­sos en que el ta­tua­je no sea una ma­ni­fes­ta­ción de ar­te cor­po­ral, sino par­te de la re­cons­truc­ción del seno tras una mas­tec­to­mía, el con­se­jo es huir de los lu­ga­res en los que se si­guen uti­li­zan­do tin­tas no or­gá­ni­cas que con­tie­nen sus­tan­cias tó­xi­cas. «Pa­ra ocul­tar las ci­ca­tri­ces de ex­tir­pa­cio­nes o bien pa­ra “re­cu­pe­rar” la areo­la o pe­zón es im­pres­cin­di­ble rea­li­zar una mi­cro­pig­men­ta­ción no un ta­tua­je — ex­pli­ca Dia­na Mendoza, ta­tua­do­ra es­té­ti­ca pro­fe­sio­nal— y siem­pre con tin­tas ve­ge­ta­les an­ti alérgicas, que se reab­sor­ben en­tre dos y cua­tro años des­pués. La di­fe­ren­cia con un ta­tua­je es que en es­te ca­so al­can­za­mos la epi­der­mis, no la der­mis, pa­ra que el re­sul­ta­do no sea per­ma­nen­te. Las tin­tas den­tro de la piel, se oxi­dan, y el di­bu­jo se aca­ba con­vir­tien­do en una man­cha ver­do­sa», ase­gu­ra. Por ello es me­jor re­to­car­lo al cabo de 3 años, que de­jar la areo­la de un co­lor tan feo, aña­de.

ILUS­TRA­CIÓN: JU­LIÁN DE VE­LAS­CO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.