La fi­sio­te­ra­pia es co­sa de ARTISTAS

Evi­tar le­sio­nes y me­jo­rar el ren­di­mien­to de bai­la­ri­nes, ac­to­res o can­tan­tes... «Cuí­da­te Ar­tis­ta» es una clí­ni­ca con un equi­po de fi­sio­te­ra­peu­tas, psi­có­lo­gos y nu­tri­cio­nis­tas en­fo­ca­dos al mun­do de las artes es­cé­ni­cas

ABC - Salud - - Salud - JO­SE­FI­NA G. STEGMANN

Amaia Car­ni­cer lle­va 15 años de­di­ca­da a las artes es­cé­ni­cas. Tra­ba­jó con el equi­po de «Cats», «Mam­ma mia!», «Chica­go » , « Billy Elliot » , «Je­su­cris­to Su­pers­tar » , « El Rey León » , Ma­yu­ma­na, « El guar­daes­pal­das » , «Ave­nue Q»... No es ac­triz, can­tan­te ni bailarina. Es fi­sio­te­ra­peu­ta. Y gra­cias pre­ci­sa­men­te a su pa­so por tan­tos es­pec­tácu­los com­pren­dió que los artistas ne­ce­si­tan un cui­da­do es­pe­cial.

A su jui­cio, es­te no se re­du­ce a la ayu­da que pue­den pro­por­cio­nar fi­sio­te­ra­peu­tas es­pe­cia­li­za­dos, sino que tam­bién in­vo­lu­cra a nu­tri­cio­nis­tas, en­tre­na­do­res per­so­na­les, pro­fe­so­res de pilates, yo­ga y has­ta psi­có­lo­gos. A to­dos es­tos pro­fe­sio­na­les ha reuni­do Car­ni­cer en «Cuí­da­te Ar­tis­ta», su cen­tro es­pe­cia­li­za­do pa­ra per­so­nas de­di­ca­das a las artes es­cé­ni­cas. To­do el equi­po, for­ma­do por 14 per­so­nas, tie­ne un pa­sa­do (o pre­sen­te) ar­tís­ti­co: la en­tre­na­do­ra fue bailarina, el nu­tri­cio­nis­ta tam­bién, la psi­có­lo­ga es ac­triz y can­tan­te... « Ca­da uno, des­de su es­pe­cia­li­dad, en­tien­de la reali­dad per­so­nal y la­bo­ral de los artistas » , ex­pli­ca Car­ni­cer.

El pro­yec­to em­pe­zó ha­ce un año y me­dio en Ma­drid, pe­ro Car­ni­cer lle­va mu­chos años de ro­da­je. Cuan­do aca­bó la ca­rre­ra, no ha­bía es­pe­cia­li­dad en Me­di­ci­na del Ar­te. « En Es­ta­dos Uni­dos, en cam­bio, sí se tra­ta a los artistas de for­ma es­pe­cia­li­za­da » . Des­pués de to­car mu­chas puer­tas, ha­cer se­sio­nes de fi­sio­te­ra­pia a do­mi­ci­lio y tra­ba­jar en mu­chos es­pec­tácu­los, las pro­duc­to­ras em­pe­za­ron a ver que los fi­sio­te­ra­peu­tas eran tan ne­ce­sa­rios co­mo el co­reó­gra­fo, el guio­nis­ta o el di­rec­tor. « Aho­ra sí se invierte y por eso es­toy en el equi­po téc­ni­co de mu­chos es­pec­tácu­los » .

De­por­tis­tas de éli­te

Car­ni­cer ex­pli­ca que un ar­tis­ta es co­mo un de­por­tis­ta de éli­te, con ne­ce­si­da­des fí- si­cas y psi­co­ló­gi­cas de­ter­mi­na­das. «Tra­ba­jan con su cuer­po ya sea bai­lan­do, can­tan­to o in­ter­pre­tan­do y la exi­gen­cia es muy al­ta. Lo que ha­ce­mos es ha­blar­les de la im­por­tan­cia de la pre­ven­ción de le­sio­nes y de la me­jo­ra de su ren­di­mien­to. Pa­ra ello, no bas­ta con re­pe­tir es­ce­nas una y otra vez, es de­cir, Na­dal, pa­ra ser el me­jor te­nis­ta, no en­tre­na to­do los días de la mis­ma ma­ne­ra so­lo con la ra­que­ta; hay mu­chas más co­sas que ha­cer y esa es mi apues­ta con los artistas » , ex­pli­ca.

La fi­sio­te­ra­peu­ta ex­pli­ca su tra­ba­jo con la pre­pa­ra­ción que le dio al equi­po de «Los Mi­se­ra­bles » . « Las can­tan­tes te­nían una par­ti­tu­ra muy di­fí­cil y, por exi­gen­cias de ves­tua­rio, te­nían que usar un cor­sé muy apre­ta­do. Eso, ló­gi­ca­men­te, pa­ra un can­tan­te no es lo ideal, pe­ro es lo que re­quie­re el show... Es en­ton­ces cuan­do la fi­gu­ra del fi­sio­te­ra­peu­ta es im­por­tan­te. A ese ar­tis­ta no po­dré dar­le ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción, ha­brá que op­tar por otra co­sa » , ex­pli­ca Car­ni­cer.

«Los can­tan­tes tie­nen mu­cho tra­ba­jo en el cue­llo y la mus­cu­la­tu­ra del ha­bla; por eso, con téc­ni­cas ma­nua­les, el fi­sio­te­ra­peu­ta ayu­da a des­con­ges­tio­nar y evi­tar le­sio­nes a ni­vel lo­cal». A es­to se suman las le­sio­nes que se pue­den su­frir por el efec­to de la re­pe­ti­ción. «Si una per­so­na ha he­cho diez fun­cio­nes re­pi­tien­do siem­pre lo mis­mo, a lar­go pla­zo, pue­de des­en­ca­de­nar do­lo­res de es­pal­da, can­san­cio vocal... El fi­sio­te­ra­peu­ta le ayu­da­rá con es­ti­ra­mien­tos pa­ra for­ta­le­cer de­ter­mi­na­dos gru­pos mus­cu­la­res, et­cé­te­ra». Otro ejem­plo que ex­pli­ca el tra­ta-

En el «backs­ta­ge» del Rey León

La fi­sio­te­ra­peu­ta Amaia Car­ni­cer, de la clí­ni­ca «Cúi­da­te Ar­tis­ta». acu­de a ca­da en­sa­yo del mu­si­cal «El Rey León» pa­ra ayu­dar a los ac­to­res y bai­la­ri­nes

mien­to es­pe­cí­fi­co que ne­ce­si­tan los artistas es el del mu­si­cal «El Rey León»: «Es un es­pec­tácu­lo que lle­va años en el es­ce­na­rio y los bai­la­ri­nes tie­nen que en­tre­nar mu­cho pa­ra so­por­tar la so­bre­car­ga en el cuer­po. En esos ca­sos, les re­co­mien­do pilates, yo­ga o na­ta­ción».

Bai­lar y can­tar me­jor

Pe­ro el ob­je­ti­vo de «Cuí­da­te Ar­tis­ta» no es so­lo evi­tar le­sio­nes. Van más allá y pre­ten­den tam­bién me­jo­rar el desem­pe­ño de los artistas: que bai­len, in­ter­pre­ten o can­ten me­jor. Pa­ra eso, Car­ni­cer es­tá per­ma­nen­te­men­te pre­gun­tan­do a los artistas có­mo es su ru­ti­na, qué pue­den ha­cer pa­ra me­jo­rar­la, qué ejer­ci­cios les con­vie­nen más. Su ase­so­ra­mien­to no se li­mi­ta a ha­cer ma­sa­jes sino a co­no­cer a la per­so­na con la que es­tá tra­ba­jan­do.

Ade­más, ofre­ce cur­sos de for­ma­ción: «Los artistas tie­nen que es­tar for­ma­dos; por eso, tam­bién ofre­ce­mos cla­ses, cur­sos y ta­lle­res en los que ha­bla­mos del au­to­cui­da­do del ar­tis­ta, pe­ro tam­bién los en­fo­ca­mos a los pro­fe­so­res por­que cree­mos que son ellos los que pri­me­ro pue­den ayu­dar. Con los pro­fe­so­res de dan­za, por ejem­plo, ha­bla­mos de la téc­ni­ca, de có­mo in­flu­ye es­ta en los cuer­pos, de qué ha­cer o qué aten­ción pro­por­cio­nar­le al alumno si hay al­gu­na pa­to­lo­gía o pro­ble­ma con­cre­to...».

El equi­po no so­lo re­ci­be a los artistas en el lo­cal que tie­nen en Ma­drid, sino que se des­pla­za a al­gu­nos tea­tros en los que ob­ser­va los mo­vi­mien­tos es­ce­no­grá­fi­cos y va­lo­ra los ries­gos. « Em­pe­za­mos a tra­ba­jar des­de la ob­ser­va­ción, pe­ro nun­ca al­te­ra­mos los mo­vi­mien­tos o la co­reo­gra­fía. Si un bai­la­rín de fla­men­co, por ejem­plo, me dice que tie­ne do­lor lo que ha­ce­mos es re­pe­tir el ges­to pa­ra ob­ser­var­lo, eva­luar­lo y evi­tar que le due­la. To­do se en­fo­ca siem­pre a la me­jo­ra».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.