ESCOTE con de VÉR­TI­GO

ABC - Salud - - Salud - TE­RE­SA DE LA CIERVA

Los pe­chos du­ros co­mo pie­dras al tac­to, los que se man­te­nían im­per­té­rri­tos an­te los mo­vi­mien­tos de su por­ta­do­ra y los que que­da­ban er­gui­dos cuan­do se tum­ba­ban al sol, ya son his­to­ria. Los ci­ru­ja­nos plás­ti­cos aho­ra bus­can es­co­tes más na­tu­ra­les con un bam­bo­leo na­tu­ral y un ca­na­li­llo tan tran­si­ta­ble co­mo el Ca­nal de Suez. El se­cre­to es­tá en de­jar más es­pa­cio pa­ra el mo­vi­mien­to en las pró­te­sis ma­ma­rias y com­ple­tar la ci­ru­gía con un ex­tra de gra­sa en la zo­na in­ter­ma­ma­ria. Así lo­gran bus­tos de en­sue­ño

El ci­ru­jano plás­ti­co Ju­lio Mi­llán cuen­ta que ca­si to­das las mu­je­res que acu­den a la con­sul­ta ma­ni­fies­tan lo mis­mo: «Quie­ro au­men­tar el ta­ma­ño de mi pe­cho, pe­ro tam­po­co quie­ro que se no­te de­ma­sia­do». Pe­ro lo que quie­ren en reali­dad es que no se no­te que es de si­li­co­na, que pa­rez­ca y sea na­tu­ral en ima­gen, mo­vi­mien­tos y al tac­to y con­tac­to. «Pa­ra con­se­guir­lo es muy im­por­tan­te la co­rrec­ta po­si­ción de los im­plan­tes en el tó­rax y la mo­vi­li­dad y sen­sa­ción al tac­to de los mis­mos», in­di­ca es­te ci­ru­jano.

«En la ma­ma ‘ideal’ y ar­mó­ni­ca el com­ple­jo areo­la- pe­zón de­be ocu­par una po­si­ción cen­tra­da, de ma­ne­ra que en la vi­sión fron­tal sea el pun­to ha­cia el cual flu­yan to­das las lí­neas y con­tor­nos ma­ma­rios. Si tra­za­mos una lí­nea trans­ver­sa que cru­ce la ma­ma por el pe­zón, ob­ten­dre­mos dos he­mis­fe­rios ma­ma­rios, de ma­ne­ra que ve­re­mos co­mo 2/3 del vo­lu­men ma­ma­rio que­dan por de­ba­jo de esa lí­nea y so­lo 1/3 de di­cho vo­lu­men por en­ci­ma » , ex­pli­ca. «Y el im­plan­te bien co­lo­ca­do de­be in­tro­du­cir­se en un es­pa­cio am­plio, co­rrec­ta­men­te abra­do por el ci­ru­jano, que no com­pri­ma sus con­tor­nos, de ma­ne­ra que la ma­yor par­te del im­plan­te pue­da ocu­par esos 2/3, que de- ben que­dar por de­ba­jo del com­ple­jo areo­la­pe­zón pa­ra que és­te que­de cen­tra­do y ten­ga un mo­vi­mien­to na­tu­ral», aña­de. El doc­tor Mi­llán ha­ce hin­ca­pié tam­bién en los cui­da­dos post­ope­ra­to­rios. «La pa­cien­te ten­drá que em­pe­zar a rea­li­zar in­me­dia­ta­men­te des­pués de la in­ter­ven­ción una se­rie de mo­vi­mien­tos que les en­se­ña­re­mos, pa­ra man­te­ner ese bol­si­llo que he­mos crea­do pa­ra do­tar al im­plan­te de es­pa­cio, y pa­ra lograr así que el pe­cho per­ma­nez­ca siem­pre blan­do y com­ple­ta­men­te na­tu­ral al tac­to y a la vis­ta». El doc­tor Ramón Vi­la-Ro­vi­ra tam­bién le otor­ga mu­cha im­por­tan­cia a las pro­por­cio­nes, la si­me­tría, el vo­lu­men y el mo­vi­mien­to. «Pa­ra que las nue­vas ma­mas guar­den pro­por­ción en­tre sí y con el cuer­po, se tie­ne que po­der tra­zar un trián­gu­lo equi­lá­te­ro ima­gi­na­rio en­tre ellas y el cue­llo de la pa­cien­te». En lo re­la­ti­vo a la mo­vi­li­dad, el doc­tor Vi­la-Ro­vi­ra es­tu­dia el bam­bo­leo del pe­cho con una grá­fi­ca si­mi­lar a la de un elec­tro­car­dio­gra­ma y es­ta­ble­ce un ran­go del 0 a 4 se­gún el cual, 0 se­ría la au­sen­cia de mo­vi­mien­to (por au­sen­cia de pe­cho, por ejem­plo) y 4 se­ría un mo­vi­mien­to ex­ce­si­vo (por fla­ci­dez). De acuer­do a es­te ran­go, a un pe­cho bo­ni­to, ar­mo­nio­so y atrac­ti­vo, se le otor­ga­ría un mo­vi­mien­to de 3. Pe­ro hay pro­ble­mas que no se pue­den

re­sol­ver, por ex­ce­len­te que sea la co­lo­ca­ción de las pró­te­sis, co­mo son las ma­mas muy se­pa­ra­das o asi­mé­tri­cas en la par­te más cen­tral. « Es­to de­pen­de de su anato­mía, de la an­chu­ra del es­ter­nón, de que ten­ga cos­ti­llas más pro­mi­nen­tes en un la­do que en otro et­cé­te­ra», se­ña­la el doc­tor José Ma­ría Se­rra Re­nom. «Y con las téc­ni­cas clá­si­cas de au­men­to o re­duc­ción nos veía­mos li­mi­ta­dos pa­ra co­rre­gir es­tos fac­to­res ya que la anato­mía no siem­pre se pue­de o se de­be mo­di­fi­car pa­ra evi­tar com­pli­ca­cio­nes (co­mo la sin­mas­tia)».

Una mi­ni­li­po­suc­ción

¿Su pro­pues­ta? Apro­ve­char la in­ter­ven­ción pa­ra in­fil­trar­les su pro­pia gra­sa en la zo­na del «ca­na­li­llo», y así man­te­ner una tex­tu­ra na­tu­ral del pe­cho y re­du­cir la dis­tan­cia en­tre los mis­mos. Es­ta téc­ni­ca, pre­sen­ta­da por es­te doc­tor jun­to con su hi­jo José Ma­ría Se­rra Mes­tre, es tan sen­ci­lla co­mo ex­traer con una mi­ni li­po­suc­ción un po­co de gra­sa de al­gu­na zo­na dón­de le so­bre, y des­pués in­fil­trar­la en­tre los se­nos. «Es­to per­mi­te una per­fec­ta si­me­tría no so­lo en ca­sos de au­men­to sino en ca­sos de re­cons­truc­ción o en ma­mas tu­be­ro­sas», ex­pli­can es­tos es­pe­cia­lis­tas. ¿Qué su­ce­de si la pa­cien­te es muy del­ga­da? «To­ma­mos la gra­sa de la ca­ra in­ter­na de las ro­di­llas o las pier­nas. Y no que­da nin­gu­na mar­ca por­que ha­ce­mos el ori­fi­cio con una agu­ja y uti­li­za­mos una cá­nu­la co­nec­ta­da a una je­rin­ga con el que ha­ce­mos el va­cío».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.