«Hay pa­cien­tes que se ob­se­sio­nan con la en­fer­me­dad»

La mo­de­lo se de­fi­ne co­mo una mu­jer con co­ra­zón la­tino y men­te cas­te­lla­na. Iba­rra ase­gu­ra que en la vi­da no tie­ne sen­ti­do com­pe­tir sino ins­pi­rar

ABC - Salud - - SALUD - CAR­MEN ANIORTE

Sandra Iba­rra ca­bal­ga a lo­mo de su ca­ba­llo Hér­cu­les y ob­ser­va la vi­da con op­ti­mis­mo. Ella su­peró el cán­cer en dos oca­sio­nes, la pri­me­ra ha­ce 23 años. Atrás que­da­ron sus sue­ños de mo­de­lo y de co­mu­ni­ca­do­ra. Aho­ra es­tá par­ti­cu­lar­men­te in­vo­lu­cra­da en la lu­cha con­tra el cán­cer de ma­ma y to­dos sus es­fuer­zos los vuel­ca en ayu­dar a los de­más. «So­bre la en­fer­me­dad hay pa­cien­tes que se ob­se­sio­nan. Si es­tás cu­ra­do, lo im­por­tan­te es vi­vir y dar gra­cias por el pri­vi­le­gio de es­tar vi­vos». Iba­rra ase­gu­ra que «la­men­ta­ble­men­te cuan­do se ha­bla de es­ta en­fer­me­dad se ha­ce por el nú­me­ro de fa­lle­ci­dos y no de to­dos aque­llos, que ca­da vez son más, los que la su­pe­ran». To­do lo que di­ce no se que­da en pa­la­bras va­nas, ya que es­tá al fren­te de la Fun­da­ción Sandra Iba­rra en la que jun­to a sus co­la­bo­ra­do­res ha­ce una la­bor in­creí­ble dan­do apo­yo y, lo que es más im­por­tan­te, re­par­tien­do es­pe­ran­za. Tam­bién lo ha­ce a tra­ves de «Dia­rio de vi­da», una ini­cia­ti­va sur­gi­da a raíz del li­bro de Juan Ramón Lu­cas, su com­pa­ñe­ro de vi­da. «El li­bro es­tá pro­ta­go­ni­za­do por 27 ca­sos reales de su­per­vi­ven­cia. Nues­tro ob­je­ti­vo es en­con­trar a to­dos los hé­roes y he­roí­nas anó­ni­mos, con­vir­tién­do­les en ins­pi­ra­do­res pa­ra otras per­so­nas que se en­cuen­tran en su mis­ma si­tua­ción». Cuan­do fue diag­nos­ti­ca­da por pri­me­ra vez (1995) de leu­ce­mia lin­fo­blás­ti­ca agu­da, Sandra no si­guió nin­gu­na die­ta es­pe­cial. «Ha­ce 23 años se sa­bía muy po­co de die­tas pa­ra so­bre­lle­var la en­fer­me­dad. Fui apren­dien­do so­bre la mar­cha. Hay que ayu­dar más a la in­ves­ti­ga­ción e in­ver­tir en la sa­lud». Pa­ra ella una bue­na nu­tri­ción es prio­ri­ta­ria y por eso es bueno em­pe­zar bien el día con un desa­yuno sa­lu­da­ble. To­ma ba­ti­dos de fru­tas, té o ca­fé con le­che de ave­na ca­se­ra y ce­rea­les in­te­gra­les. «Las ver­du­ras las aliño con acei­te de oli­va vir­gen y vi­na­gre de man­za­na o li­món». En su die­ta no le di­ce un no ro­tun­do a la car­ne ro­ja. «No abu­so, pe­ro cuan­do la co­mo, me sa­be a gloria». Tam­bién se cui­da ha­cien­do ejer­ci­cio. «To­dos los días ca­mino y co­rro con Zen, mi pe­rro. Tam­bién ha­go ta­blas de ejer­ci­cios, ab­do­mi­na­les y pe­sas». ¿Mi vi­cio con­fe­sa­ble? «El cho­co­la­te pe­ro tie­ne que ser mí­ni­mo con 70 % de ca­cao» .

ABC

Pa­sear con Hér­cu­les es una de las pa­sio­nes de Sandra Iba­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.