ES­TA­DOS UNI­DOS EN EL ES­PA­ÑOL GLO­BAL

ABC (Sevilla) - - LA TERCERA - POR DA­RÍO VI­LLA­NUE­VA DA­RÍO VI­LLA­NUE­VA ES DI­REC­TOR DE LA REAL ACA­DE­MIA ES­PA­ÑO­LA Y PRE­SI­DEN­TE DE LA ASO­CIA­CIÓN DE ACA­DE­MIAS DE LA LEN­GUA ES­PA­ÑO­LA

«El es­pa­ñol es­tá afian­zan­do su po­si­ción co­mo un idio­ma en con­di­cio­nes de ser­vir sin li­mi­ta­ción al­gu­na a la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na en con­vi­ven­cia bi­lin­güe con el in­glés. Y ello es mé­ri­to de los mi­llo­nes de mu­je­res y de hom­bres, ni­ños, jó­ve­nes y ma­yo­res, que ha­cen de una len­gua uni­ver­sal co­mo es la nues­tra la he­rra­mien­ta de sus tra­ba­jos y de sus días»

EL pró­xi­mo año 2019 se con­me­mo­ra­rá el quin­to cen­te­na­rio del co­mien­zo de la ex­pe­di­ción ca­pi­ta­nea­da por Fer­nan­do de Ma­ga­lla­nes y con­clui­da tres años más tar­de con la lle­ga­da a San­lú­car de Ba­rra­me­da de la nao Vic­to­ria al man­do de Juan Sebastián El­cano. Se com­ple­ta­ba así la pri­me­ra cir­cun­na­ve­ga­ción del glo­bo te­rrá­queo, el atis­bo ini­cial de lo que hoy se ha da­do en lla­mar, pre­ci­sa­men­te, glo­ba­li­za­ción. Se tra­ta de la ca­rac­te­rís­ti­ca más de­ter­mi­nan­te de nues­tra épo­ca, y de una ci­vi­li­za­ción de­ci­si­va­men­te mar­ca­da por los avan­ces tec­no­ló­gi­cos de la so­cie­dad de la co­mu­ni­ca­ción.

Qui­sie­ra men­cio­nar un ejem­plo prác­ti­co de es­ta glo­ba­li­za­ción que afec­ta a nues­tra len­gua co­mún. Has­ta aho­ra, y des­de 1780, el Diccionario de la len­gua es­pa­ño­la ha si­do un li­bro que en 2002 se di­gi­ta­li­zó. En lo que va de año la me­dia men­sual de con­sul­tas se ci­fra en se­sen­ta mi­llo­nes, y en 2017 fue­ron 750 mi­llo­nes las que se hi­cie­ron des­de dos­cien­tos paí­ses del mun­do, no so­lo des­de dis­po­si­ti­vos fi­jos co­mo las compu­tado­ras, sino tam­bién des­de ta­ble­tas o te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes. Nun­ca, en su his­to­ria plu­ri­se­cu­lar, es­ta obra ha po­di­do ejer­cer tan­ta in­fluen­cia so­bre los his­pa­noha­blan­tes co­mo aho­ra lo ha­ce.

The Eth­no­lo­gue: Lan­gua­ges of the World es una pu­bli­ca­ción ela­bo­ra­da por un ins­ti­tu­to de­di­ca­do a do­cu­men­tar es­ta­dís­ti­ca­men­te la reali­dad de unas 6.900 len­guas de to­do el mun­do. Se­gún es­ta re­fe­ren­cia, el es­pa­ñol es la se­gun­da len­gua del mun­do por número de ha­blan­tes na­ti­vos, 477 mi­llo­nes, so­lo por de­trás del chino man­da­rín, lo que re­pre­sen­ta un 7,8% de la po­bla­ción mun­dial. Ocu­pa el mis­mo lu­gar en cuan­to al número de sus es­tu­dian­tes no na­ti­vos, más de vein­te mi­llo­nes, im­por­tan­te ru­bro en el que hay que des­ta­car el cre­cien­te in­te­rés por el es­pa­ñol en Asia y el Áfri­ca sub­saha­ria­na: en Cos­ta de Mar­fil, por ca­so, hay ya 568.561 es­tu­dian­tes de nues­tra len­gua y 2.319 pro­fe­so­res, so­lo en me­dia y se­cun­da­ria. El es­pa­ñol es la ter­ce­ra len­gua en in­ter­net, la se­gun­da en Facebook y Twi­ter. Y se­gún las pre­vi­sio­nes de la In­sead Bu­si­ness School, en 2030 se con­ver­ti­rá en la se­gun­da de in­ter­cam­bio co­mer­cial tras el chino. En ci­fras to­ta­les, so­mos 572 mi­llo­nes las per­so­nas que hoy la uti­li­za­mos, y las pre­vi­sio­nes pa­ra 2050 se si­túan en los 750 mi­llo­nes.

Ade­más de la ro­bus­tez de­mo­grá­fi­ca de Mé­xi­co, con sus 124 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, los aca­dé­mi­cos y so­cio­lin­güis­tas es­ta­mos fas­ci­na­dos, y a la vez ex­pec­tan­tes, acer­ca de la si­tua­ción ac­tual del es­pa­ñol en los Es­ta­dos Uni­dos, y su pre­vi­si­ble evo­lu­ción.

Hay, a es­te res­pec­to, opi­nio­nes di­ver­sas, a ve­ces en­con­tra­das. Fren­te a los que pro­cla­man la en­de­blez de los ar­gu­men­tos es­ta­dís­ti­cos, so­cia­les, po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les es­gri­mi­dos, yo me si­túo en el gru­po de los que cree­mos en la fir­me­za del por­ve­nir his­pano de es­te gran país. Hoy, ca­si el 18% de la po­bla­ción en los Es­ta­dos Uni­dos es his­pa­na.

Allí más de 40 mi­llo­nes de per­so­nas ha­blan es­pa­ñol con pleno do­mi­nio, y otros 15 po­seen una com­pe­ten­cia más o me­nos am­plia. Re­pá­re­se que la ter­ce­ra len­gua, el chino, es ha­bla­do tan so­lo por unos tres mi­llo­nes. Se­gún un es­tu­dio del Pew Re­search Cen­ter, nues­tro idio­ma es el más uti­li­za­do en los ho­ga­res es­ta­dou­ni­den­ses tan­to en la co­mu­ni­dad his­pa­na co­mo en las de­más, so­lo su­pe­ra­do por el in­glés. Por otra par­te, el es­pa­ñol es el más es­tu­dia­do, con ocho mi­llo­nes de alum­nos, la mi­tad preuni­ver­si­ta­rios.

Otros da­tos en­cie­rran no me­nor in­te­rés. La Ofi­ci­na del Cen­so cer­ti­fi­ca­ba en 2016 que la edad me­dia de nues­tra co­mu­ni­dad era la más jo­ven, en torno a los 28 años, muy por de­ba­jo de la si­guien­te, la afro­ame­ri­ca­na, con 34. Y el Ob­ser­va­to­rio de la len­gua es­pa­ño­la y las cul­tu­ras his­pá­ni­cas en los Es­ta­dos Uni­dos del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes y la Uni­ver­si­dad de Har­vard afir­ma que el 76% de los his­pa­nos do­mi­na el es­pa­ñol o es bi­lin­güe. Pe­ro in­clu­so me pa­re­ce más re­le­van­te que aho­ra –y no siem­pre fue así– el 95% de es­ta po­bla­ción con­si­de­re muy im­por­tan­te que los jó­ve­nes, his­pa­nos o no, ha­blen es­pa­ñol.

La pro­pia Ofi­ci­na del Cen­so es­pe­ra que el cre­ci­mien­to de nues­tra co­mu­ni­dad con­ti­núe a un ritmo es­ta­ble. En el úl­ti­mo año, uno de ca­da dos na­ci­mien­tos ha si­do his­pano. En 2050 se cal­cu­la que la po­bla­ción de los Es­ta­dos Uni­dos se­rá de 398 mi­llo­nes de per­so­nas, de la cua­les 106 se­rían his­pa­nas.

Y no me­nor im­por­tan­cia tie­ne el pe­so po­lí­ti­co que es­ta co­mu­ni­dad va co­bran­do sin pa­rar. En las úl­ti­mas elec­cio­nes de 2016 hu­bo 27,3 mi­llo­nes de his­pa­nos con de­re­cho a vo­to, un au­men­to de un 70% si se com­pa­ra con los da­tos de 2000. Ello quie­re de­cir que el 11% del vo­to na­cio­nal fue his­pano, mien­tras que, por ejem­plo, en 2004 ha­bía si­do so­lo un 4%, tal y co­mo apun­ta un re­cien­te in­for­me so­bre el es­pa­ñol en la po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos ela­bo­ra­do por The Spa­nish Coun­cil.

Mu­cho se ha avan­za­do, sin du­da, en la pre­sen­cia de nues­tra len­gua en la vi­da po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na des­de las elec­cio­nes de 1960, las pri­me­ras en las que en­tró el es­pa­ñol de la mano de Jac­kie Ken­nedy, que pi­dió el vo­to en nues­tra len­gua pa­ra su ma­ri­do. Bien es cier­to que en es­te mo­men­to pa­re­cen so­plar vien­tos po­co fa­vo­ra­bles, pe­ro la so­li­dez de las ci­fras elec­to­ra­les y el cre­cien­te em­po­de­ra­mien­to de la co­mu­ni­dad his­pa­na ins­pi­ran con­fian­za, así co­mo la con­si­de­ra­ción muy ge­ne­ra­li­za­da de que el es­pa­ñol es una len­gua uni­ver­sal, que trans­mi­te ade­más valores fir­mes y cre­cien­tes en los pla­nos eco­nó­mi­co, so­cial, pe­rio­dís­ti­co y co­mu­ni­ca­ti­vo, po­lí­ti­co, cul­tu­ral, de­por­ti­vo o cien­tí­fi­co. Ca­na­les de te­le­vi­sión co­mo Uni­vi­sión, Es­tre­lla TV o Te­le­mun­do ya com­pi­ten en au­dien­cia con las gran­des ca­de­nas del país, y se pu­bli­can pe­rió­di­cos en es­pa­ñol en Ca­li­for­nia, Flo­ri­da, Illi­nois, Nue­va York o Te­xas.

Los lin­güis­tas diferencian en­tre dos si­tua­cio­nes dis­tin­tas en lo que al con­tac­to en­tre len­guas se re­fie­re: el bi­lin­güis­mo y la di­glo­sia. De­trás del dis­tin­go es­tán las re­la­cio­nes de po­der. Una co­sa es la con­vi­ven­cia de dos len­guas en un plano de ra­zo­na­ble equi­dad y otra cuan­do la len­gua A, así de­no­mi­na­da por los ex­per­tos, re­pre­sen­ta la ri­que­za, el po­der y el pres­ti­gio so­cial, mien­tras que la len­gua B apa­re­ce su­bor­di­na­da co­mo per­te­ne­cien­te a quie­nes tam­bién lo es­tán en una de­ter­mi­na­da so­cie­dad.

Ten­go pa­ra mí que, apar­te de los da­tos es­ta­dís­ti­cos, y al mar­gen in­clu­so de un cier­to en­ra­re­ci­mien­to del clima po­lí­ti­co des­de ha­ce al­go más de un año, el es­pa­ñol es­tá afian­zan­do su po­si­ción co­mo un idio­ma en con­di­cio­nes de ser­vir sin li­mi­ta­ción al­gu­na a la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na en con­vi­ven­cia bi­lin­güe con el in­glés. Y ello no es mé­ri­to de nin­gu­na Aca­de­mia, sino de los mi­llo­nes de mu­je­res y de hom­bres, ni­ños, jó­ve­nes y ma­yo­res, que ha­cen de una len­gua uni­ver­sal co­mo es la nues­tra la he­rra­mien­ta de sus tra­ba­jos y de sus días, pe­ro tam­bién el em­ble­ma de su per­te­nen­cia a una co­mu­ni­dad ex­ten­di­da por cua­tro con­ti­nen­tes, acri­so­la­da por una His­to­ria com­ple­ja, due­ña de una cul­tu­ra po­de­ro­sa y di­ver­sa, y abier­ta a un fu­tu­ro pro­me­te­dor.

NIE­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.