PA­LA­BRAS ME­NO­RES

En­cau­sar a Puig­de­mont por mal­ver­sa­ción se­ría un so­fis­ma. Co­mo juz­gar a la Ma­na­da por ro­bar­le el móvil a su víc­ti­ma

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - IG­NA­CIO CA­MA­CHO

DISIMULA mal es­te Go­bierno. Se ha no­ta­do a la le­gua que a su pre­si­den­te y la por­ta­voz el fa­llo ale­mán so­bre Puig­de­mont les ha ve­ni­do co­mo ani­llo al de­do. En el peor de los ca­sos va a evi­tar que el pró­fu­go es­té en oto­ño sen­ta­do en el ban­qui­llo del Su­pre­mo; en el me­jor –pa­ra ellos–, di­fi­cul­ta­rá una even­tual con­de­na por re­be­lión pa­ra los de­más acu­sa­dos del pro­ce­so y alla­na­rá al Ga­bi­ne­te el ca­mino de su pre­ten­di­do «des­hie­lo». Qui­zá pron­to, a tra­vés de la Fis­ca­lía, ten­dre­mos se­ña­les so­bre el criterio con que es­te Ga­bi­ne­te en­fo­ca el jui­cio a los in­su­rrec­tos; de mo­men­to a Sán­chez se le ha es­ca­pa­do una va­lo­ra­ción que da a en­ten­der que la de­ci­sión del tri­bu­nal teu­tón lo deja sa­tis­fe­cho. Tie­ne res­pi­ro; por aho­ra elu­de el com­pro­mi­so de ges­tio­nar la pa­pe­le­ta po­lí­ti­ca que su­pon­dría la es­tan­cia del ex­pre­si­den­te pre­so. Su es­tra­te­gia so­bre el con­flic­to ca­ta­lán es bas­tan­te con­fu­sa pe­ro pa­re­ce ob­vio que otor­ga prio­ri­dad a ga­nar tiem­po.

En­tre los ju­ris­tas exis­te de­ba­te so­bre el en­fo­que con que el juez Lla­re­na di­ri­ge el su­ma­rio. El de­li­to de re­be­lión, in­clu­so el de se­di­ción, pue­den te­ner mal en­ca­je con los hechos juz­ga­dos al exi­gir el Có­di­go una ac­ción vio­len­ta di­fí­cil de de­mos­trar en tér­mi­nos cla­ros. He ahí una ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va que de­be­rían pro­po­ner el PP o Ciu­da­da­nos: la re­for­ma pe­nal que con­tem­ple la se­ce­sión uni­la­te­ral, la al­ta trai­ción y la coer­ción a ór­ga­nos cons­ti­tu­cio­na­les con un ti­po pu­ni­ble con­tun­den­te e in­du­bi­ta­do. (El re­fe­rén­dum ile­gal fue, por cier­to, ti­pi­fi­ca­do por Az­nar con pe­na de cin­co años pe­ro Za­pa­te­ro de­ro­gó el pre­cep­to y Ra­joy, con ma­yo­ría ab­so­lu­ta, no se acor­dó de res­tau­rar­lo). No es de eso, en to­do ca­so, de lo que tra­ta la pe­ti­ción de en­tre­ga for­mu­la­da a Ale­ma­nia por el ma­gis­tra­do; tra­ta del prin­ci­pio de ju­ris­dic­ción, que la Cor­te de Schles­wig-Hols­tein ha des­aten­di­do al pro­nun­ciar­se so­bre el fon­do de un asun­to que no le co­rres­pon­de re­sol­ver ni le ha­bía si­do con­sul­ta­do. Pe­ro qui­zá to­do es­to sea una dis­cu­sión de­ma­sia­do pro­li­ja pa­ra un go­ber­nan­te acos­tum­bra­do a re­du­cir sus pro­nun­cia­mien­tos a sin­tag­mas pu­bli­ci­ta­rios.

Cuan­do se ha pro­du­ci­do un golpe con­tra la uni­dad del Es­ta­do y la con­vi­ven­cia na­cio­nal, el pri­mer mi­nis­tro no pue­de su­ge­rir que da lo mis­mo en­jui­ciar a sus au­to­res por un mí­ni­mo de­li­to. Eso es lo que ha he­cho Sán­chez en su afán de re­ba­jar la ten­sión con el na­cio­na­lis­mo. Si Es­pa­ña no pue­de de­fen­der­se de un ata­que a su in­te­gri­dad co­lec­ti­va con su­fi­cien­te so­por­te ju­rí­di­co, sim­ple­men­te es­tá iner­me an­te sus enemi­gos. No son pa­la­bras me­no­res; lo de oc­tu­bre fue, en tér­mi­nos se­mán­ti­cos, una re­be­lión co­mo un cas­ti­llo. Y se­ría muy mal con­sue­lo cas­ti­gar a los gol­pis­tas por des­via­ción de fondos, co­mo a cual­quier con­ce­jal pue­ble­rino.

Con­for­mar­se con en­cau­sar a Puig­de­mont por una vul­gar mal­ver­sa­ción equi­va­le a acep­tar un ses­ga­do so­fis­ma. Más o me­nos, co­mo si a la Ma­na­da la juz­ga­sen só­lo por ro­bar­le el te­lé­fono a su víc­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.