LA MANO QUE MUE­VE LA CU­NA DE SÁN­CHEZ

So­ros de­fien­de que «la UE tie­ne que acep­tar al me­nos un mi­llón de de­man­dan­tes de asi­lo al año en el fu­tu­ro pre­vi­si­ble»

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - RA­MÓN PÉREZ-MAURA

ÚL­TI­MA­MEN­TE ha vi­si­ta­do el Pa­la­cio de La Mon­cloa uno de los per­so­na­jes más in­quie­tan­tes de Oc­ci­den­te, Geor­ge So­ros. Él ha si­do una de las pri­me­ras per­so­na­li­da­des in­ter­na­cio­na­les que ha re­ci­bi­do el pre­si­den­te del Go­bierno tras su asal­to al po­der. So­ros es un es­pe­cu­la­dor mul­ti­mi­llo­na­rio que obtiene le­gi­ti­mi­dad me­diá­ti­ca pa­ra me­ter­se en po­lí­ti­ca, a di­fe­ren­cia de otros mi­llo­na­rios co­mo Do­nald Trump al que na­die le re­co­no­ce el de­re­cho a na­da. La di­fe­ren­cia en­tre am­bos ra­di­ca en que uno, Trump, ac­túa de fren­te, ca­si co­mo una api­so­na­do­ra, gri­tan­do a los cua­tro vien­tos su pro­gra­ma de Go­bierno y, lo más in­creí­ble, cum­plién­do­lo con el res­pal­do del elec­to­ra­do. En cam­bio So­ros nun­ca se ha pre­sen­ta­do a una elec­ción. Él de­di­ca el di­ne­ro que ha ga­na­do con la pu­ri­ti­ta es­pe­cu­la­ción a in­ten­tar pro­mo­ver sus ideas po­lí­ti­cas. De cuan­do en vez da una en­tre­vis­ta o es­cri­be un ar­tícu­lo en el que te cuen­ta a qué es­tá dedicando los cien­tos de mi­llo­nes que mue­ve por me­dio de fun­da­cio­nes, pe­ro él nun­ca con­cu­rre a una ci­ta elec­to­ral. Pre­fie­re po­ner otros peo­nes so­bre el ta­ble­ro. El me­jor ejem­plo es su Hun­gría na­tal, don­de lle­va años ha­cien­do opo­si­ción al pri­mer mi­nis­tro, Vik­tor Or­ban, y apo­yan­do al Par­ti­do So­cia­lis­ta con el re­sul­ta­do de que el par­ti­do de Or­ban ca­da vez sa­ca más vo­tos y los so­cia­lis­tas me­nos. Pe­ro tan­tos me­nos que ya no son ni el se­gun­do par­ti­do del Par­la­men­to. Ese pues­to se lo ha arre­ba­ta­do la ul­tra­de­re­cha de Job­bik. La de­mo­cra­cia es un po­co más com­pli­ca­da que la es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra.

Geor­ge So­ros dis­tri­bu­ye una co­lum­na por me­dio de «Pro­ject Syn­di­ca­te», una agen­cia de ar­tícu­los de opi­nión. Ahí pre­sen­tó una tri­bu­na el 26 de sep­tiem­bre de 2015 ti­tu­la­da «Re­cons­tru­yen­do el sis­te­ma de asi­lo». En ella afir­ma­ba: «La Unión Eu­ro­pea tie­ne que acep­tar al me­nos un mi­llón de de­man­dan­tes de asi­lo al año en el fu­tu­ro pre­vi­si­ble».

Lo de acep­tar un mi­llón de de­man­dan­tes de asi­lo, ya es una ter­gi­ver­sa­ción del len­gua­je. Por­que en sus orí­ge­nes, el tér­mino asi­lo se re­fe­ría a «un lu­gar pri­vi­le­gia­do de re­fu­gio pa­ra los per­se­gui­dos» se­gún el DRAE. Con el tiem­po se ha am­plia­do a la in­mi­gra­ción mo­ti­va­da por las ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas. Que es mul­ti­tu­di­na­ria, muy su­pe­rior a los que bus­can asi­lo po­lí­ti­co. Pe­ro es re­ve­la­dor que gen­tes co­mo So­ros y Sán­chez pre­fie­ren mez­clar en lu­gar de di­fe­ren­ciar.

Pro­mo­vien­do la aper­tu­ra de nues­tras fron­te­ras a mi­llo­nes de in­mi­gran­tes So­ros con­si­gue que Eu­ro­pa va­ya per­dien­do sus raí­ces cul­tu­ra­les. Y en esa es­tra­te­gia, Pe­dro Sán­chez le ha fa­ci­li­ta­do el ma­yor efec­to lla­ma­da de los úl­ti­mos tiem­pos. Los in­mi­gran­tes que lle­van años in­ten­tan­do lle­gar a Eu­ro­pa sa­ben aho­ra que en Es­pa­ña hay un Go­bierno que fa­ci­li­ta el ac­ce­so. Y el efec­to lla­ma­da que se ge­ne­ra así tam­bién tie­ne una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad en el número de muer­tos que se pro­du­cen en el Me­di­te­rrá­neo. Días atrás veía a un directivo de una ONG que de­nun­cia­ba en te­le­vi­sión que aun­que ha­bía con­se­gui­do res­ca­tar de una zo­diac a 60 per­so­nas, otras 340 que ha­bían pe­re­ci­do. Lo que na­die le pre­gun­ta­ba era si no se da­ba cuen­ta que al de­cir a los que sa­len de Li­bia que hay unos bar­cos a po­cas mi­llas es­pe­ran­do a re­co­ger­los pa­ra lle­var­los a Es­pa­ña, es­tán con­tri­bu­yen­do a la muer­te de cien­tos de per­so­nas que, por una u otra ra­zón, no po­drán ser re­co­gi­dos. Por­que las ma­fias del trá­fi­co de in­di­gen­tes, esas que les dan un ce­lu­lar con el número de te­lé­fono de la ONG que tie­ne un bar­co en las in­me­dia­cio­nes, co­bran a to­dos los que suben a las lan­chas. Y cuan­tos más bar­cos de res­ca­te ha­ya, más in­mi­gran­tes in­ten­ta­rán cru­zar. Y más muer­tos pro­vo­ca­rán esos su­pues­tos hé­roes del bue­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.