GA­NAS DE MO­LES­TAR

Un abu­so per­se­guir la exi­to­sa edu­ca­ción con­cer­ta­da por fi­ja­ción ideo­ló­gi­ca

ABC (Sevilla) - - OPINIÓN - LUIS VENTOSO

LA his­to­ria de mi familia es la de tan­tas otras. Cuan­do mi pa­dre con su es­fuer­zo ga­nó di­ne­ro par­tién­do­se la ca­ra con las olas del Gran Sol, lo pri­me­ro que hi­zo fue en­viar a sus mo­co­sos de par­vu­la­rio al me­jor co­le­gio de la ciu­dad. Él era más bien ag­nós­ti­co, ti­ra­ba a so­cia­lis­ta y de­tes­ta­ba el na­cio­na­lis­mo. Pe­ro des­de lue­go no mi­ra­ba el mun­do con ore­je­ras. Te­nía la ca­be­za abier­ta y sim­ple­men­te que­ría que re­ci­bié­se­mos la me­jor edu­ca­ción po­si­ble. De mu­tuo acuer­do con nues­tra madre, se ase­so­ró, y cuan­do les di­je­ron que un centro ca­tó­li­co era el más pres­ti­gio­so de La Co­ru­ña, allá nos man­da­ron. Mis pa­dres ac­tua­ron exac­ta­men­te igual que ha­cen mu­chas fa­mi­lias mu­sul­ma­nas en la In­gla­te­rra ac­tual: bus­can que sus vás­ta­gos ten­gan éxi­to en la vi­da y por ello los en­vían a es­cue­las ca­tó­li­cas. Sa­ben que esos co­le­gios des­cue­llan por sus éxi­tos aca­dé­mi­cos y por los valores cí­vi­cos que in­cul­can. En el Reino Uni­do tie­nen fa­ma de for­mar a se­res hu­ma­nos que lue­go, de adul­tos, lo­gran tran­si­tar por el ca­rril más so­lea­do de la vi­da.

En Es­pa­ña ca­si dos mi­llo­nes de alum­nos es­tu­dian en co­le­gios ca­tó­li­cos, un cuar­to del total. ¿Por qué? ¿Lanzan agre­si­vas cam­pa­ñas de te­le­mar­ke­ting los je­sui­tas, do­mi­ni­cos, sa­le­sia­nos y ma­ris­tas pa­ra con­ven­cer a unos pa­dres re­ti­cen­tes? ¿Pu­bli­can anun­cios por do­quier so­bre las bon­da­des de sus cen­tros? ¿Pre­sio­nan a las fa­mi­lias des­de los púl­pi­tos? Na­da de eso. En reali­dad exis­te más de­man­da que ofer­ta, por­que los pa­dres sa­ben que la ca­li­dad de esa edu­ca­ción su­pera la me­dia es­pa­ño­la (amén de que en Es­pa­ña el 69% de la po­bla­ción se de­cla­ra es­pon­tá­nea­men­te ca­tó­li­ca, se­gún el úl­ti­mo CIS, por lo que mu­chas fa­mi­lias ven con­se­cuen­te y les agra­da que a sus hi­jos se les in­cul­quen esos valores, que son ade­más los que han for­ja­do Eu­ro­pa). Por úl­ti­mo, pa­ra el Es­ta­do la edu­ca­ción con­cer­ta­da su­po­ne un gran ne­go­cio, pues sus pla­zas le cues­tan la mi­tad que las de la es­cue­la pú­bli­ca.

Es­ta­mos ha­blan­do de una his­to­ria de éxi­to ab­so­lu­to, que cuen­ta con un enor­me res­pal­do po­pu­lar. En­ton­ces, ¿por qué Sán­chez y su eso­té­ri­ca mi­nis­tra Ce­laá han pues­to a la con­cer­ta­da en la diana? Pues por un pu­ro pre­jui­cio ideo­ló­gi­co. No pue­den so­por­tar que mi­llo­nes de ni­ños se for­men en un mo­de­lo don­de no im­pe­ra el úni­co ca­te­cis­mo que consideran co­rrec­to y acep­ta­ble: el pro­gre­sis­mo lai­cis­ta. Lo que la­te de­trás de su ini­cia­ti­va es al­go muy vis­ce­ral y bas­tan­te re­pe­len­te: in­to­le­ran­cia y aver­sión ideo­ló­gi­ca al ca­to­li­cis­mo (no tie­nen pro­ble­ma al­guno con las mez­qui­tas, a pe­sar de que mu­chas cho­can de bru­ces con el su­pues­to fe­mi­nis­mo de es­te Go­bierno).

Exis­ten oca­sio­nes en que una so­cie­dad no de­be ca­llar­se. Re­sul­ta­ría con­ve­nien­te dar la ba­ta­lla dia­léc­ti­ca, po­lí­ti­ca e in­te­lec­tual con­tra un abu­so sec­ta­rio, que se agra­va al ser co­me­ti­do por un pre­si­den­te even­tual que ni si­quie­ra ha ga­na­do las elec­cio­nes. La causa de la edu­ca­ción con­cer­ta­da de­be­ría ser se­cun­da­da por ca­tó­li­cos y no ca­tó­li­cos, por­que en jue­go es­tá al­go irre­nun­cia­ble: la li­ber­tad de pen­sa­mien­to en Es­pa­ña. Ni más ni me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.