Gual­ber­to Gar­cía Pérez Un se­vi­llano en Woods­tock

A fi­na­les de los años se­sen­ta, Smash era ya un gru­po de re­fe­ren­cia no só­lo en Se­vi­lla, sino tam­bién en Ma­drid

ABC (Sevilla) - - SEVILLA -

En Se­vi­lla se bai­la­ba apre­taí­to, en los gua­te­ques de las azo­teas vie­jas del Centro, de­ján­do­te lle­var por las ba­la­das de Do­me­ni­co Mo­dugno, Adamo y Gi­gio­la Cin­quet­ti. Cuan­do el pon­che frío que te ser­vías del cu­bo de la­tón gris te li­be­ra­ba del co­rrea­je ce­ñi­do de los for­ma­lis­mos de en­ton­ces, al­guien se iba has­ta el pick up y desata­ba los nu­dos cor­po­ra­les. Lo que ha­bía ata­do es­tre­cha­men­te Ni­co­la di Ba­ri lo desata­ba Tom Jo­nes pa­ra dar­le ale­gría al cuer­po de Ma­ca­re­na, de Ro­sa­rio, de Mi­la­gros y de Lui­sa. En­ton­ces te da­bas cuen­ta de que una épo­ca se es­ta­ba mar­chan­do y otra lla­ma­ba con ur­gen­cia a la puer­ta. Los tiem­pos es­ta­ban cam­bian­do, can­ta­ba el se­ñor Dy­lan. Y en los ci­nes de la ciu­dad eter­na, dos jó­ve­nes con pe­lu­si­llas en el bi­go­te, Gual­ber­to y Sil­vio, se em­bo­ba­ban con El­vis in­ter­pre­tán­do­se a sí mis­mo en la pe­lí­cu­la «King Creo­le». Esos son los pri­me­ros re­cuer­dos mu­si­ca­les de Gual­ber­to. Sa­lir del ci­ne de ver esa pe­lí­cu­la con Sil­vio bai­lan­do en la ca­lle y él ta­ta­rean­do las can­cio­nes. Mu­chos años an­tes, la gen­te sa­lía de la Maes­tran­za dan­do los pa­ses que le ha­bían vis­to a Jo­se­li­to o a Bel­mon­te. Aho­ra los jó­ve­nes sa­lían de los ci­nes can­tan­do y bai­lan­do por El­vis.

A fi­na­les de los se­sen­ta, Smash era ya un gru­po de re­fe­ren­cia en Se­vi­lla y en Ma­drid. Has­ta el pun­to de que, Gual­ber­to, uno de sus lí­de­res in­dis­cu­ti­bles, fue in­vi­ta­do a Las Ve­gas por los her­ma­nos de su no­via nor­te­ame­ri­ca­na, Jes­si­ca, pa­ra que to­ca­ra el gru­po en el ho­tel que te­nía su sue­gro. Los cu­ña­dos ame­ri­ca­nos de Gual­ber­to eran fans irre­duc­ti­bles de Smash y so­ña­ban con ver­los y oír­los en el pa­raí­so de­sér­ti­co del jue­go. Smash nun­ca to­có allí. Pe­ro Gual­ber­to es­ta­ba en los Es­ta­dos Uni­dos, al­go muy po­co fre­cuen­te en la Se­vi­lla de en­ton­ces, don­de se via­ja­ba po­co y cer­ca. Los que se fue­ron has­ta Ale­ma­nia no lo hi­cie­ron, pre­ci­sa­men­te, pa­ra can­tar con la tu­na. Des­de el 15 al 18 de agos­to de 1969, en una lo­ca­li­dad ru­ral cer­ca­na a Nue­va York, Woods­tock, se ofi­cia­li­zó con un ma­cro­con­cier­to al ai­re li­bre, el na­ci­mien­to de una era. En Woods­tock se reunió me­dio mi­llón de per­so­nas. Y en­tre tan­ta gen­te ha­bía un se­vi­llano, lí­der de Smash y tes­ti­go del ad­ve­ni­mien­to de un tiem­po de pe­los lar­gos, pan­ta­lo­nes de cam­pa­na, sig­nos pa­ci­fis­tas, co­le­gas de las ri­cas hier­bas, amor li­bre, eco­co­mu­nas y via­jes li­sér­gi­cos a pa­raí­sos men­ta­les y vir­tua­les. Los hip­pies con­tra Viet­nam. Aquel tiem­po del «flo­wer po­wer» lo des­cri­bió ma­ra­vi­llo­sa­men­te bien el ma­lo­gra­do Tom Wol­fe en su no­ve­la «Ga­seo­sa de áci­do eléc­tri­co».

Gual­ber­to re­tie­ne en su men­te qui­zás la ima­gen que más le im­pre­sio­nó de aque­llos días en Woods­tock. En­vuel­to en su sa­co de dor­mir, ca­si des­pun­tan­do el al­ba, Ji­mi Hen­drix, des­de un es­ce­na­rio tan in­men­so co­mo un por­ta­vio­nes, sa­lu­dó a los tras­pues­tos y per­ju­di­ca­dos mu­cha­chos di­cién­do­les: «¡¡Eh, ya es­toy aquí, ¿me re­co­no­céis?!!» Mu­chos lo hi­cie­ron. Otros si­guie­ron via­jan­do con el «low cost» de la ma­rihua­na a lo­mos de la cu­ca­ra­cha chi­ca­na. Hen­drix to­có el himno na­cio­nal yan­qui en una in­ter­pre­ta­ción me­mo­ra­ble. Pe­ro qui­zás el im­pac­to mu­si­cal más fuer­te pa­ra Gual­ber­to fue ver a Ra­vi Shan­kar to­can­do el si­tar. Shan­kar pu­so a la mú­si­ca hin­dú en la bue­na on­da de aquel mun­do gra­cias a la ola de es­pi­ri­tua­li­dad orien­tal que acom­pa­ña­ba a las tri­bus an­ti­sis­te­mas. Allí, Gual­ber­to se quedó en­re­da­do en la ma­gia su­til de las no­tas de un ins­tru­men­to tan ajeno y com­ple­jo que, de for­ma au­to­di­dac­ta, lo­gró do­mi­nar pa­ra dar­le al flamenco ese au­ra se­mi­nal de sus orí­ge­nes más an­ces­tra­les. Cuan­do aban­do­nó el con­cier­to, re­gre­só en au­tos­top a Nue­va York. Lo re­co­gió uno de los téc­ni­cos de so­ni­do de Ji­mi Hen­drix al que co­sió a pre­gun­tas so­bre los tru­cos eléc­tri­cos que em­plea­ba su je­fe. Al­gu­nos ya los co­no­cía es­te mú­si­co que pa­ra Gon­za­lo Gar­cía Pe­la­yo es el más com­ple­to en su gé­ne­ro en Es­pa­ña. El úni­co se­vi­llano que vio na­cer en di­rec­to un tiem­po que, des­de las vie­jas azo­teas de la ciu­dad eter­na, so­lo al­can­za­ban a ver­lo cin­co pe­lu­sos y me­dio…

AR­CHI­VO PER­SO­NAL GUAL­BER­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.