TRUMP EN LOS TIEM­POS DEL #METOO

El tras­fon­do de la úl­ti­ma bron­ca en Was­hing­ton no es otro que la in­mu­ni­dad se­xual del pre­si­den­te

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - INTERNACIONAL - PE­DRO RODRÍGUEZ

Pe­se a las apa­rien­cias, el es­cán­da­lo du jour en Was­hing­ton no tie­ne real­men­te mu­cho que ver con el FBI, o las acre­di­ta­cio­nes de se­gu­ri­dad re­que­ri­das a la pla­na ma­yor del Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos o las res­pon­sa­bi­li­da­des del je­fe de ga­bi­ne­te de la Ca­sa Blan­ca. Ni tan si­quie­ra es una bron­ca cen­tra­da en los an­te­ce­den­tes de vio­len­cia ma­tri­mo­nial de un car­go de con­fian­za co­mo Rob Por­ter, for­za­do a di­mi­tir tras di­vul­gar­se los re­in­ci­den­tes abu­sos per­pe­tra­dos con­tra sus dos exes­po­sas.

El tras­fon­do no es otro que el pro­pio Do­nald Trump y su ba­ga­je de in­to­le­ran­cia, se­xis­mo y men­ti­ras. Una tra­yec­to­ria que él mis­mo no se ha mo­les­ta­do en ne­gar o di­si­mu­lar pe­ro que den­tro del ac­tual cli­ma po­lí­ti­co de pro­fun­da desafec­ción y to­xi­ci­dad ha si­do «per­do­na­da» en las ur­nas, con un nú­me­ro de vo­tan­tes su­fi­cien­te co­mo pa­ra ga­nar unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en EE.UU. sin una ma­yo­ría del vo­to po­pu­lar.

En­tre los múl­ti­ples di­le­mas mo­ra­les plan­tea­dos por el trum­pis­mo, la Ca­sa Blan­ca for­ma par­te de un ajus­te de cuen­tas co­lec­ti­vo pa­ra re­pu­diar al sta­tus quo. Y de pa­so, de­vol­vér­se­la con cre­ces a lo que los in­dig­na­dos ame­ri­ca­nos iden­ti­fi­can co­mo la cau­sa de to­dos sus ma­les: las éli­tes, la glo­ba­li­za­ción, el mul­ti­la­te­ra­lis­mo, el cos­mo­po­li­tis­mo, las reivin­di­ca­cio­nes de to­da cla­se de mi­no­rías, la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, el li­bre co­mer­cio, la in­mi­gra­ción o el fe­mi­nis­mo.

So­lo en es­te con­tex­to se en­tien­de la in­mu­ni­dad se­xual lo­gra­da por Trump. No im­por­ta que des­de el ini­cio de su cam­pa­ña una vein­te­na de mu­je­res le ha­yan pues­to en evi­den­cia, de una for­ma u otra, por su inapro­pia­da con­duc­ta se­xual. No im­por­ta sus pro­pias pa­la­bras gra­ba­das en 2005 so­bre lo que una es­tre­lla co­mo él pue­de ha­cer a las mu­je­res. No im­por­ta que, al año de ca­sar­se con Me­la­nia, se mon­ta­se un «fies­tu­qui» con una ac­triz porno. Y no im­por­ta que ha­ya in­ten­ta­do com­prar su si­len­cio con 130.000 dó­la­res. En el pa­sa­do, mu­chos po­lí­ti­cos en EE.UU. han arrui­na­do sus ca­rre­ras por es­tas cues­tio­nes. Sin em­bar­go, co­mo ya nos avan­zó Bob Dy­lan, for the ti­mes they are a-chan­gin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.