Una «ca­za­do­ra de oli­gar­cas» po­ne en apu­ros al Krem­lin

Una «es­cort» di­fun­de el ví­deo de sus juer­gas con un mag­na­te y el vi­ce­pri­mer mi­nis­tro

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - INTERNACIONAL - RA­FAEL MA­ÑUE­CO CORRESPONSAL EN MOS­CÚ

Ha bas­ta­do con que Ros­kom­nad­zor, el ór­gano ofi­cial ru­so en­car­ga­do de su­per­vi­sar los con­te­ni­dos en la Red, ame­na­za­ra con ce­rrar en Ru­sia el ac­ce­so a You­tu­be e Ins­ta­gram, si no re­ti­ran los ví­deos y fo­to­gra­fías de las juer­gas del mag­na­te Oleg De­ri­pas­ka y del vi­ce­pri­mer mi­nis­tro, Ser­guéi Pri­jod­ko, pa­ra que el in­te­rés por el asun­to au­men­ta­ra de for­ma ex­po­nen­cial. Si la se­ma­na pa­sa­da las vi­sua­li­za­cio­nes del ví­deo de Ale­xéi Na­val­ni, so­bre las co­rre­rías de De­ri­pas­ka y Pri­jod­ko en ya­te por los fior­dos no­rue­gos en com­pa­ñía de seis jó­ve­nes pros­ti­tu­tas ape­nas su­pe­ra­ba el mi­llón y me­dio, ayer ca­si al­can­za­ba los cin­co mi­llo­nes.

El ví­deo du­ra 25 mi­nu­tos y, co­mo el mis­mo Na­val­ni ex­pli­ca, se tra­ta de un ca­so de co­rrup­ción del que «nos en­te­ra­mos por ca­sua­li­dad». Re­sul­ta que la muy fa­mo­sa Nas­tia Rib­ka, una bie­lo­rru­sa que tra­ba­ja pa­ra una agen­cia de es­corts, fue con­tra­ta­da en 2016 por De­ri­pas­ka jun­to con otras cin­co pros­ti­tu­tas pa­ra «ame­ni­zar» la sin­gla­du­ra por los fior­dos a Pri­jod­ko.

Y ella, cé­le­bre por sus ex­tra­va­gan­tes pro­vo­ca­cio­nes pú­bli­cas –en­tre ellas des­nu­dar­se fren­te a la em­ba­ja­da de EE.UU. en apo­yo de Har­vey Weins­tein–, se de­di­có a pu­bli­car en Ins­ta­gram las fotos del idí­li­co via­je lle­gan­do a de­cir que el oli­gar­ca ru­so, a quien lla­ma Rus­lán, era su no­vio. Es­cri­bió des­pués un li­bro, «Có­mo se­du­cir a un mi­llo­na­rio», apor­tan­do to­do ti­po de de­ta­lles so­bre su es­tan­cia en el ya­te, in­clui­da una con­ver­sa­ción en­tre Pri­jod­ko, a quien se di­ri­ge co­mo «Pa­pi», y el an­fi­trión de la fies­ta, so­bre los es­tre­chos víncu­los que man­tu­vie­ron De­ri­pas­ka y el je­fe de cam­pa­ña de Trump, Paul Ma­na­fort. Una prue­ba más de la «in­je­ren­cia» ru­sa en los co­mi­cios en Es­ta­dos Uni­dos.

«So­borno»

Con to­do eso, Na­val­ni mon­tó su po­lé­mi­ca fil­ma­ción, que ha pre­sen­ta­do, no só­lo co­mo la prue­ba de la in­de­cen­cia del pro­pie­ta­rio de Ru­sal, la ma­yor em­pre­sa de pro­duc­ción de alu­mi­nio del mun­do, sino so­bre to­do, co­mo la prue­ba de lo co­rrup­to que es un per­so­na­je tan in­flu­yen­te co­mo Pri­jod­ko, es­pe­cia­lis­ta en po­lí­ti­ca ex­te­rior, an­ti­guo ayu­dan­te del fa­lle­ci­do Bo­rís Yel­tsin y des­pués con­se­je­ro al ser­vi­cio de Vla­dí­mir Pu­tin. En­ton­ces se di­jo que la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Ru­sia la di­se­ña­ba él, no el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Ser­guéi La­vrov. Aho­ra, Pri­jod­ko es vi­ce­pri­mer mi­nis­tro y je­fe del apa­ra­to del Go­bierno. «Un oli­gar­ca pa­sea en su ya­te a un fun­cio­na­rio de al­to ran­go. Eso es un so­borno», sos­tie­ne el pro­pio Na­val­ni.

En un prin­ci­pio, De­ri­pas­ka con­tem­pló la po­si­bi­li­dad de que­re­llar­se con Na­val­ni, en de­fen­sa de su «ho­nor y dig­ni­dad», pe­ro ha de­ci­di­do de­man­dar me­jor a Rib­ka. Lo ha he­cho a tra­vés del tri­bu­nal del dis­tri­to de Ust-La­binsk, en la re­gión su­re­ña de Kras­no­dar. Allí pa­só su in­fan­cia De­ri­pas­ka y tie­ne una de sus man­sio­nes. El juez de Ust-La­binsk es el que ha da­do la or­den de blo­quear, mien­tras el ca­so se di­lu­ci­de, cual­quier so­por­te que pu­bli­que o ha­ga re­la­ción a 14 en­tra­das en Ins­ta­gram y 7 ví­deos en You­tu­be, que «vio­lan la pri­va­ci­dad» del mag­na­te y del vi­ce­pri­mer mi­nis­tro. Ros­kom­nad­zor se ha he­cho eco de ello y ame­na­zó con blo­quear las dos re­des so­cia­les si no re­ti­ra­ban el ma­te­rial re­que­ri­do. El blo­gue­ro an­ti­co­rrup­ción y la pu­bli­ca­ción Znak.com han pre­sen­ta­do una que­re­lla con­tra Ros­kom­nad­zor.

Na­val­ni El opo­si­tor ru­so di­fun­dió la gra­ba­ción pa­ra de­nun­ciar el com­por­ta­mien­to del vi­ce­pri­mer mi­nis­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.