Mer­kel ini­cia su cuar­to man­da­to des­de una po­si­ción de de­bi­li­dad

Su pri­me­ra ta­rea se­rá unir una gran coa­li­ción en la que cre­ce la dis­cor­dia

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - INTERNACIONAL - RO­SA­LÍA SÁN­CHEZ CO­RRES­PON­SAL EN BER­LÍN

«Suer­te pa­ra es­te di­fí­cil ca­mino». Es­tas fue­ron ayer las pa­la­bras de fe­li­ci­ta­ción del pre­si­den­te del Bun­des­tag, Wolf­gang Schäu­ble, a la re­cién in­ves­ti­da can­ci­ller ale­ma­na por cuar­ta le­gis­la­tu­ra con­se­cu­ti­va, Angela Mer­kel. Co­mo quien ne­ce­si­ta pro­tec­ción ex­tra, por pri­me­ra vez Mer­kel se ha­bía he­cho acom­pa­ñar en la se­sión de in­ves­ti­du­ra por su ma­ri­do, Joa­chim Sauer, que en an­te­rio­res ple­nos co­mo es­te ha­bía se­gui­do cum­plien­do con sus obli­ga­cio­nes en la uni­ver­si­dad.

Una de­bi­li­ta­da Mer­kel llega es­ta vez al car­go con so­lo nue­ve vo­tos más que los mí­ni­mos 355 que exige la Cons­ti­tu­ción ale­ma­na y cons­cien­te de la fra­gi­li­dad de la gran coa­li­ción so­bre la que asien­ta su go­bierno. «Han si­do me­nos vo­tos de los que yo es­pe­ra­ba», con­fe­só la de­sig­na­da pre­si­den­ta de los so­cial­de­mó­cra­tas, An­drea Nah­les, co­rro­bo­ran­do una no cal­cu­la­da fu­ga de su­fra­gios des­de las pro­pias fi­las de la gran coa­li­ción.

Tam­bién por pri­me­ra vez, en la elec­ción de un can­ci­ller, no to­dos los dipu­tados acu­die­ron a fe­li­ci­tar a la ele­gi­da. En la eter­na co­la de sa­lu­dos, apre- to­nes de ma­nos o abra­zos, fal­ta­ron es­ta vez los par­la­men­ta­rios de Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD), el par­ti­do an­ti­eu­ro­peo y an­ti­ex­tran­je­ros que rom­pió con es­ta tra­di­ción y pre­fi­rió acu­dir a los pa­si­llos del par­la­men­to pa­ra ha­cer agre­si­vas de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa. «Mer­kel va de sa­li­da, qui­zá es­te go­bierno du­re me­nos de lo que us­te­des pien­sen, y en to­do ca­so es una hi­po­cre­sía ir a fe­li­ci­tar a una can­ci­ller de cu­ya elec­ción no nos ale­gra­mos», de­cía Ale­xan­der Gau­land, uno de sus pre­si­den­tes.

Al­gu­nas de las fe­li­ci­ta­cio­nes que re­ci­bió Mer­kel, por otra par­te, te­nían un sa­bor amar­go. Los dipu­tados so­cial­de­mó­cra­tas del SPD eran cons­cien­tes de que, con es­ta nue­va elec­ción de Mer­kel, han vo­ta­do más ve­ces por la con­ser­va­do­ra que por su gran icono po­lí­ti­co, Willy Brandt.

Re­fuer­zo del pre­si­den­te

A pe­sar de ello, el pre­si­den­te de Ale­ma­nia, el so­cial­de­mó­cra­ta Frank-Wal­ter Stein­meier, nom­bró ofi­cial­men­te a Mer­kel can­ci­ller en el Pa­la­cio de Be­lle­vue con evi­den­te sa­tis­fac­ción. Stein­meier es una de las po­cas per­so­na­li­da­des po­lí­ti­cas que sa­len re­for­za­das del pe­dre­go­so pro­ce­so de for­ma­ción de Go­bierno. Pro­ce­den­te del Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res y co­lo­ca­do por los su­yos en la Pre­si­den­cia por no en­con­trar­le un lu­gar pro­pio en los es­que­mas ya ro­tos de un par­ti­do en pro­ce­so de re­no­va­ción, uti­li­zó el car­go pa­ra obli­gar a Mar­tin Schulz a ave­nir­se a ne­go­ciar con Mer­kel, lo que lo con­vier­te en el ver­da­de­ro pa­dre de es­ta Gran Coa­li­ción.

En la pri­me­ra reunión del nue­vo ga­bi­ne­te, arran­có la ver­sión 4.0 de Mer­kel, cen­tra­da en la di­gi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía ale­ma­na y el le­ga­do in­ter­na­cio­nal de la can­ci­ller, en una le­gis­la­tu­ra en­dia­bla­da en la que la re­no­va­ción pro­gra­má­ti­ca y de los par­ti­dos ha lle­va­do a un acuer­do tá­ci­to pa­ra rom­per la dis­ci­pli­na de coa­li­ción y en­fren­tar­se unos a otros pú­bli­ca­men­te, lo que lle­va­rá a ti­rar de las cos­tu­ras del go­bierno has­ta el lí­mi­te de su re­sis­ten­cia. Pe­ro an­tes de re­unir­se por pri­me­ra vez, los mi­nis­tros es­cu­cha­ron una aren­ga del pre­si­den­te Stein­meier, lla­mán­do­los a «re­cu­pe­rar la con­fian­za per­di­da de los ciu­da­da­nos».

Stein­meier ins­tó al nue­vo go­bierno a de­fen­der la de­mo­cra­cia «fren­te al au­ge de los na­cio­na­lis­mos y fren­te a los ines­pe­ra­dos gi­ros de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les». Se re­fi­rió tam­bién a la «cre­cien­te po­la­ri­za­ción de Eu­ro­pa», al au­ge del «ais­la­cio­nis­mo» y al «dis­cur­so del odio» co­mo ele­men­tos a com­ba­tir. «Esos ca­mi­nos no son los nues­tros, no­so­tros so­mos un país de­mo­crá­ti­co y abier­to», di­jo, «de­be­mos de­fen­der lo que nos ha he­cho fuer­tes: el equi­li­brio en­tre la jus­ti­cia so­cial y la eco­no­mía de mer­ca­do». «Es bueno que Ber­lín se em­plee en una re­no­va­ción de Eu­ro­pa jun­to a Fran­cia y otros so­cios eu­ro­peos», aña­dió, se­ña­lan­do ade­más que de­ba­tes «emo­cio­na­les», co­mo el de la in­mi­gra­ción «tie­nen fron­te­ras, co­mo el res­pe­to a las per­so­nas».

AFP

Mer­kel, en el ban­co de los miem­bros del go­bierno tras ju­rar co­mo can­ci­ller pa­ra una cuar­ta le­gis­la­tu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.