OVA­CIO­NES ACA­DÉ­MI­CAS

«El Rey que no pre­ten­de: es. El mú­si­co en­se­ña el al­ma que se oye y no se ve. Ha­za­ñas cul­mi­na­das en una épo­ca do­mi­na­da por la pre­ten­cio­sa y des­pec­ti­va pre­po­ten­cia de fi­gu­ro­nes ban­ca­rios, de­por­tis­tas, po­lí­ti­cos y co­men­ta­ris­tas de la co­mu­ni­ca­ción»

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - LA TERCERA - POR MI­GUEL DE ORIOL MI­GUEL DE ORIOL E YBARRA ES AR­QUI­TEC­TO

OVA­CIO­NES aca­dé­mi­cas a dos ex­cep­cio­na­les as­tros de la hu­mil­dad: el Rey sím­bo­lo de la España vi­va sin fin; el mú­si­co vas­co que re­ga­ló su ar­mo­nía his­pá­ni­ca a un mun­do sin fron­te­ras. El Rey que no pre­ten­de: es. El mú­si­co en­se­ña el al­ma que se oye y no se ve.

Ha­za­ñas cul­mi­na­das en una épo­ca do­mi­na­da por la pre­ten­cio­sa y des­pec­ti­va pre­po­ten­cia de fi­gu­ro­nes ban­ca­rios, de­por­tis­tas, po­lí­ti­cos y co­men­ta­ris­tas de la co­mu­ni­ca­ción.

Hay quie­nes, aun­que an­cia­nos, man­tie­nen sus fa­cul­ta­des co­mu­ni­ca­ti­vas tan­to ora­to­rias co­mo au­di­ti­vas; no es mi ca­so. Ni si­quie­ra los au­dí­fo­nos más re­cien­tes re­suel­ven mi pro­ble­ma pa­si­vo; la sor­de­ra. Pe­ro ocu­rre que, de vez en cuan­do, de­bo brin­dar en ho­nor de al­guien. Me pre­pa­ro y, tras tan di­la­ta­da se­quía, la na­tu­ra­le­za ines­pe­ra­da nos em­pa­pa en sú­bi­to di­lu­vio. Los es­ce­na­rios ci­ne­gé­ti­cos pre­vis­tos, inun­da­dos, im­pi­den la reunión. Así que, en vez de pre­di­car las ideas per­ge­ña­das, se las cuen­to por es­cri­to.

Mi in­ten­ción con­cre­ta tra­ta­ba de se­ña­lar la sin­gu­la­ri­dad so­bre­sa­lien­te de nues­tro Rey Juan Car­los I. Rey que no só­lo apa­ci­gua, a lo lar­go de sus cua­ren­ta años eje­cu­ti­vos, la iras­ci­bi­li­dad ibé­ri­ca sino que bri­lla con luz in­com­pa­ra­ble en ac­tua­cio­nes pun­tua­les. Na­die ha con­se­gui­do his­tó­ri­ca­men­te se­du­cir a un au­di­to­rio aris­co e in­dis­pues­to con cua­tro pa­la­bras: «Por qué no te ca­llas». El ex­ten­so con­ti­nen­te his­pa­noa­me­ri­cano re­pre­sen­ta­do por los je­fes de Es­ta­do de sus re­pú­bli­cas en su cum­bre bi­a­nual de 2007 (10 de no­viem­bre, Chi­le) con asis­ten­cia de S. M. El Rey de España, es tes­ti­go, en co­man­di­ta con los te­rri­to­rios uni­ver­sa­les co­nec­ta­dos por los me­dios, de la es­pon­tá­nea, sú­bi­ta e ines­pe­ra­da in­te­rrup­ción del dis­cur­so de Cha­ves por ac­tor tan sig­ni­fi­ca­do co­mo nues­tro gran Rey. Mé­xi­co, Amé­ri­ca Cen­tral, las Is­las Ca­ri­be­ñas y Amé­ri­ca del Sur, pro­vin­cias fi­lia­les –que no co­lo­nias– du­ran­te 300 años de la Ma­dre Pa­tria, pa­san si­mul­tá­nea­men­te en un ins­tan­te des­de sus in­de­pen­dien­tes ti­ran­te­ces pos­fa­mi­lia­res a la re­con­ci­lia­ción cor­dial y me­mo­ra­ble. España ha­bía ar­mo­ni­za­do con su idio­ma úni­co y su re­li­gión pa­ci­fi­ca­do­ra la di­ver­si­dad be­li­co­sa de sus dis­tin­tos te­rri­to­rios. Ha­bía le­van­ta­do ca­te­dra­les de be­lle­za con­vo­ca­do­ra tan­to en su ar­qui­tec­tu­ra de re­mem­bran­zas ibé­ri­cas co­mo en sus mo­dos y ma­ne­ras lo­cal­men­te am­bien­ta­das. Aque­llas cua­tro pa­la­bras opor­tu­nas re­ver­de­cie­ron los sen­ti­mien­tos la­ten­tes de tan­tos cu­ya emo­ción abo­na­ba la siem­bra con­cep­tual y ma­te­rial his­pa­na. Sus raí­ces mi­le­na­rias re­bro­tan allí don­de arrai­gan –Fi­li­pi­nas–. Cuan­do nues­tra Amé­ri­ca se in­de­pen­di­za dis­fru­ta de una ren­ta per cá­pi­ta si­mi­lar a la de EE.UU. Hoy…

Pa­só un tiem­po –2007-2015– y Don Juan Car­los cum­plió con la mi­sión di­nás­ti­ca –1.200 años des­de don Pe­la­yo– de ce­der la go­ber­na­ción a pie de obra a su hi­jo el Rey Fe­li­pe VI. Eli­gió, con sa­bi­du­ría de pa­dre, el mo­men­to que con­si­de­ró opor­tuno.

La España, tan­to la his­tó­ri­ca co­mo la crea­ti­va, su­fría asom­bra­da y si­len­cio­sa un in­sul­tan­te ais­la­mien­to. Don Fe­li­pe, sin que na­die avi­sa­ra, en cir­cuns­tan­cia crí­ti­ca a la que nos acli­ma­tó su pa­dre, nos ob­se­quia en oc­tu­bre con dis­cur­sos que re­su­ci­ta­ron el or­gu­llo his­pá­ni­co, reivin­di­can­do el va­lor cor­dial de nues­tra en­se­ña, la ban­de­ra ro­ja y gual­da, sím­bo­lo no­ble y es­pe­ran­za­dor de una pa­tria uni­ta­ria.

La Real Aca­de­mia de la His­to­ria ce­le­bró el 5 de mar­zo de 2018 un ac­to con­me­mo­ra­ti­vo con mo­ti­vo del 80 cum­plea­ños del Rey Don Juan Car­los. Tras la pre­sen­ta­ción por su di­rec­to­ra, Car­men Igle­sias, con­de­sa de Gis­bert, el aca­dé­mi­co, his­to­ria­dor Juan Pa­blo Fu­si, le­yó su análisis del rei­na­do cu­yo pe­rio­do (más me­nos cua­ren­ta años) ca­li­fi­có co­mo el más prós­pe­ro y me­nos con­flic­ti­vo de nues­tra his­to­ria.

A con­ti­nua­ción S. M. El Rey agra­de­ció el ho­me­na­je re­ci­tan­do su glo­sa a la España de hoy abier­ta al mun­do en to­dos los ór­de­nes de la po­lí­ti­ca, de la cien­cia y del co­mer­cio.

Su es­ti­lo di­rec­to, sin ba­rro­quis­mos, cla­ro y llano, con la mi­ra­da trans­pa­ren­te que ilu­mi­na­ba la sa­la y re­co­no­cía a quie­nes lo­ca­li­za­ba, emo­cio­nó al au­di­to­rio: «Siem­pre he te­ni­do de­lan­te de mis ojos un nom­bre, España». So­nó la ova­ción que se pro­lon­ga­ba.

El Rey, di­rec­to, en con­tac­to ín­ti­mo y cor­dial con el me­dio aca­dé­mi­co que le es­cu­cha­ba, na­tu­ral y re­gio, sin la ha­bi­tual so­ber­bia de quie­nes, pro­ta­go­nis­tas del mun­do con­tem­po­rá­neo, lu­cen su mi­ra­da des­pec­ti­va, nos pe­día, nos in­vi­ta­ba, in­sis­ten­te en su mo­des­tia, a si­len­ciar tan lar­ga –ta­ma­ña– ova­ción.

Ha­ce unos días, re­ci­bi­mos en la Real Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes a Joa­quín Achú­ca­rro, el exi­mio ar­tis­ta, com­po­si­tor, mú­si­co, pia­nis­ta, as­tro ma­gis­tral en más de 3.000 con­cier­tos uni­ver­sa­les pa­ra ins­ti­tuir­le co­mo aca­dé­mi­co de ho­nor. Só­lo hay otros ocho en el ám­bi­to ar­tís­ti­co. Nos re­ga­ló 20 mi­nu­tos inol­vi­da­bles al in­ter­pre­tar con el co­ra­zón, el al­ma y su par­ti­cu­lar pa­sión, el im­pre­sio­nis­mo de De­bussy. La sa­la res­pon­dió eu­fó­ri­ca, en con­te­ni­do or­gas­mo au­di­ti­vo, con una ova­ción in­ter­mi­na­ble. Don Joa­quín nos mi­ra­ba hu­mil­de, ru­bio, viz­caíno, maes­tro es­pa­ñol y ame­ri­cano, ve­te­rano, unos me­ses más vie­jo que el que les cuen­ta, ami­go des­de ni­ño.

A mis 84 años, ha­bía asis­ti­do y con­tri­bui­do, en me­nos de un mes de en­tre­ac­tos, a las dos ova­cio­nes más sen­ti­das de mi vi­da. En am­bas, el des­en­ca­de­nan­te del glo­rio­so es­truen­do era un ge­nio sin­gu­lar y ge­ne­ro­so en su reino o un crea­dor de una inimi­ta­ble ar­mo­nía mu­si­cal. Ac­tua­cio­nes sin­gu­la­ri­za­das por la su­bli­me hu­mil­dad de sus au­to­res, en con­tras­te ab­so­lu­to con la pre­po­ten­cia al uso.

Al fi­na­li­zar el ho­me­na­je a nues­tros Re­yes Don Juan Car­los y Do­ña So­fía, fui­mos, de uno en uno, en pro­ce­sión de­vo­ta, a des­pe­dir agra­de­ci­dos su fruc­tí­fe­ro y uni­fi­ca­dor pe­río­do pa­trio.

Al en­con­trar­me an­te el Rey no pu­de más que de­cir­le: «Se­ñor, ¡có­mo me gus­ta mi­rar­le y sen­tir­le cer­ca! Ya sa­be, Ma­jes­tad, que no oi­go». Al des­pe­dir­me de S. M. la Rei­na Do­ña So­fía, ejem­plo de au­gus­tas vir­tu­des, vi­bró mi ad­mi­ra­ción ple­na de re­cuer­dos.

CARBAJO&RO­JO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.