LA VIO­LEN­CIA DEL «PROCÉS»

«La ne­ga­ti­va de JpC, ERC y CUP a con­de­nar la vio­len­cia equi­va­le a jus­ti­fi­car­la y a alen­tar­la. Los gru­pos ra­di­ca­les ven ali­men­ta­da así su pre­dis­po­si­ción a la al­ga­ra­da y la agre­sión»

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - EDITORIALES -

LA vio­len­cia ca­lle­je­ra en Cataluña em­pie­za a ad­qui­rir los sig­nos dis­tin­ti­vos de la vio­len­cia proeta­rra en el País Vas­co, in­clu­yen­do el re­par­to de pa­pe­les en­tre las gru­pos vio­len­tos y los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas. En el pleno del Par­la­men­to ca­ta­lán con­vo­ca­do por su pre­si­den­te, Ro­ger To­rrent, pa­ra de­ba­tir y apo­yar los de­re­chos po­lí­ti­cos de Car­les Puig­de­mont y otros di­ri­gen­tes na­cio­na­lis­tas en pri­sión pro­vi­sio­nal, el blo­que se­pa­ra­tis­ta vo­tó en con­tra de una re­so­lu­ción pre­sen­ta­da por los so­cia­lis­tas pa­ra con­de­nar los ac­tos de vio­len­cia de los de­no­mi­na­dos «Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca». Ac­tos de vio­len­cia ex­plí­ci­tos, pú­bli­cos y pla­ni­fi­ca­dos, con agre­sio­nes a los Mos­sos d’Es­qua­dra, cor­tes de ca­rre­te­ras, blo­queo de la es­ta­ción del AVE en Bar­ce­lo­na, pin­ta­das en se­des de par­ti­dos y co­mer­cios de fa­mi­lia­res de di­ri­gen­tes no na­cio­na­lis­tas y ame­na­zas al juez Lla­re­na y su fa­mi­lia. Ac­tos de vio­len­cia que dan con­ti­nui­dad a la que ya ve­nía per­pe­trán­do­se des­de el año pa­sa­do –re­cuér­de­se el aco­so a la fis­cal Ana María Ma­gal­di–, por lo que no se tra­ta de una vio­len­cia reac­ti­va a los en­car­ce­la­mien­tos, sino la ex­pre­sión de una cam­pa­ña pla­ni­fi­ca­da des­de mu­cho an­tes.

Es­ta vio­len­cia es­tá en la esen­cia del «procés». El ma­gis­tra­do Lla­re­na la des­cri­be en el au­to de pro­ce­sa­mien­to de los di­ri­gen­tes se­pa­ra­tis­tas y los Mos­sos d’Es­qua­dra la han ac­tua­li­za­do en un in­for­me que re­la­ta los 215 ac­tos vio­len­tos co­me­ti­dos en­tre el 20 de sep­tiem­bre y el 8 de no­viem­bre de 2017. Ade­más, el ac­tual má­xi­mo res­pon­sa­ble de la Po­li­cía au­to­nó­mi­ca, Ferrán López, ad­vir­tió per­so­nal­men­te al pre­si­den­te del Par­la­men­to ca­ta­lán de la de­ri­va vio­len­ta que es­ta­ba to­man­do el pro­ce­so se­pa­ra­tis­ta.

La vio­len­cia no es una per­cep­ción dis­tor­sio­na­da de la fal­sa «re­vo­lu­ción de las son­ri­sas» en Cataluña, sino el re­tra­to fiel de un re­par­to de ro­les en­tre gru­pos ex­tre­mis­tas –los CDR, la CUP– y los par­ti­dos di­ri­gen­tes del pro­ce­so se­pa­ra­tis­ta, JpC y ERC. La ne­ga­ti­va de es­tos a con­de­nar la vio­len­cia equi­va­le a jus­ti­fi­car­la y a alen­tar­la. Los gru­pos ra­di­ca­les ven ali­men­ta­da así su pre­dis­po­si­ción a la al­ga­ra­da y la agre­sión por el si­len­cio cóm­pli­ce de unos par­ti­dos teó­ri­ca­men­te de­mo­crá­ti­cos. El do­ble len­gua­je del na­cio­na­lis­mo ha con­ta­mi­na­do in­clu­so una fi­gu­ra ins­ti­tu­cio­nal, co­mo el de­fen­sor del Pue­blo ca­ta­lán, Rafael Ri­bó, quien lle­gó a pre­gun­tar­se por qué es­ta­ban en pri­sión los di­ri­gen­tes na­cio­na­lis­tas «si no ha­bían da­do una bo­fe­ta­da», re­gla por la cual nin­gún co­rrup­to de­be­ría en­trar en pri­sión. El pro­ble­ma es que en ese re­par­to de fun­cio­nes que tan bien co­no­ce el na­cio­na­lis­mo, hay quien da bo­fe­ta­das y hay quien las jus­ti­fi­ca, in­clu­so con una son­ri­sa. La Fis­ca­lía ale­ma­na de­be te­ner es­ta in­for­ma­ción, con to­do de­ta­lle, cuan­do la pró­xi­ma se­ma­na de­ci­da qué cri­te­rio va a de­fen­der an­te el juez so­bre la en­tre­ga de Car­les Puig­de­mont. El «procés» es ile­gal y vio­len­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.