Guar­dio­la y la «ka­le bo­rro­ka»

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ENFOQUE - SALVADOR SOSTRES

Guar­dio­la cree que es in­jus­to que nos com­pa­ren con la «ka­le bo­rro­ka» y los in­de­pen­den­tis­tas to­da­vía creen que ellos son la de­mo­cra­cia y no lo que pi­so­tean. Hay una pa­to­lo­gía ca­ta­la­na que con­sis­te en vi­vir de un mo­do y de­cla­rar lo con­tra­rio. Es­ta­mos tan per­sua­di­dos de nues­tra su­pe­rio­ri­dad mo­ral, de te­ner ra­zón y de que los de­más nos ga­nan ha­cien­do tram­pas, que cual­quier es­pe­jo que nos pon­gan nos pa­re­ce un in­sul­to.

Cataluña ha in­gre­sa­do en su mo­men­to re­si­dual, en su ago­nía ma­rrón man­cha­da del des­cré­di­to de los peo­res. Lo más ex­tra­va­gan­te es que no se da cuen­ta, y que, co­mo Guar­dio­la, con­si­de­ra in­jus­ta una com­pa­ra­ción que no es otra que la que me­re­ce. Hay al­go que el ca­ta­la­nis­mo no aca­ba de en­ten­der, y va a ser su ma­yor rui­na, y es que es­tas ac­tua­cio­nes só­lo con­tri­bu­yen a una de­gra­da­ción ex­clu­si­va­men­te ca­ta­la­na, que ni afec­ta ni preo­cu­pa al res­to de España.

Hay un des­en­fo­que, una in­sin­ce­ri­dad, un com­ple­jo de su­pe­rio­ri­dad mal re­suel­to que lle­va a los ca­ta­la­nis­tas a creer que no ha­cen lo que es­tán ha­cien­do y a pen­sar que son me­jo­res de lo que por sus ac­tos reales cer­ti­fi­can. Es­to se lla­ma es­qui­zo­fre­nia, sin áni­mo de fri­vo­li­zar con tan gra­ve en­fer­me­dad.

Guar­dio­la pue­de de­cir lo que quiera, pe­ro la vio­len­cia ha for­ma­do y for­ma par­te de es­te pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta, la vio­len­cia mo­ral, cí­vi­ca y fí­si­ca, y ne­gar­la es otra for­ma de vio­len­cia bas­tan­te pa­re­ci­da a los que en el pa­sa­do se jus­ti­fi­ca­ron di­cien­do que ha­bían al­can­za­do el po­der por las ur­nas.

La ima­gen que no quie­re ver Guar­dio­la: dis­tur­bios y que­ma de con­te­ne­do­res en Bar­ce­lo­na el pa­sa­do do­min­go en pro­tes­ta por la de­ten­ción de Puig­de­mont

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.