BI­BLIO­TE­CAS

No es nin­gu­na blas­fe­mia con­si­de­rar el li­bro un ob­je­to de­co­ra­ti­vo

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - OPINIÓN - DAVID GISTAU

UNA vez es­tu­ve en un cum­plea­ños al que un invitado acu­dió con un li­bro de re­ga­lo. El aga­sa­ja­do, que ade­más aca­ba­ba de mu­dar­se y te­nía in­quie­tu­des re­la­cio­na­das con la de­co­ra­ción, mos­tró un vi­vo en­tu­sias­mo cuan­do tu­vo el li­bro en­tre las ma­nos y ase­gu­ró que pre­ci­sa­men­te eso era lo que ne­ce­si­ta­ba. Tan­to pa­re­cía gus­tar­le que mi­ré por en­ci­ma de su hom­bro pa­ra tra­tar de ave­ri­guar qué tí­tu­lo era ése que con­te­nía se­me­jan­tes pro­me­sas de pla­cer lec­tor. Era un «best-se­ller» de la­bo­ra­to­rio, or­di­na­rio y sen­ti­men­tal, de los que cir­cu­la­ban esos días, por lo que tam­po­co me pa­re­ció que fue­ra pa­ra tan­to. Has­ta que com­pren­dí de dón­de ve­nía la ale­gría: «Es el co­lor per­fec­to. Me pe­ga con los to­nos pas­tel que quie­ro dar al sa­lón». Arrea.

No es nin­gu­na blas­fe­mia con­si­de­rar el li­bro un ob­je­to de­co­ra­ti­vo. Una bi­blio­te­ca pue­de ser al­go que se va for­man­do du­ran­te to­da una vi­da con las com­pras y los des­cu­bri­mien­tos de un lec­tor pe­ro tam­bién el re­sul­ta­do de la in­ter­ven­ción de un de­co­ra­dor de in­te­rio­res. Lo di­go por­que el otro día, en una con­sul­ta, ho­jeé una re­vis­ta de de­co­ra­ción que in­cluía un «es­pe­cial bi­blio­te­cas» don­de se da­ban con­se­jos pa­ra apro­ve­char to­das las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce un li­bro sin lle­gar a abrir­lo. Según cier­tas en­cues­tas, los usua­rios del li­bro han ido re­nun­cian­do po­co a po­co a la pan­ta­lla elec­tró­ni­ca pa­ra re­gre­sar al vie­jo há­bi­to del pa­pel. Es un via­je de vuel­ta que no se da en otros for­ma­tos, co­mo el pe­rió­di­co o la re­vis­ta, y que los en­cues­ta­do­res atri­bu­yen a un he­cho que tie­ne ló­gi­ca: des­pués de pa­sar­se to­do el ho­ra­rio la­bo­ral con los ojos pe­ga­dos a la pan­ta­lla de un or­de­na­dor, lo que me­nos ape­te­ce a la gen­te, cuan­do se con­ce­de co­mo pre­mio un ra­to de lec­tu­ra, es se­guir fa­ti­gan­do la vis­ta allí.

Creo que hay otro fac­tor que de­be ser te­ni­do en cuen­ta. El in­con­ve­nien­te de los ca­chi­va­ches elec­tró­ni­cos que te per­mi­ten via­jar a la pla­ya con dos mil tí­tu­los me­ti­dos en el bol­si­llo de la ca­mi­sa es que no ha­cen vi­si­bles los li­bros que uno po­see. E im­pi­den, por tan­to, pre­su­mir de ellos, mos­trar­los. Ya sea con un afán de­co­ra­ti­vo, co­mo en el es­pe­cial de la re­vis­ta don­de in­clu­so era re­cor­da­da la ci­ta de Ci­ce­rón so­bre las ca­sas ca­ren­tes de al­ma cuan­do no tie­nen li­bros. Ya sea con una in­ten­ción pe­dan­te, de aplas­tar al vi­si­tan­te con to­do el pe­so de la bi­blio­te­ca, y por tan­to del co­no­ci­mien­to, que uno ate­so­ra. He co­no­ci­do mi­llo­na­rios pa­ra los cua­les los li­bros de épo­ca, las pri­me­ras edi­cio­nes an­ti­guas co­lo­ca­das es­tra­té­gi­ca­men­te pa­ra que nin­gún invitado de­ja­ra de ver­las, te­nían un va­lor acu­mu­la­ti­vo, de de­cla­ra­ción de es­ta­tus, se­me­jan­te al de un par­que mó­vil com­pues­to por de­por­ti­vos. Nin­guno de los dos pro­pó­si­tos, ni el de­co­ra­ti­vo ni el pe­dan­te, re­quie­re en realidad ha­cer el es­fuer­zo de leer los li­bros. Bas­ta con co­lec­cio­nar­los. Aun­que en el se­gun­do ca­so se recomienda ha­cer­lo lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra sa­lir más o me­nos ai­ro­so de una con­ver­sa­ción li­ge­ra so­bre lec­tu­ras en una reunión mun­da­na, so­bre to­do aho­ra que en ellas es po­si­ble to­par­se has­ta con Var­gas Llo­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.