LEY DE LA ME­MO­RIA HIS­TÓ­RI­CA: EL ACABOSE

Mar­tí­nez-Maí­llo es­tá de­ma­sia­do ocu­pa­do de­nun­cian­do a ABC co­mo pa­ra aten­der mi­nu­cias

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - OPINIÓN - RAMÓN PÉREZ-MAURA

ME­LAN­CO­LÍA pro­du­ce el ver que ca­da día tie­ne me­nos in­fluen­cia en los po­lí­ti­cos lo que se es­cri­be en los pe­rió­di­cos y lo que opi­nan sus com­pa­ñe­ros de filas más ex­pe­ri­men­ta­dos. Es­ta se­ma­na he­mos te­ni­do una prue­ba ver­da­de­ra­men­te irre­fu­ta­ble. El pa­sa­do mar­tes, don Mar­ce­lino Ore­ja Agui­rre, ex­mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Con­se­jo de Eu­ro­pa, ex­co­mi­sa­rio eu­ro­peo, pre­si­den­te de ho­nor de la Real Aca­de­mia de Cien­cias Mo­ra­les y Po­lí­ti­cas –ca­si na­da– pu­bli­ca­ba en es­tas pá­gi­nas una lu­mi­no­sa Ter­ce­ra so­bre la Ley de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca que con­cluía con un pá­rra­fo inequí­vo­co y per­fec­to com­pen­dio de lo que an­te­ce­día: «La Ley de Me­mo­ria His­tó­ri­ca es una fal­se­dad, un gra­ve error y un mal ser­vi­cio a España. Es­tas son mis con­vic­cio­nes en las que de­seo per­ma­ne­cer fiel en lo que me que­da de vi­da».

Ese mis­mo día, el Par­la­men­to de Ba­lea­res, apro­ba­ba su pro­pia ley de me­mo­ria his­tó­ri­ca. Allí go­bier­na una coa­li­ción de iz­quier­dis­tas y na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes, así que, en pu­ri­dad, na­da de ex­tra­ño tie­ne. Pe­ro lo que con­vier­te es­te he­cho en el acabose es que esa de­no­mi­na­da «Ley de Me­mo­ria De­mo­crá­ti­ca de las Is­las Ba­lea­res» se apro­bó con los vo­tos a fa­vor del Par­ti­do Po­pu­lar de Ba­lea­res, que pre­si­de Biel Com­pany. Es­ta es una ley per­fec­ta­men­te pres­cin­di­ble por mu­chos mo­ti­vos, en­tre otros por­que só­lo pre­ten­de re­pli­car allí una ley que ya es de apli­ca­ción en to­da la na­ción. Ya se sa­be lo que les gus­ta a los par­la­men­tos au­to­nó­mi­cos le­gis­lar y le­gis­lar so­bre co­sas que ya es­tán le­gis­la­das. Y es una ley que el PSOE que go­bier­na Ba­lea­res quie­re cam­biar y en­du­re­cer si vuel­ve al po­der.

Pe­ro la ley ba­lear ha te­ni­do al­gu­na uti­li­dad co­la­te­ral. Nos ha ser­vi­do pa­ra ser in­for­ma­dos de que el PP, des­pués de no ha­ber con­si­de­ra­do ne­ce­sa­rio de­ro­gar la ley de am­ne­sia his­tó­ri­ca za­pa­te­ris­ta, aho­ra es­tá abier­ta­men­te ali­nea­do con ella al me­nos en Ba­lea­res. Una ley que, por ejem­plo, a al­gu­nos ciu­da­da­nos nos es­tá cau­san­do no­ta­bles per­jui­cios por el em­pe­ño del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid de cam­biar el nom­bre de nues­tra ca­lle es­cu­dán­do­se fal­sa­men­te en esa ley. O qui­zá tam­bién en Ma­drid, por­que des­de el mar­tes pa­sa­do no he es­cu­cha­do nin­gu­na sal­ve­dad o re­pro­che del PP nacional a la ac­tua­ción de sus hom­bres en Ba­lea­res. Pe­ro ¿a quién pue­de sor­pren­der eso? Mar­tí­nez-Maí­llo es­tá de­ma­sia­do ocu­pa­do per­si­guien­do y de­nun­cian­do a ABC co­mo pa­ra aten­der mi­nu­cias co­mo la Ley de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca y la de­ri­va ca­ta­la­nis­ta del PP ba­lear.

Ayer mis­mo el «Dia­rio de Ma­llor­ca» (Gru­po Moll) pu­bli­ca­ba un análisis en el que se ex­pli­ca­ba có­mo el PSOE quie­re a Biel Com­pany co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia de Ba­lea­res, ra­zón por la cual se abs­tie­nen de hur­gar en sus pun­tos dé­bi­les. Lo quie­ren co­mo ri­val, por­que es el más dé­bil de cuan­tos pue­da opo­ner el PP a la pre­si­den­ta ba­lear Fran­ci­na Ar­men­gol. «El PSOE ba­lear desea a Biel Com­pany en­ca­be­zan­do la can­di­da­tu­ra del PP; de ahí que se guar­de el ma­te­rial des­es­ta­bi­li­za­dor. Cual­quier otra u otro, se adu­ce, es más pe­lia­gu­do que Com­pany».

Es­ta se­ma­na el dis­cur­so del dipu­tado del PP por Ta­rra­go­na, Ale­jan­dro Fer­nán­dez, en el Par­la­men­to de Cataluña se ha vuel­to vi­ral. Ha­bla­ba so­bre con­vi­ven­cia y par­la­men­ta­ris­mo al hi­lo de una ini­cia­ti­va par­la­men­ta­ria de Ciu­da­da­nos. Ese dis­cur­so de ape­nas cin­co mi­nu­tos ha te­ni­do un in­men­so im­pac­to por­que re­pre­sen­ta la an­tí­te­sis del ac­tual dis­cur­so del PP ba­lear. Por­que el PP de Cataluña ya pa­só por ser ti­bio an­te el na­cio­na­lis­mo. Y eso le ha lle­va­do a es­tar don­de es­tá: en la mar­gi­na­li­dad. Pe­ro el PP de Ba­lea­res si­gue la ru­ta que an­ta­ño ho­lla­ron sus so­cios ca­ta­la­nes, im­pa­si­ble el ade­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.