PA­SIÓN DE JU­DAS IS­CA­RIO­TE

Pa­ra que na­die du­da­se de mis in­ten­cio­nes, en­tre­gué a Je­sús con un be­so

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - OPINIÓN - JUAN MA­NUEL DE PRA­DA

CUAN­DO su­pe que Je­sús pre­di­ca­ba el ad­ve­ni­mien­to de una nueva era, me in­cor­po­ré a su sé­qui­to. ¡Ha­bía desea­do con tan­to ar­dor que la re­li­gión de nues­tros pa­dres fue­se la an­tor­cha que in­cen­dia­se el mun­do! Pe­ro no tar­dé en des­cu­brir, cons­ter­na­do, que las pa­la­bras de Je­sús eran alie­na­do­ras, pues no res­pon­dían a un pro­gra­ma que ase­gu­ra­se a los opri­mi­dos la con­quis­ta del po­der. En lu­gar de en­ca­be­zar una re­vuel­ta con­tra los opre­so­res de Ro­ma, Je­sús cu­ra­ba al cria­do de un cen­tu­rión; y, cuan­do le mos­tra­ban una mo­ne­da con la efi­gie del Cé­sar, ni si­quie­ra ex­hor­ta­ba a la re­bel­día fis­cal. Es verdad que con­de­na­ba a los aca­pa­ra­do­res; y que en cier­ta oca­sión ex­pul­só a los mer­ca­de­res del tem­plo ar­ma­do de un lá­ti­go. Pe­ro en lu­gar de re­cla­mar la con­fis­ca­ción de las ri­que­zas, ex­hor­ta­ba a los opri­mi­dos a vi­vir sin afa­nes, co­mo los li­rios del va­lle y los pá­ja­ros del cie­lo. Cuan­do, co­mo to­do el mun­do sa­be, no hay re­vo­lu­ción po­si­ble si a los des­he­re­da­dos no se les in­ci­ta con el afán de re­cu­pe­rar su he­re­dad.

«Bie­na­ven­tu­ra­dos los po­bres, por­que de ellos es el reino de los cie­los», le es­cu­ché de­cir des­de lo al­to de una mon­ta­ña. Aque­llas pa­la­bras en­fria­ron mi co­ra­zón. ¿Por qué es­pe­rar a un hi­po­té­ti­co reino ce­les­tial, pu­dien­do ha­cer efec­ti­va esa bie­na­ven­tu­ran­za en la tie­rra re­ga­da con la san­gre, el su­dor y las lá­gri­mas de los po­bres? Y, pa­ra ha­cer efec­ti­vo ese reino te­rre­nal, bas­ta­ba con azu­zar en los po­bres la con­cien­cia de sus pe­nu­rias, bas­ta­ba con es­ti­mu­lar su ani­mad­ver­sión ha­cia los opre­so­res. ¿De qué va­le a un po­bre la san­ti­fi­ca­ción de su al­ma, si en­tre­tan­to per­ma­ne­ce en la mi­se­ria? Me­jor se­ría brin­dar­le los me­dios po­lí­ti­cos pa­ra re­cu­pe­rar los bie­nes que la ra­pa­ci­dad de la cla­se do­mi­nan­te le ha arre­ba­ta­do. Pe­ro Je­sús ni si­quie­ra cen­su­ra­ba que una mu­jer cas­qui­va­na se gas­ta­se tres­cien­tos de­na­rios en un per­fu­me de nar­do pa­ra un­gir sus pies, en lu­gar de des­ti­nar ese di­ne­ro a los po­bres. ¡Y, pa­ra jus­ti­fi­car ta­ma­ña fri­vo­li­dad, se per­mi­tía re­cor­dar­nos que siem­pre ten­dría­mos po­bres en­tre no­so­tros, mien­tras que sus días te­rre­na­les es­ta­ban con­ta­dos! Creo que fue en­ton­ces cuan­do re­sol­ví abre­viar­los.

An­tes ya ha­bía te­ni­do que es­cu­char­le otras san­de­ces pa­re­ci­das, mien­tras lo acom­pa­ña­ba en sus co­rre­rías apos­tó­li­cas. En Ca­far­naún, Je­sús des­pa­chó a una mul­ti­tud en­fer­vo­ri­za­da que que­ría pro­cla­mar­lo rey ase­gu­ran­do que él era el Pan de la Vi­da; y que quien vi­nie­se a él no ten­dría ja­más ham­bre ni sed, sino vi­da eter­na. En lu­gar de preo­cu­par­se por el bie­nes­tar ma­te­rial de los po­bres, los em­bau­ca­ba con pro­me­sas de un pan ba­ja­do del cie­lo. Pe­ro, si en verdad hay pan al­ma­ce­na­do en el cie­lo, mu­cho más efi­caz que an­dar es­pe­ran­do bo­ba­li­co­na­men­te su des­cen­so se­ría or­ga­ni­zar de in­me­dia­to el asal­to a las des­pen­sas ce­les­tia­les, an­tes de que un so­lo po­bre se mue­ra de ham­bre.

Y, pues­to que Je­sús no es­ta­ba dis­pues­to a ha­cer­lo, re­sol­ví que de­bía ser yo mis­mo quien aca­ta­se el im­pa­cien­te dic­ta­do de la jus­ti­cia. De es­te mo­do, ya que Je­sús ha­bía de­frau­da­do en vi­da a los po­bres, al me­nos su muer­te po­dría des­en­ca­de­nar la re­vo­lu­ción pendiente. Pa­ra que na­die du­da­se de mis in­ten­cio­nes, lo en­tre­gué con un be­so, que es la de­mos­tra­ción su­pre­ma del be­né­fi­co amor que al­gún día no muy le­jano se ex­ten­de­rá so­bre la faz del or­be, cuan­do al fin el le­van­ta­mien­to de los po­bres con­tra sus opre­so­res trai­ga el Pa­raí­so a la Tie­rra, re­pre­sen­ta­do en una sociedad sin cla­ses. Ven­dí a Je­sús pa­ra com­prar ese Pa­raí­so; y pa­ra que na­die pue­da ma­li­ciar que an­he­lo dis­fru­tar si­quie­ra de un pe­da­zo ín­fi­mo de la glo­ria que re­ga­lo a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras (en las que ya no ha­brá po­bres, en con­tra de lo que Je­sús afir­ma­ba frí­vo­la­men­te), me sa­cri­fi­co yo tam­bién, en es­te cam­po del al­fa­re­ro, de tie­rra ca­lien­te y ro­ja co­mo la san­gre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.