El «procés» en­tra en la fa­se de la frus­tra­ción y la vio­len­cia

Los ac­tos de fu­ria mar­can la agen­da de la reivin­di­ca­ción se­ce­sio­nis­ta

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ESPAÑA - DA­NIEL TER­CE­RO BAR­CE­LO­NA

Frus­trar: pri­var a al­guien de lo que es­pe­ra­ba. Vio­len­tar: apli­car me­dios vio­len­tos a co­sas o per­so­nas pa­ra ven­cer su re­sis­ten­cia. Des­de ha­ce seis años, los lí­de­res de los par­ti­dos y del mo­vi­mien­to so­cial in­de­pen­den­tis­tas lle­van pro­me­tien­do la con­se­cu­ción de un nue­vo Es­ta­do a to­da la ciu­da­da­nía de Cataluña. Un pa­raí­so en la Tie­rra que, in­di­ca­ban, lo te­nían «a to­car». El pun­to ál­gi­do de es­ta tra­ve­sía se vi­vió el pa­sa­do mes de oc­tu­bre, con la ce­le­bra­ción de un re­fe­rén­dum de se­ce­sión ile­gal (1-O), la huel­ga ge­ne­ral con­vo­ca­da y se­cun­da­da por la Ge­ne­ra­li­tat (3-O) y las dos de­cla­ra­cio­nes de in­de­pen­den­cia uni­la­te­ral des­de el Par­la­men­to au­to­nó­mi­co (10-O y 27-O). La «re­pú­bli­ca» se oyó, pe­ro ni se vio ni se to­có.

Des­de en­ton­ces el mo­vi­mien­to se­pa­ra­tis­ta es­tá atra­pa­do en una es­pi­ral de vio­len­cia, li­de­ra­da por los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca (CDR) y apo­ya­dos por los sa­té­li­tes ju­ve­ni­les de la CUP, cu­yas ac­cio­nes vio­len­tas (pro­ta­go­ni­za­das por una mi­no­ría muy ra­di­ca­li­za­da) no so­lo no son con­de­na­das en pú­bli­co por JpC y ERC, sino que ade­más son elo­gia­das en se­de par­la­men­ta­ria. La frus­tra­ción in­va­de el in­de­pen­den­tis­mo. Al­guien pro­me­tió al­go que no po­día cum­plir. La vio­len­cia ha de­ja­do de ser pun­tual y anec­dó­ti­ca pa­ra con­ver­tir­se en regular (a dia­rio) y or­ga­ni­za­da.

20/21-09-2017 ASE­DIO A UNA CO­MI­TI­VA JU­DI­CIAL EN LA CON­SE­JE­RÍA DE ECONOMÍA

El 20 y el 21 de sep­tiem­bre, mi­les de per­so­nas, con­vo­ca­das por la ANC y Òm­nium, con sus pre­si­den­tes al fren­te, Jor­di Sàn­chez y Jor­di Cui­xart, res­pec­ti­va­men­te, im­pi­die­ron el tra­ba­jo de una co­mi­ti­va ju­di­cial que rea­li­za­ba un re­gis­tro en la se­de de la Con­se­je­ría de Economía en el cen­tro de Bar­ce­lo­na. Los ma­ni­fes­tan­tes, alen­ta­dos por los «Jor­dis» y las re­des so­cia­les de las dos en­ti­da­des, blo­quea­ron la sa­li­da de la co­mi­ti­va (al­gu­nos de sus miem­bros tu­vie­ron que uti­li­zar la azo­tea del edi­fi­cio y ca­mu­fla­dos en­tre los que de­ja­ban un tea­tro co­lin­dan­te) y el co­rrec­to desa­rro­llo del re­gis­tro. Los asis­ten­tes a la con­vo­ca­to­ria des­tro­za­ron va­rios co­ches de la Guar­dia Ci­vil y los des­va­li­ja­ron, mien­tras los agen­tes de los Mos­sos d’Es­qua­dra so­lo mi­ra­ban. Que­da­rá pa­ra el re­cuer­do la ima­gen de los «Jor­dis» subidos al te­cho de uno de los co­ches des­tro­za­dos de la Be­ne­mé­ri­ta pa­ra di­ri­gir­se a los ma­ni­fes­tan­tes y ani­mar­les a se­guir con la pro­tes­ta.

01-10-2017 RE­FE­RÉN­DUM ILE­GAL. DE­CE­NAS DE PO­LI­CÍAS Y GUAR­DIAS HE­RI­DOS

A los al­re­de­dor de mil agre­di­dos, con­ta­bi­li­za­dos por la Ge­ne­ra­li­tat, du­ran­te el re­fe­rén­dum ile­gal del 1-O, el Mi­nis­te­rio del In­te­rior res­pon­dió con la ci­fra de 431 agen­tes de la Po­li­cía Nacional y la Guar­dia Ci­vil he­ri­dos por los «pa­cí­fi­cos vo­tan­tes», ciu­da­da­nos que im­pe­dían el cum­pli­mien­to de la or­den de la Jus­ti­cia. En al­gu­nos lu­ga­res, co­mo en San Car­los de la Rá­pi­ta (Ta­rra­go­na), la co­mi­ti­va po­li­cial fue re­ci­bi­da a pe­dra­das por es­tos «pa­cí­fi­cos vo­tan­tes» y tu­vo que sa­lir de la lo­ca­li­dad sin cum­plir con las ins­truc­cio­nes ju­di­cia­les. De esos 431 agen­tes he­ri­dos, ca­si un cen­te­nar ne­ce­si­tó ayuda mé­di­ca.

03-10/08-11-2017 HUEL­GAS SAL­VA­JES CON EL VIS­TO BUENO DE LA GE­NE­RA­LI­TAT

Los par­ti­dos y en­ti­da­des se­ce­sio­nis­tas (a los que se su­ma­ron pun­tual­men­te CC.OO. y UGT) con­vo­ca­ron una huel­ga ge­ne­ral po­lí­ti­ca a los dos días del re­fe­rén­dum ile­gal. El apo­yo, res­pal­do y co­la­bo­ra­ción de la Ge­ne­ra­li­tat fue to­tal. Ce­rra­ron com­ple­ta­men­te, sin po­si­bi­li­dad de ser­vi­cios mí­ni­mos, la prác­ti­ca to­ta­li­dad de las es­cue­las pú­bli­cas y to­do ti­po de cen­tros de ti­tu­la­ri­dad mu­ni­ci­pal y au­to­nó­mi­ca, así co­mo bue­na par­te del en­tra­ma­do sub­ven­cio­na­do. Du­ran­te el día se lle­va­ron a ca­bo aco­sos or­ga­ni­za­dos an­te las prin­ci­pa­les co­mi­sa­rías y je­fa­tu­ras de la Po­li­cía Nacional. Du­ran­te esos días, co­mi­tés ra­di­ca­li­za­dos lle­va­ron a ca­bo es­cra­ches a los agen­tes de re­fuer­zo en Cataluña ins­ta­la­dos en di­ver­sos ho­te­les. En Ca­le­lla (Bar­ce­lo­na) y Pi­ne­da de Mar (Bar­ce­lo­na) los vio­len­tos con­ta­ron con el aplau­so de la al­cal­de­sa Montserrat Can­di­ni (PDECat) y de la pri­me­ra te­nien­te de al­cal­de, Car­me Ara­go­nès (PSC), res­pec­ti­va­men­te. El 8 de no­viem­bre se con­vo­có otra huel­ga ge­ne­ral por mo­ti­vos po­lí­ti­cos. Ese día se cor­ta­ron de­ce­nas de ca­rre­te­ras, au­to­pis­tas y vías se­cun­da­rias, y se ocu­pa­ron las vías del tren en las es­ta­cio­nes prin­ci­pa­les blo­quean­do así las vías de co­mu­ni­ca­ción de Cataluña.

23-03-2018 ES­CRA­CHES VIO­LEN­TOS EN LA DE­LE­GA­CIÓN DEL GO­BIERNO

Los Mos­sos d’Es­qua­dra tu­vie­ron que di­sol­ver a los cen­te­na­res de ma­ni­fes­tan­tes, con­vo­ca­dos por los CDR, que la no­che del 25 de mar­zo pa­sa­da in­ten­ta­ron ac­ce­der has­ta las puer­tas de la De­le­ga­ción del Go­bierno en Bar­ce­lo­na. Tras va­rias ho­ras de con­ten­ción y en las que los agen­tes de la po­li­cía au­to­nó­mi­ca re­ci­bie­ron el im­pac­to de ob­je­tos y hue­vos, así co­mo la des­car­ga de un ex­tin­tor, los Mos­sos ac­tua­ron

con­tra los agre­si­vos ma­ni­fes­tan­tes. Las pro­tes­tas de ese día 25 y las de dos días an­tes en el mis­mo lu­gar, die­ron co­mo re­sul­ta­do más de un cen­te­nar de he­ri­dos. En­tre es­tos, más de 25 he­ri­dos eran agen­tes de los Mos­sos.

25-03-2018 ASAL­TO A LA SUB­DE­LE­GA­CIÓN DEL GO­BIERNO EN GE­RO­NA

El mis­mo do­min­go 25, en una ac­ción to­tal­men­te coor­di­na­da, los CDR lo­ca­les de Lérida y Ge­ro­na lle­va­ron a ca­bo es­cra­ches si­mi­la­res a los de Bar­ce­lo­na. En Lérida, agen­tes de la po­li­cía lo­cal y de los Mos­sos d’Es­qua­dra fue­ron aco­rra­la­dos en las puer­tas de la se­de gu­ber­na­men­tal. So­lo el lan­za­mien­to de unas sal­vas evi­tó que la tur­ba ac­ce­die­ra al edi­fi­cio de la Sub­de­le­ga­ción. En Ge­ro­na, du­ran­te to­do el día, ra­di­ca­les in­de­pen­den­tis­tas se plan­ta­ron a las puer­tas de la Sub­de­le­ga­ción pa­ra pro­tes­tar por la de­ten­ción en Ale­ma­nia de Car­les Puig­de­mont. Por la ma­ña­na, Mar­ta Ma­dre­nas (PDECat), al­cal­de­sa de la ciu­dad, ani­mó a los jó­ve­nes en lo que ca­li­fi­có co­mo una ac­ción «pa­cí­fi­ca» de pro­tes­ta. Es­tos «pa­cí­fi­cos» se­ce­sio­nis­tas asal­ta­ron la se­de del Go­bierno de España en Ge­ro­na, arria­ron las ban­de­ras de la UE y de España e iza­ron una «es­te­la­da» y la ban­de­ra ne­gra in­de­pen­den­tis­ta, en­se­ña que se con­tra­po­ne a la ban­de­ra blan­ca de la ren­di­ción. El 23, Ma­dre­nas –que tam­bién es dipu­tada au­to­nó­mi­ca– alen­tó a los ra­di­ca­les pa­ra que si­guie­ran en las ca­lles has­ta «echar» a los es­pa­ño­les de Cataluña.

2017-2018 ACO­SOS Y SE­ÑA­LA­MIEN­TOS PER­SO­NA­LES A FIS­CA­LES Y JUE­CES EN CATALUÑA

Du­ran­te el jui­cio del 9-N, a prin­ci­pios de 2017, Ana Ma­gal­di, en­ton­ces fis­cal je­fe de Bar­ce­lo­na, fue in­cre­pa­da e in­sul­ta­da a la sa­li­da del Pa­la­cio de Jus­ti­cia en Bar­ce­lo­na. «Fas­cis­ta», «eres una mier­da» y «fue­ra de Cataluña» fue­ron al­gu­nos de los in­sul­tos y ame­na­zas. En no­viem­bre del año pa­sa­do, asal­ta­ron la se­gun­da vi­vien­da de la fa­mi­lia Ma­gal­di en un pue­blo del Pirineo. Ese mis­mo mes de no­viem­bre, el juez ins­truc­tor del 13 de Bar­ce­lo­na, Juan An­to­nio Ra­mí­rez Sun­yer, de­nun­ció va­rias pin­ta­das a las puer­tas de su tam­bién se­gun­da re­si­den­cia, en una lo­ca­li­dad de la pro­vin­cia de Ge­ro­na. Ra­mí­rez Sun­yer es el ma­gis­tra­do que in­ves­ti­ga el 1O ile­gal al mar­gen del Tri­bu­nal Su­pre­mo y la Au­dien­cia Nacional. El úl­ti­mo ca­so del aco­so que re­ci­ben los miem­bros de la Jus­ti­cia lo pro­ta­go­ni­za Pa­blo Lla­re­na, ma­gis­tra­do ins­truc­tor del Su­pre­mo, en­car­ga­do de la cau­sa con­tra el go­bierno ca­ta­lán y la Me­sa del Par­la­men­to ca­ta­lán por lle­var a ca­bo el 1-O pe­se a ser una con­sul­ta ile­gal. Arran le in­sul­tó y ame­na­zó con gran­des pin­ta­das a las puer­tas de su se­gun­da vi­vien­da en un pue­ble­ci­to del Pirineo.

2017-2018 DES­TRO­ZOS EN LAS SE­DES DE LOS PAR­TI­DOS Y COR­TES DE CA­RRE­TE­RAS

Y a to­dos es­tos ac­tos de vio­len­cia y aco­so, pro­ta­go­ni­za­dos ge­ne­ral­men­te por tu­mul­tos ra­di­ca­li­za­dos, hay que su­mar las cons­tan­tes pin­ta­das que apa­re­cen en las se­des de los par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas (Cs, el PSC y el PP), que en las úl­ti­mas se­ma­nas, ade­más, van acom­pa­ña­das de des­tro­zos por el lan­za­mien­to de pie­dras u ob­je­tos con­tun­den­tes. No son ac­tos vio­len­tos pun­tua­les. Co­mo tam­po­co es­tán sien­do pun­tua­les los cor­tes de ca­rre­te­ras or­ga­ni­za­dos y coor­di­na­dos por los CDR. Ni JpC ni ERC han de­nun­cia­do es­tos me­tó­di­cos ac­tos vio­len­tos.

EFE

Un ra­di­cal alar­dea an­te un con­te­ne­dor in­cen­dia­do

Mos­sos d´Es­qua­dra im­pi­den el pa­so de ma­ni­fes­tan­tes a la De­le­ga­ción del Go­bierno

EFE

AFP

Cor­te de la AP-7 por par­te de unas de­ce­nas de miem­bros de un CDR

AFP

Una ma­ni­fes­tan­te pe­ga un car­tel en el con­su­la­do ale­mán en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.