El Go­vern ig­no­ró el 1-O avi­sos de po­si­ble «es­ca­la­da vio­len­ta»

Los Mos­sos aler­ta­ron de es­tos ries­gos a Puig­de­mont en una reunión el 28 de sep­tiem­bre, según el juez Lla­re­na

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ESPAÑA - JE­SÚS HIERRO BAR­CE­LO­NA

El Go­vern de Car­les Puig­de­mont es­ta­ba ad­ver­ti­do. Res­pon­sa­bles de los Mos­sos d’Es­qua­dra se reunie­ron el 28 de sep­tiem­bre con la cú­pu­la del eje­cu­ti­vo de la Ge­ne­ra­li­tat y le aler­ta­ron de que se pre­veía «una es­ca­la­da de vio­len­cia, con bro­tes im­por­tan­tes de en­fren­ta­mien­to» pa­ra el re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta. Así lo po­ne de ma­ni­fies­to la eu­ro­or­den de de­ten­ción con­tra el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat fu­ga­do y emi­ti­da por el juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo Pa­blo Lla­re­na, que pro­ce­só a la cú­pu­la in­de­pen­den­tis­ta por re­be­lión en­tre otros pre­sun­tos de­li­tos.

«Los res­pon­sa­bles del Go­bierno pre­sen­tes en esa reunión co­no­cían so­bra­da­men­te los ries­gos de vio­len­cia», según la or­den eu­ro­pea e internacional de de­ten­ción y en­tre­ga de Puig­de­mont, a la que ha te­ni­do ac­ce­so ABC.

Lla­re­na re­cuer­da en su es­cri­to que ese en­cuen­tro en­tre la cú­pu­la del Go­vern y los man­dos po­li­cia­les se pro­du­jo el jueves 28 de sep­tiem­bre, so­lo ocho días des­pués del «ase­dio de has­ta 60.000 ma­ni­fes­tan­tes» a la Guar­dia Ci­vil que, en opi­nión del ma­gis­tra­do, se pro­du­jo a las puer­tas de la Con­se­je­ría de Economía du­ran­te una se­rie de re­gis­tros or­de­na­dos por el ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 13 de Bar­ce­lo­na, Juan An­to­nio Ra­mí­rez Sun­yer, que in­ves­ti­ga los pre­pa­ra­ti­vos del re­fe­rén­dum.

Ade­más de Puig­de­mont, a aque­lla reunión con los man­dos de los Mos­sos d’Es­qua­dra asis­tie­ron el que era vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Oriol Jun­que­ras, y el en­ton­ces con­se­je­ro de In­te­rior, Joa­quim Forn. Am­bos es­tán ac­tual­men­te en pri­sión pre­ven­ti­va.

Si­guie­ron ade­lan­te

Lla­re­na re­cuer­da en su au­to que, pe­se a es­tas ad­ver­ten­cias, el Go­vern in­de­pen­den­tis­ta de­ci­dió se­guir ade­lan­te con la con­sul­ta. Du­ran­te la jor­na­da de vo­ta­cio­nes del 1 de oc­tu­bre, es­pe­cial­men­te du­ran­te la ma­ña­na, se pro­du­je­ron gra­ves dis­tur­bios en los co­le­gios elec­to­ra­les y en sus in­me­dia­cio­nes, con de­ce­nas de he­ri­dos du­ran­te las car­gas de la Guar­dia Ci­vil y de la Po­li­cía Nacional en el ope­ra­ti­vo pa­ra re­ti­rar las ur­nas.

Los in­ci­den­tes del 1 de oc­tu­bre, en Bar­ce­lo­na y en otras ciu­da­des ca­ta­la­nes, pro­pi­ció la aper­tu­ra de múl­ti­ples pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les, to­da­vía en fa­se de in­ves­ti­ga­ción. Al­gu­nas cau­sas es­tán abier­tas por la su­pues­ta des­pro­por­cio­na­li­dad de la ac­tua­ción de la Guar­dia Ci­vil y la Po­li­cía Nacional; otras, por la pre­sun­ta inac­ción de los Mos­sos pa­ra fre­nar la con­sul­ta y otras más, por la uti­li­za­ción de da­tos per­so­na­les pa­ra las vo­ta­cio­nes.

El do­cu­men­to «Los res­pon­sa­bles del Go­vern pre­sen­tes en esa reunión co­no­cían de so­bra el ries­go de vio­len­cia»

Ob­je­ti­vo: la in­de­pen­den­cia

Puig­de­mont y los con­se­je­ros de su Go­bierno te­nían co­mo úl­ti­ma fi­na­li­dad con­se­guir la in­de­pen­den­cia de Cataluña res­pec­to del res­to de España. Lo se­ña­la Lla­re­na en la mis­ma eu­ro­or­den: «Di­cha in­de­pen­den­cia era el ob­je­ti­vo que pre­ten­día al­can­zar­se en to­do ca­so; pri­me­ra­men­te me­dian­te un acuer­do pac­ta­do con el Go­bierno es­pa­ñol y, en ca­so con­tra­rio, de ma­ne­ra uni­la­te­ral y for­zan­do al Go­bierno a asu­mir una si­tua­ción de he­cho que bus­ca­ba crear­se. Pa­ra am­bos su­pues­tos con­ta­ban con uti­li­zar la mo­vi­li­za­ción po­pu­lar».

Lla­re­na de­ta­lla la ho­ja de ru­ta se­gui­da por el Go­bierno ca­ta­lán que, pe­se a las reite­ra­das ad­ver­ten­cias de an­ti­cons­ti­tu­cio­na­li­dad, si­guió fir­me en su «per­ma­nen­te» y «ob­se­si­va» in­ten­ción de crear unas «es­truc­tu­ras de es­ta­do» pa­ra una re­pú­bli­ca ca­ta­la­na in­de­pen­dien­te del res­to de España. El pa­pel de ANC y Òm­nium El es­cri­to del ma­gis­tra­do tam­po­co pa­sa por al­to el pa­pel de la As­sem­blea Nacional Ca­ta­la­na (ANC) y Òm­nium Cul­tu­ral du­ran­te la tra­ca fi­nal del «procés». Las en­ti­da­des in­de­pen­den­tis­tas fue­ron par­tí­ci­pes de una ac­ción coor­di­na­da con la Ge­ne­ra­li­tat y el Par­la­men­to ca­ta­lán.

Con­cre­ta­men­te, el pa­pel de la ANC y Òm­nium fue el de «fa­vo­re­cer la creen­cia –en­tre la ciu­da­da­nía ca­ta­la­na– de que la pro­cla­ma­ción de in­de­pen­den­cia era per­fec­ta­men­te via­ble». En

re­su­men, «alen­tar a las ma­sas», en pa­la­bras del pro­pio juez Pa­blo Lla­re­na, que se­ña­la di­rec­ta­men­te a sus lí­de­res, Jor­di Sàn­chez (ANC) y Jor­di Cui­xart (Òm­nium), que a día de hoy es­tán en pri­sión pre­ven­ti­va.

El gas­to de la con­sul­ta

La or­den de de­ten­ción de Puig­de­mont tam­bién ha­ce una es­ti­ma­ción de los fon­dos pú­bli­cos que su­pues­ta­men­te se usa­ron pa­ra po­der con­su­mar el re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta. Fue­ron un to­tal de 1.602.001,57 eu­ros, según la «eva­lua­ción has­ta aho­ra prac­ti­ca­da». Así lo re­co­ge el es­cri­to del juez Pa­blo Lla­re­na.

El ma­gis­tra­do Pa­blo Lla­re­na lle­ga al TS en una ima­gen re­cien­te

ÓS­CAR DEL PO­ZO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.