«Maes­tro, en una so­la no­che gano más di­ne­ro que us­ted»

La es­cue­la es una sa­li­da pa­ra la ju­ven­tud de La Lí­nea de la Con­cep­ción, ten­ta­da a dia­rio por el ca­mino del di­ne­ro fá­cil que ofre­cen los nar­cos

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - ESPAÑA - ENRIQUE DEL­GA­DO SANZ LA LÍ­NEA DE LA CON­CEP­CIÓN (CÁ­DIZ)

En La Lí­nea el nar­co­tra­fi­can­te se pa­sea con im­pu­ni­dad, co­me en los me­jo­res res­tau­ran­tes y con­du­ce los me­jo­res co­ches. En cam­bio, el hon­ra­do no pue­de aten­der a la pren­sa en un bar por mie­do a las re­pre­sa­lias, va en uti­li­ta­rio y tie­ne ba­rro­tes en las ven­ta­nas de su ca­sa por si las mos­cas. Aun así, los que han in­ver­ti­do su vi­da en cons­truir un fu­tu­ro sin dro­ga pa­ra La Lí­nea no lo du­dan, es­tán con­ven­ci­dos de que pue­den re­ver­tir la si­tua­ción: «Por fa­vor, que que­de cla­ro que no só­lo hay gen­te ma­la. Aquí tam­bién hay gen­te bue­na que quie­re me­jo­rar es­to».

To­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes la de Mi­guel Án­gel Val­ver­de, un vie­jo maes­tro que ha­ce 30 años lle­gó a La Lí­nea, con­cre­ta­men­te al co­le­gio de La Atu­na­ra, por en­ton­ces un ba­rrio pes­que­ro en el que la gen­te só­lo que­ría un pe­que­ño puer­to pa­ra sa­lir a fae­nar y hoy es el epi­cen­tro de los nar­cos, que in­tro­du­cen to­ne­la­das de ha­chís a dia­rio en sus pla­yas. «El con­tra­ban­do em­pe­zó en 1987 y al prin­ci­pio só­lo era ta­ba­co», ex­pli­ca el pro­fe­sor, quien tam­bién re­cuer­da có­mo el di­ne­ro fá­cil de la dro­ga se con­vir­tió en la sa­li­da es­co­gi­da por mu­chos jó­ve­nes que de­ja­ron de acu­dir a sus cla­ses.

«Ha­bía cha­va­les que te de­cían que ha­bían es­ta­do con "el lla­ni­to" –su­mi­nis­tra­dor de ta­ba­co en el ar­got– de su pa­dre», re­me­mo­ra Val­ver­de, quien la­men­ta la de­ri­va de esa ac­ti­vi­dad, que en un pri­mer mo­men­to jus­ti­fi­ca­ban las fa­mi­lias con una pre­mi­sa muy re­pe­ti­da: «Lo ha­ce­mos por ne­ce­si­dad, pa­ra po­der co­mer». «En el co­le­gio lo veía­mos ve­nir, in­clu­so es­cri­bi­mos una car­ta a los pa­dres, pe­ro nos de­cían que quién éra­mos no­so­tros pa­ra me­ter­nos en eso, que nos cen­trá­se­mos en las cla­ses», con­fie­sa es­te pro­fe­sor ju­bi­la­do, com­pro­me­ti­do en­ton­ces con ale­jar la dro­ga de La Atu­na­ra: «Era arries­ga­do, to­ca­mos las na­ri­ces a mu­cha gen­te».

Hoy el ha­chís es «la em­pre­sa «que da de co­mer al ba­rrio y la ma­yo­ría de los ve­ci­nos pre­fie­re ayu­dar a los nar­cos y no a la Po­li­cía. Ro­sa López es con­ce­jal de Edu­ca­ción en el Ayun­ta­mien­to de La Lí­nea y diag­nos­ti­ca pa­ra ABC los dos gran­des pro­ble­mas que tie­nen con los jó­ve­nes del mu­ni­ci­pio, quie­nes no ven en la es­cue­la una op­ción de fu­tu­ro. «Hay dos te­mas im­por­tan­tes: el ab­sen­tis­mo es­co­lar y los alum­nos ex­pul­sa­dos», re­su­me López, cons­cien­te de que los ni­ños ab­sen­tis­tas ob­ser­van en el nar­co­trá­fi­co la sa­li­da más fá­cil pa­ra con­se­guir di­ne­ro: «Es lo más rá­pi­do pa­ra ellos».

Sa­be bien de lo que ha­bla la con­ce­jal el pro­pio Val­ver­de, a quien al­gu­nos alum­nos pre­gun­ta­ban lo si­guien­te: «Maes­tro, ¿cuán­to di­ne­ro ga­na us­ted? Mi­re, yo he ga­na­do más en una no­che». Co­mo pun­tua­li­za, «los chi­cos lo de­cían con ca­ri­ño», pe­ro la si­tua­ción anun­cia­ba lo que pa­sa hoy, cuan­do en ho­ras de cla­se hay cua­dri­llas de cha­va­les que pu­lu­lan por las ca­lles en lu­gar de aten­der a la lec­ción en au­la.

En un lu­gar en el que la ta­sa de pa­ro –ex­clu­yen­do a los que tra­ba­jan en el ne­go­cio de la dro­ga es de más del 30%–, el fra­ca­so es­co­lar es una au­to-

La ex­cep­ción Tam­bién hay ve­ci­nos de los ba­rrios más de­gra­da­dos que le dan la es­pal­da al trá­fi­co de ha­chís El ori­gen El con­tra­ban­do de ta­ba­co ge­ne­ra­li­za­do se con­vir­tió en un pro­ble­ma a fi­na­les de los 80

vía ha­cia el nar­co­trá­fi­co. Val­ver­de lo tie­ne cla­ro, aun­que su­ma la pre­sión am­bien­tal co­mo un fac­tor de­ci­si­vo a la ho­ra de aban­do­nar los es­tu­dios pa­ra tra­fi­car. «Los chi­cos son in­te­li­gen­tes, pe­ro es­tán me­ti­dos en el es­ti­lo de vi­da del ba­rrio, que con­sis­te en es­tar mu­cho tiem­po fue­ra de ca­sa, con la gen­te y eso tam­po­co les fa­ci­li­ta el es­tu­dio», es­que­ma­ti­za el pro­fe­sor, quien sin em­bar­go ve en el ejem­plo de los pa­dres una po­si­ble so­lu­ción pa­ra que el mal no se con­vier­ta en en­dé­mi­co y, a fuer­za de tiem­po, la si­tua­ción cam­bie en La Lí­nea.

«La Po­li­cía no es la so­lu­ción aun­que aho­ra es ne­ce­sa­ria pa­ra man­te­ner el or­den», ar­gu­men­ta el do­cen­te, quien apues­ta por la pe­da­go­gía pa­ra que los cha­va­les no en­tren en el ne­go­cio. «El me­jor ejem­plo es el que se da en ca­sa, y a los chi­cos hay que en­se­ñar­les con el ejem­plo; pe­ro si los cha­va­les ven que el tra­ba­jo de sus pa­dres es tra­fi­car con ha­chís, les va a cos­tar mu­cho más qui­tar­se», es­pe­ci­fi­ca.

Pre­di­car con el ejem­plo

Tan im­por­tan­tes co­mo el tra­ba­jo de edu­ca­ción en ca­sa y la es­cue­la son las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, que pue­den su­po­ner un freno pa­ra que los jó­ve­nes no cam­bien el co­le­gio por el nar­co­trá­fi­co. «Dán­do­les al­ter­na­ti­vas con­se­gui­mos que vean que pue­den ser res­pon­sa­bles y al­can­zar sus me­tas», de­fien­de López, quien des­ta­ca el tra­ba­jo de las aso­cia­cio­nes sin áni­mo de lu­cro que co­la­bo­ran con el Con­sis­to­rio pa­ra lo­grar es­ta me­ta. «De otra for­ma se­ría im­po­si­ble», co­men­ta la con­ce­jal, que po­ne un ejem­plo muy grá­fi­co: «Só­lo hay cua­tro psi­có­lo­gos mu­ni­ci­pa­les de­di­ca­dos a es­te te­ma y tam­bién tie­nen que aten­der otras la­bo­res». Por ello ha­ce un lla­ma­mien­to a las ins­ti­tu­cio­nes au­to­nó­mi­cas pa­ra que con­si­de­ren a La Lí­nea «de una for­ma es­pe­cial» y le otor­guen más me­dios eco­nó­mi­cos pa­ra po­der lle­var a ca­bo más po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Gen­te ale­gre

To­da­vía hoy, dé­ca­das des­pués de lle­gar a La Lí­nea, el pro­fe­sor coin­ci­de por la ca­lle con alum­nos que en su día die­ron la es­pal­da a la li­te­ra­tu­ra pa­ra lla­mar a la puer­ta del ha­chís. Al­guno, por el con­tra­rio, ha muer­to en ho­ras de tra­ba­jo. An­tes que ha­blar de es­tos úl­ti­mos ca­sos, el maes­tro pre­fie­re re­cor­dar a to­dos aque­llos jó­ve­nes que, pe­se a vi­vir en el mis­mo re­llano que los nar­cos, se man­tu­vie­ron en el buen ca­mino.

«Re­sul­ta ra­ro que fa­mi­lias muy pre­ca­rias y que es­tán tan cer­ca de la ten­ta­ción no cai­gan», en­sal­za Val­ver­de, en la mis­ma lí­nea que López, quien des­ta­ca a to­da esa «gen­te ale­gre» que da la es­pal­da del ne­go­cio más lu­cra­ti­vo e ile­gal de La Lí­nea y que, pe­se a ver al ve­cino con me­jor co­che, una ca­sa de lu­jo y co­mien­do fue­ra de ca­sa to­dos los días, ma­dru­ga pa­ra que la ciu­dad cam­bie.

«Es­to no es una nar­co­ciu­dad; es una ciu­dad con mu­chos nar­cos», de­fien­de el vie­jo pro­fe­sor de La Atu­na­ra. Y qui­zá ha­ya es­pe­ran­za pa­ra La Lí­nea por­que, en el cen­tro, to­da­vía hay cha­va­les que en­tran en los ba­res y res­tau­ran­tes, cu­rrí­cu­lum en mano, pa­ra pe­dir tra­ba­jo co­mo ca­ma­re­ros.

FO­TO­GRA­FÍAS: NONO RI­CO

Tres ni­ños en el ba­rrio de San Ber­nar­do de La Lí­nea de la Con­cep­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.