El año pa­ra la paz en Irak y Si­ria

Los ma­yo­res con­flic­tos bé­li­cos si­guen con­cen­tra­dos en Orien­te Pró­xi­mo

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - INTERNACIONAL - FRANCISCO DE AN­DRÉS

Trans­cu­rri­dos los pri­me­ros me­ses de 2018, el ma­pa de los con­flic­tos más pe­li­gro­sos del mun­do si­gue con­cen­tran­do las aler­tas en la re­gión de Orien­te Pró­xi­mo, lo que pa­re­ce ca­si co­mo una fo­to-fi­ja des­de el fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Los po­de­ro­sos se en­se­ñan los dien­tes y es­gri­men su ar­se­nal ató­mi­co, pe­ro en úl­ti­mo tér­mino la di­sua­sión nu­clear fun­cio­na. El ries­go de un con­flic­to ge­ne­ra­li­za­do a es­ca­la mun­dial se jue­ga en cam­bio en el ta­ble­ro de los con­flic­tos bé­li­cos con­ven­cio­na­les, en el que se ob­ser­van cua­tro gue­rras en ebu­lli­ción –Si­ria, Ye­men, Li­bia y Af­ga­nis­tán–, al me­nos una do­ce­na en es­ta­do in­can­des­cen­te y con ba­jo per­fil me­diá­ti­co, y cin­co en re­la­ti­va fa­se de re­gre­sión.

Con un cri­te­rio más am­plio de con­flic­to, en fe­chas re­cien­tes el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res es­pa­ñol ofre­ció su pro­pio ma­pa de pe­li­gro­si­dad en el mun­do pen­san­do en el via­je­ro nacional. La lis­ta de paí­ses a evi­tar ba­jo cual­quier cir­cuns­tan­cia in­clu­ye do­ce (los cua­tro ci­ta­dos, más Irak, Ma­lí, Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, So­ma­lia, Su­dán del Sur, Bu­run­di, Eri­trea y Pa­púa Nueva Gui­nea), don­de la vio­len­cia pro­ta­go­ni­za­da por gru­pos ar­ma­dos for­ma par­te del pai­sa­je des­de ha­ce años. Es la lla­ma­da lis­ta ne­gra. En ro­jo apa­re­cen los paí­ses a los que se des­acon­se­ja via­jar sal­vo en ca­so de ex­tre­ma ne­ce­si­dad. Por pri­me­ra vez, en la lis­ta del Mi­nis­te­rio es­pa­ñol apa­re­ce Ve­ne­zue­la, que com­par­te ese du­do­so ho­nor jun­to a paí­ses co­mo Egip­to, Co­rea del Nor­te o Pa­kis­tán.

El año 2017 pro­ta­go­ni­zó una de las me­jo­res no­ti­cias de la dé­ca­da pa­ra la paz mun­dial. Fue el año de la de­rro­ta del au­to­pro­cla­ma­do «ca­li­fa­to» yiha­dis­ta de Daesh, que lle­gó a con­tro­lar un te­rri­to­rio en Si­ria e Irak de la ex­ten­sión, apro­xi­ma­da­men­te, del Reino Uni­do. Des­de esa pla­ta­for­ma fí­si­ca y lo­gís­ti­ca –que le dio un pres­ti­gio ex­cep­cio­nal en los círcu­los ra­di­ca­les de to­do el mun­do is­lá­mi­co–, el mo­vi­mien­to ar­ma­do del «ca­li­fa» Al Bag­da­di fue ca­paz no so­lo de en­fren­tar­se a los ejér­ci­tos ira­quí y si­rio, sino tam­bién de or­ga­ni­zar aten­ta­dos te­rro­ris­tas en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos.

La caí­da de Daesh, ca­si tan rá­pi­da co­mo su as­cen­sión en 2014, po­dría mar­car es­te año un cam­bio de ci­clo en los dos gran­des con­flic­tos ar­ma­dos mun­dia­les: el de Irak, que se re­mon­ta a la in­va­sión nor­te­ame­ri­ca­na de 2003 y al de­rro­ca­mien­to de Sa­dam Hu­sein; y el de Si­ria, pro­duc­to de la Pri­ma­ve­ra Ára­be de 2011 tras el le­van­ta­mien­to con­tra el dic­ta­dor lai­co Bas­har al As­sad.

El con­flic­to ira­quí se en­cuen­tra en

un pro­ce­so cer­cano a su fin en el plano bé­li­co, tras la caí­da de los úl­ti­mos feu­dos de Daesh en el país y la prag­má­ti­ca de­ci­sión de los kur­dos de no pre­sio­nar –por aho­ra– en fa­vor de la crea­ción de un Es­ta­do in­de­pen­dien­te en la ac­tual re­gión del Kur­dis­tán. La ri­va­li­dad en­tre chiíes y su­níes no es­tá su­pe­ra­da, pe­ro el pe­li­gro se cen­tra en la pre­sen­cia de mi­li­tan­tes kurdo-tur­cos del PKK en al­gu­nas zo­nas de Irak. El pre­si­den­te tur­co, Er­do­gan, ha exi­gi­do a Bag­dad que les ex­pul­se o desar­me y ame­na­za con lle­var a ca­bo otra in­ter­ven­ción ar­ma­da co­mo la que lle­va a ca­bo en es­tos mo­men­tos en Si­ria, con im­pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias pa­ra la frá­gil paz ira­quí.

La even­tual trans­for­ma­ción de Daesh en otra realidad pe­li­gro­sa –tras la in­mi­nen­te pér­di­da de su te­rri­to­rio– o su even­tual con­fluen­cia con Al Qai­da pa­ra crear un nue­vo mons­truo te­rro­ris­ta mun­dial es, hoy por hoy, te­ma de de­ba­te aca­dé­mi­co. La gue­rra se apa­ga y el odio sec­ta­rio de ha­ce diez años en­tre su­níes y chiíes re­du­ce la in­ten­si­dad de­bi­do a los es­fuer­zos in­te­gra­do­res del Go­bierno de Bag­dad. Atrás que­dan los tiem­pos en los que los jó­ve­nes ira­quíes se ta­tua­ban pa­ra que sus cuer­pos pu­die­ran ser re­co­no­ci­dos en ca­so de mo­rir o de ser mu­ti­la­dos en un aten­ta­do te­rro­ris­ta.

En Si­ria, 2018 pue­de ser tam­bién el año de la paz des­pués de sie­te años de ago­ta­do­ra gue­rra ci­vil que han de­ja­do más de 300.000 muer­tos, un ter­cio de ellos ci­vi­les. El ré­gi­men del pre­si­den­te Bas­har al As­sad con­tro­la ya dos ter­cios del país, tras los éxi­tos con­se­gui­dos con el apo­yo de Ru­sia y de Irán y la caí­da de los bas­tio­nes prin­ci­pa­les de Daesh. El com­pro­mi­so del pre­si­den­te Trump de evi­tar a to­da cos­ta una par­ti­ci­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na en la gue­rra co­mo la que se pro­du­jo en Irak –«no boots on the ground», to­do me­nos en­viar tro­pas es el le­ma– acer­ca la po­si­bi­li­dad de un acuer­do de paz, con Al As­sad, Ru­sia e Irán co­mo cla­ros ven­ce­do­res. «Es­ta­re­mos sa­lien­do de Si­ria muy pron­to», afir­mó Trump es­te jueves pa­sa­do. El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos apun­tó la im­por­tan­cia de que sean «otros» los que se ha­gan car­go del pro­ble­ma a par­tir de «aho­ra».

La pro­fe­cía de Idris

Ye­men es una pro­lon­ga­ción de la gue­rra por po­de­res en­tre Ara­bia Sau­dí e Irán, que tam­bién se li­bra en Si­ria, por la he­ge­mo­nía su­ní o chií en Orien­te Pró­xi­mo. El con­flic­to ci­vil que se arras­tra a gran es­ca­la des­de mar­zo de 2015 no tie­ne las di­men­sio­nes le­ta­les del de Si­ria, pe­ro ame­na­za con crear una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria de enor­mes pro­por­cio­nes –tal co­mo ad­vier­te la ONU– de­bi­do al blo­queo de ayuda hu­ma­ni­ta­ria im­pues­to por las au­to­ri­da­des sau­díes.

Li­bia es otra de las pa­les­tras bé­li­cas don­de mi­den sus fuer­zas to­das las co­rrien­tes ára­bes, y al­gu­nas oc­ci­den­ta­les por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas –el pe­tró­leo– y geo­es­tra­té­gi­cas: su con­di­ción de puer­to de sa­li­da ha­cia Eu­ro­pa de re­fu­gia­dos ára­bes y emi­gran­tes eco­nó­mi­cos sub­saha­ria­nos. Des­de la muer­te de Ga­da­fi, Li­bia es uno de los ma­yo­res es­ta­dos fa­lli­dos del pla­ne­ta, don­de unos 1.700 gru­pos ar­ma­dos, en­tre ellos no po­cos is­la­mis­tas, con­tro­lan te­rri­to­rios y ba­rria­das y con­for­man un com­ple­jo puzz­le.

El ca­so li­bio es­tá muy bien ilus­tra­do por una anéc­do­ta his­tó­ri­ca. Cuan­do en los años 60 las com­pa­ñías de pe­tró­leo en­con­tra­ron ya­ci­mien­tos de cru­do, se atri­bu­ye al rey Idris de Li­bia la si­guien­te fra­se: «Oja­lá hu­bie­ran en­con­tra­do agua. El agua em­pu­ja al hom­bre a tra­ba­jar. El pe­tró­leo les lle­va a so­ñar».

En Af­ga­nis­tán, pri­mer pro­duc­tor mun­dial de opio, Es­ta­dos Uni­dos li­bra su gue­rra más lar­ga: 16 años, y nin­gu­na pers­pec­ti­va de un fi­nal rá­pi­do. Los ta­li­ba­nes si­guen re­cu­pe­ran­do te­rri­to­rio y po­der psi­co­ló­gi­co, an­te un go­bierno des­mo­ra­li­za­do y de­ja­do a su suer­te por las nue­vas di­rec­ti­vas de la di­plo­ma­cia de Do­nald Trump.

Gue­rras por po­de­res Ye­men es una pro­lon­ga­ción de la gue­rra que li­bran en Si­ria los go­bier­nos sau­dí e ira­ní en pos de la he­ge­mo­nía

AFP

El hu­mo se ele­va en los edi­fi­cios des­pués de un ata­que con mi­sil en una zo­na con­tro­la­da por los re­bel­des en Da­raa, en el sur de Si­ria, el día 23

Fuen­te: ABC Ela­bo­ra­ción pro­pia

Un dic­ta­dor a flo­te El cur­so de la gue­rra fa­vo­re­ce al pre­si­den­te Al As­sad tras ca­si sie­te años de con­flic­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.