La Bi­blio­te­ca Nacional de Gre­cia se mu­da al Cen­tro Sta­vros Niar­chos

Di­se­ña­do por el ita­liano Ren­zo Piano, es­te es­pec­ta­cu­lar edi­fi­cio, ce­di­do por la fun­da­ción del ar­ma­dor al Es­ta­do grie­go, es la nueva jo­ya del país

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - CULTURA - BEGOÑA CASTIELLA CORRESPONSAL EN ATE­NAS

Ha co­men­za­do la cuen­ta atrás pa­ra un acon­te­ci­mien­to úni­co: la inau­gu­ra­ción ofi­cial de la nueva se­de de la Bi­blio­te­ca Nacional de Gre­cia, una ve­ne­ra­ble ins­ti­tu­ción fun­da­da en 1829 por Ioan­nis Ka­po­dis­tria, el pri­mer go­ber­na­dor de Gre­cia. Po­cos años des­pués, en 1842, se fu­sio­nó con la bi­blio­te­ca de la Uni­ver­si­dad de Ate­nas y otras ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les, sien­do pos­te­rior­men­te su se­de un edi­fi­cio neo­clá­si­co ve­cino de la Aca­de­mia en el cen­tro de la ca­pi­tal.

Con más de 750.000 vo­lú­me­nes, te­nía gra­ves pro­ble­mas de es­pa­cio y de con­ser­va­ción. Pe­ro, gra­cias a la ge­ne­ro­sa pro­pues­ta de la Fun­da­ción Stá­vros Niar­chos (ins­ti­tu­ción pri­va­da crea­da por de­seo del ar­ma­dor grie­go tras su muer­te), el es­ta­do apro­bó que la bi­blio­te­ca y sus fon­dos, re­par­ti­dos en va­rios edi­fi­cios, aban­do­na­ran el cen­tro pa­ra ser ins­ta­la­dos en una par­te del nue­vo cen­tro cul­tu­ral de di­cha fun­da­ción. Ha si­do di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Ren­zo Piano y se en­cuen­tra si­tua­do en Fa­li­ro, una zo­na cer­ca­na al mar en­tre Ate­nas y El Pireo.

Ade­más de su mo­des­ta fi­nan­cia­ción es­ta­tal anual, la Bi­blio­te­ca Nacional ha re­ci­bi­do una sub­ven­ción es­ta­tal ex­tra­or­di­na­ria de 5.200.000 eu­ros, así co­mo una do­na­ción de otros cin­co millones de eu­ros de la Fun­da­ción Niar­chos, pa­ra po­der afron­tar es­ta mu­dan­za. Por­que es­tá sien­do una la­bor pro­pia de Hér­cu­les: se han lim­pia­do, re­pa­ra­do, res­tau­ra­do en al­gu­nos ca­sos y ca­ta­lo­ga­do de nue­vo to­dos sus vo­lú­me­nes, di­gi­ta­li­zan­do mu­cho ma­te­rial. Y se han es­tu­dia­do las con­di­cio­nes en las que es­ta­ban y en las que es­ta­rán, gra­cias a la ayuda téc­ni­ca de de­par­ta­men­tos de la Uni­ver­si­dad de Ate­nas.

En un país don­de la or­ga­ni­za­ción pue­de ser caó­ti­ca, la mu­dan­za de las co­lec­cio­nes de la Bi­blio­te­ca Nacional si­gue un plan mi­nu­cio­so. Du­ra­rá tres me­ses: co­men­zó el 8 de enero y se pre­vé que con­clu­ya el 8 de abril. Su cos­te (500.000 eu­ros) lo asu­me el Es­ta­do grie­go, a quien la Fun­da­ción Niar­chos ha ce­di­do el cen­tro cul­tu­ral, y se es­tá si­guien­do mi­nu­cio­sa­men­te un pro­gra­ma que per­mi­te una mu­dan­za con se­gu­ri­dad y las me­jo­res con­di­cio­nes cli­má­ti­cas.

«Ha si­do una ale­gría po­der ver uno por uno to­dos los vo­lú­me­nes de la bi­blio­te­ca y sus ne­ce­si­da­des», afir­ma­ba Zoí Guí­ni, con­ser­va­do­ra del Ar­chi­vo de la Bi­blio­te­ca, a los me­dios grie­gos mien­tras se pre­pa­ra­ba la mu­dan­za. Tam­bién se es­tá lle­van­do a ca­bo un tra­ba­jo de di­gi­ta­li­za­ción im­por­tan­te. Su di­rec­tor, Fi­li­pos Tsi­bó­glou, di­ce que la Bi­blio­te­ca «es un te­so­ro es­con­di­do que te­ne­mos que des­cu­brir». Al­go que se es­tá ha­cien­do con 40 pro­yec­tos, di­vi­di­dos en cin­co ejes: pro­ce­sa­mien­to y en­ri­que­ci­mien­to de las co­lec­cio­nes, desa­rro­llo de ser­vi­cios di­gi­ta­les, di­se­ño de un nue­vo de­par­ta­men­to de prés­ta­mos, desa­rro­llo con­jun­to y for­ma­ción con­ti­nua del per­so­nal.

Nue­vos ho­ri­zon­tes

La ins­ti­tu­ción se abre a nue­vos ho­ri­zon­tes, con más me­tros cua­dra­dos y me­dios, des­de WI­FI gra­tui­to has­ta un es­pa­cio de lec­tu­ra pa­ra ni­ños y nue­vas ac­ti­vi­da­des ca­da mes, co­mo el ho­me­na­je que hu­bo en enero al Ho­lo­caus­to, ti­tu­la­do «El Ho­lo­caus­to de los ju­díos grie­gos y eu­ro­peos», y el ci­clo de con­fe­ren­cias «Fuen­tes cris­tia­nas: con­tri­bu­ción grie­ga y la­ti­na a la cul­tu­ra eu­ro­pea» en fe­bre­ro. En su es­tra­te­gia di­gi­tal, se crea­rá un pro­yec­to de di­gi­ta­li­za­ción a ni­vel nacional con un am­plio ac­ce­so a las di­ver­sas co­lec­cio­nes de la Bi­blio­te­ca, en­la­ce con otras bi­blio­te­cas de Gre­cia y del res­to del mun­do. Ha­brá tam­bién ac­ce­so a nue­vos fon­dos di­gi­ta­li­za­dos del ex­tran­je­ro, co­mo el Ox­ford Re­fe­ren­ce On­li­ne Pre­mium, un cen­tro em­pre­sa­rial, club de lec­tu­ra y cla­ses de in­for­má­ti­ca… y to­do ello gratis.

La Bi­blio­te­ca em­pe­za­rá a ope­rar gra­dual­men­te a par­tir de abril, pe­ro des­de

ha­ce ya tiem­po es­tán abier­tas las sa­las de lec­tu­ra. Y, co­mo el ho­ra­rio es de 6 de la ma­ña­na a 12 de la no­che, de lu­nes a do­min­go, ya es­tá lleno de es­tu­dian­tes que apre­cian la tran­qui­li­dad, la co­mo­di­dad y la bue­na luz de es­tas nue­vas ins­ta­la­cio­nes.

Ade­más de la ayuda de la Fun­da­ción Niar­chos, la Bi­blio­te­ca man­tie­ne co­la­bo­ra­cio­nes con mu­chos or­ga­nis­mos ex­tran­je­ros. Uno de ellos, el Cen­tro pa­ra el Es­tu­dio de los Ma­nus­cri­tos del Nue­vo Tes­ta­men­to, que des­de Te­xas y a par­tir de 2002 se en­car­ga­rá de la res­tau­ra­ción y di­gi­ta­li­za­ción de los ma­nus­cri­tos del Nue­vo Tes­ta­men­to en to­do el mun­do, con el ob­je­ti­vo de di­fun­dir su ac­ce­so gra­tui­to por in­ter­net. «De los 5.800 ma­nus­cri­tos grie­gos del Nue­vo Tes­ta­men­to en el mun­do, más de 300 es­tán en es­ta Bi­blio­te­ca», afir­ma su di­rec­tor.

El cen­tro nor­te­ame­ri­cano pagará su di­gi­ta­li­za­ción com­ple­ta, a cam­bio del de­re­cho de dis­po­ner li­bre­men­te de tres co­pias di­gi­ta­les de es­tos ma­nus­cri­tos pa­ra su es­tu­dio.

FO­TOS: SNFCC/YORGOS YERLOLYMBOS Y NGL/NI­KOS KARANIKOLAS

Fa­cha­da del Cen­tro Cul­tu­ral Sta­vros Niar­chos

Los li­bros, en la vie­ja bi­blio­te­ca, an­tes de par­tir a su nue­vo des­tino

Pa­no­rá­mi­ca de la flamante bi­blio­te­ca en el Cen­tro Niar­chos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.