Ed van der Els­ken El co­lec­cio­nis­ta de gen­te

La Fun­da­ción Map­fre res­ca­ta al fo­tó­gra­fo y cineasta ho­lan­dés, re­no­va­dor del gé­ne­ro do­cu­men­tal

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - CULTURA - NA­TI­VI­DAD PU­LI­DO

Siem­pre tu­vo la ne­ce­si­dad de «atra­par la vi­da tan com­ple­ta­men­te co­mo sea po­si­ble»: des­de el na­ci­mien­to de su hi­jo has­ta su pro­pia muer­te. Tal es así que el fo­tó­gra­fo y cineasta ho­lan­dés Ed van der Els­ken (Áms­ter­dam, 1925-Edam, 1990) desea­ba «te­ner una pe­que­ña cámara im­plan­ta­da en la ca­be­za con un ob­je­ti­vo sa­lien­do y gra­bar ar­tís­ti­ca­men­te vein­ti­cua­tro ho­ras al día». Pe­ro a los 60 años le en­tra­ron du­das de si era bueno eso de gra­bar to­do du­ran­te to­do el tiem­po. «Pue­de que vuel­va a tra­ba­jar co­mo al prin­ci­pio: re­co­rrer las ca­lles con una pe­que­ña cámara y tres ca­rre­tes, sin en­car­gos; co­lec­cio­nar gen­te de la mía».

La Fun­da­ción Map­fre, el Ste­de­lijk Mu­seum de Áms­ter­dam y el Jeu de Pau­me de Pa­rís han co­pro­du­ci­do una com­ple­ta re­tros­pec­ti­va de Van der Els­ken, que pue­de ver­se en Ma­drid. Re­no­va­dor del gé­ne­ro do­cu­men­tal, cam­bió la na­tu­ra­le­za de la fo­to­gra­fía en su país y es uno de los pri­me­ros fo­tó­gra­fos de au­tor, jun­to con Ro­bert Frank. ¿A qué se re­fe­ría cuan­do ha­bla­ba de «co­lec­cio­nar gen­te de la mía»? Ex­pli­ca Hrip­si­mé Vis­ser, co­mi­sa­ria de la ex­po­si­ción, que «no era so­lo que a me­nu­do se gra­ba­ra y se fo­to­gra­fia­ra a sí mis­mo, a su fa­mi­lia y a los que le ro­dea­ban, sino que tam­bién bus­ca­ba en otras per­so­nas, en los mu­chos paí­ses que vi­si­tó, las cua­li­da­des que se atri­buía a sí mis­mo, con las que se iden­ti­fi­ca­ba, es­pe­cial­men­te la au­ten­ti­ci­dad y el or­gu­llo». Se fi­ja­ba por la ca­lle en gen­te her­mo­sa o rara y los re­ta­ba con su mi­ra­da o su in­ge­nio has­ta que con­se­guía que po­sa­ran pa­ra él. Pri­me­ro los fo­to­gra­fia­ba con una Ro­llei­cord, más tar­de con una Lei­ca.

La ge­ne­ra­ción he­ri­da

En 1950 se mar­cha a Pa­rís, don­de tra­ba­ja en el la­bo­ra­to­rio fo­to­grá­fi­co de la agen­cia Mag­num (el Pic­to­rial Ser­vi­ce), po­si­ti­van­do los tra­ba­jos de Ca­pa, de Car­tier-Bres­son... Pe­ro a quien más ad­mi­ra­ba era a Ernst Haas. Allí co­no­ció a la fo­tó­gra­fa hún­ga­ra Ata Kan­dó, que se con­vir­ti­ría en su es­po­sa. Se en­cuen­tra con la ge­ne­ra­ción he­ri­da: jó­ve­nes que co­no­ce en los ba­res y ca­fés de Sain­tGer­main-des-Pres y aho­ga­ban su de­ses­pe­ra­ción en fies­tas sal­va­jes don­de co­rrían las dro­gas y el al­cohol. Una de ellas era la bai­la­ri­na aus­tra­lia­na Va­li Myers, su pe­li­rro­ja mu­sa. Ed­ward Stei­chen, el to­po­de­ro­so con­ser­va­dor de fo­to­gra­fía del MoMA, le con­ven­ció pa­ra pu­bli­car un li­bro con esas imá­ge­nes pa­ri­si­nas, una es­pe­cie de te­le­no­ve­la a me­dio ca­mino en­tre la fic­ción y la realidad. En 1956 na­ce «Una his­to­ria de amor en Saint-Ger­main-des-Pres», con­mo­ve­dor re­tra­to de la ciu­dad y su tra­ba­jo más fa­mo­so. Van der Els­ken y Myers se re­en­con­tra­rían años des­pués. Ella, con­ver­ti­da en una ar­tis­ta hip­pie que vi­vía en el sur de Ita­lia con su jo­ven aman­te. Y en 1972 el fo­tó­gra­fo pu­bli­ca «Death in the Port Jack­son Ho­tel», en el que re­me­mo­ra a su mu­sa.

La mues­tra abor­da cua­tro dé­ca­das de tra­ba­jo. En «Ba­ga­ra» (Bú­fa­lo), nos mues­tra su vi­sión de Áfri­ca, adon­de via­jó du­ran­te tres me­ses en 1957. Dos años des­pués, ven­dió to­do y em­pren­dió con su se­gun­da es­po­sa, Ger­da, un via­je al­re­de­dor del mun­do que du­ró ca­tor­ce me­ses y que su­fra­ga­ron pu­bli­can­do fo­to­gra­fías en re­vis­tas y do­cu­men­ta­les pa­ra te­le­vi­sión. Siem­pre tu­vo un es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro y mos­tró in­te­rés por las cul­tu­ras ex­tran­je­ras, co­mo que­da pa­ten­te en «Sweet Li­fe». Via­jó quin­ce ve­ces a Ja­pón, país que le fas­ci­na­ba. Su pro­yec­to «Tok­yo Symphony» se pu­bli­có pós­tu­ma­men­te. Tam­bién fue un gran afi­cio­na­do al jazz, que des­cu­brió en un con­cier­to de Chet Ba­ker en Áms­ter­dam y al que de­di­có un li­bro en 1959. Ahí es­tán es­tre­llas co­mo Mi­les Da­vis o Ella Fitz­ge­rald.

La ex­po­si­ción se cie­rra con «Bye», un con­mo­ve­dor au­to­rre­tra­to con el que Van der Els­ken se des­pi­de de la vi­da que tan­to amó. Víc­ti­ma de un cán­cer ter­mi­nal, se fil­mó has­ta su muer­te: «He fil­ma­do mi en­fer­me­dad. ten­go que de­jar­lo. Que­ría ha­cer una película des­de el más allá. Es­toy can­sa­do. Voy a de­jar­lo».

© ED VAN DER ELS­KEN

«Ata Kan­dó com­prue­ba una co­pia a la luz de una bom­bi­lla» (Pa­rís, 1953), de Ed van der Els­ken

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.