El ojea­dor es­tá en la red

Apli­ca­cio­nes co­mo «Tons­ser», idea­da por dos da­ne­ses, se con­vier­ten en el me­jor es­ca­pa­ra­te pa­ra jó­ve­nes fut­bo­lis­tas

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - DEPORTES - JO­SÉ-PA­BLO JOFRÉ BER­LÍN

Los da­ne­ses Peter Holm y Si­mon Hjae­re pa­re­cen ha­ber da­do en el cla­vo con su star­tup: la apli­ca­ción «Tons­ser», el Lin­ke­dIn de los ju­ga­do­res de fút­bol, se es­tá con­vir­tien­do en to­do un fe­nó­meno. Goo­gle Play ofre­ce la pla­ta­for­ma crea­da en Di­na­mar­ca in­vi­tan­do a unir­se a una red de fut­bo­lis­tas jó­ve­nes «que lu­chan por sus sue­ños». La app de ju­ga­do­res más po­pu­lar en Eu­ro­pa re­gis­tra có­mo avan­za la ca­rre­ra fut­bo­lís­ti­ca del usua­rio, con­tro­la al ri­val di­rec­to en la ca­te­go­ría y es­tá sien­do vi­gi­la­do de cer­ca por agen­tes y clu­bes: «Rin­de en el cam­po ca­da se­ma­na y lu­cha pa­ra que un agen­te y un club te pue­da des­cu­brir», anun­cia la pla­ta­for­ma de dis­tri­bu­ción de apli­ca­cio­nes mó­vi­les.

Y pue­de ser una mi­na de oro. En tiem­pos en los que el fút­bol y las re­des so­cia­les son dos de los fe­nó­me­nos más po­de­ro­sos del mun­do –tram­po­sas dis­trac­cio­nes, di­ría Zyg­munt Bau­man–, los fun­da­do­res y CEOs Holm y Hjae­re en­con­tra­ron un gran va­cío en el mer­ca­do. «Hay mu­chas apli­ca­cio­nes y ser­vi­cios so­bre fút­bol, pe­ro nin­guno pa­ra ju­ga­do­res» co­men­ta Hjae­re al «BI Nor­dic» agre­gan­do que hay unos 250 millones de fut­bo­lis­tas po­ten­cia­les usua­rios de «Tons­ser». «Así que co­men­za­mos a cons­truir una co­mu­ni­dad, un Lin­ke­dIn pa­ra los ju­ga­do­res», ex­pli­ca.

Eso fue en 2014. Ac­tual­men­te la em­pre­sa, con se­de en Co­pen­ha­gue,

cuen­ta con más de 500.000 ju­ga­do­res re­gis­tra­dos e in­for­ma­ción acer­ca de 4,6 millones de par­ti­dos en Es­can­di­na­via, Ale­ma­nia, Fran­cia, Ita­lia y España. La apli­ca­ción fun­cio­na co­mo una red so­cial don­de ca­da ju­ga­dor crea un per­fil y se co­nec­ta con otros miem­bros. «Usa­mos in­for­ma­cio­nes cla­ve co­mo go­les, asis­ten­cias... y des­pués de los par­ti­dos los ju­ga­do­res ac­tua­li­zan sus per­fi­les, y se ca­li­fi­can unos a otros. Es co­mo un vi­deo­jue­go de fút­bol, pe­ro es real y se tra­ta acer­ca ti», ex­pli­ca Hjae­re des­de la ca­pi­tal da­ne­sa.

No so­lo jue­go y red so­cial, sino una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta pa­ra que los ta­len­tos del fút­bol al­can­cen su po­ten­cial: «Nues­tros usua­rios, en su ma­yo­ría ado­les­cen­tes, son ex­tre­ma­da­men­te se­rios acer­ca de su de­por­te. Quie­ren me­jo­rar y les da­mos las he­rra­mien­tas y el con­tex­to so­cial pa­ra ha­cer­lo. Se sien­ten pro­fe­sio­na­les y, con un po­co de suer­te, al­gún día lo se­rán», co­men­ta Hjae­re acla­ran­do que el mo­de­lo de ne­go­cio de «Tons­ser» es un «work-in-pro­gress» que se en­cuen­tra en eta­pa de am­plia­ción ha­cia la crea­ción de apli­ca­cio­nes con ser­vi­cios pa­re­ci­dos pa­ra ge­ren­tes y clu­bes.

Iden­ti­fi­car el ta­len­to

¿Có­mo es­pe­ran ob­te­ner be­ne­fi­cios? Una al­ter­na­ti­va es tra­ba­jar con mar­cas: Ni­ke se con­vir­tió en la pri­me­ra com­pa­ñía en te­ner su pro­pio ca­nal en la pla­ta­for­ma «Tons­ser». «Ni­ke brin­da en­tre­te­ni­mien­to edu­ca­ti­vo co­mo se­sio­nes de ca­pa­ci­ta­ción con pro­fe­sio­na­les y es un va­lio­so con­te­ni­do pa­ra nues­tros usua­rios» ex­pli­ca Hjae­re. Los clu­bes gas­tan gran­des can­ti­da­des en aca­de­mias y re­des pa­ra en­con­trar el pró­xi­mo Ro­nal­do o Mes­si, pe­ro su ín­di­ce de éxi­to es ba­jo y se ven obli­ga­dos a com­prar ju­ga­do­res en su me­jor mo­men­to des­de otros clu­bes en un mer­ca­do ex­tre­ma­da­men­te in­fla­do: véa­se el tras­pa­so de Ney­mar al Pa­rís Saint-Ger­main por 222 millones de eu­ros. Por el con­tra­rio el po­ten­cial más sig­ni­fi­ca­ti­vo de «Tons­ser» es iden­ti­fi­car ta­len­tos de fu­tu­ro pa­ra clu­bes pro­fe­sio­na­les.

ABC

Un ojea­dor con­tro­la los da­tos de un gru­po de ju­ga­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.