La mu­sa de Clau­de Cha­brol

Co­mo Ber­na­det­te La­font y Anna Karina, fue uno de los mi­tos de la Nou­ve­lle Va­gue

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - AGENDA - (1973), «Vio­let­te No­ziè­re» (1978), «Le Fes­tin de Ba­bet­te» (1987), fue­ron al­gu­nas de sus obras más fa­mo­sas. Cha­brol con­tó his­to­rias más o me­nos di­ver­ti­das y pe­re­gri­nas so­bre su rup­tu­ra sen­ti­men­tal. Li­bre, de nue­vo, Au­dran des­cu­brió sus ta­len­tos de mo­dis­ta

Stép­ha­ne Au­dran pu­do ser gran ac­triz de tea­tro clá­si­co, co­ci­ne­ra emé­ri­ta, de­co­ra­do­ra o mo­dis­ta afa­ma­da, pe­ro su en­cuen­tro con Clau­de Cha­brol, en 1959, mar­có su ca­rre­ra y su vi­da.

Au­dran co­men­zó es­tu­dian­do tea­tro y con­tra­jo un pri­mer y bre­ve ma­tri­mo­nio con Jean-Louis Trin­tig­nant, se­du­ci­do y aban­do­na­do por Bri­git­te Bar­dot. Co­mo Ber­na­det­te La­font (su ami­ga ín­ti­ma) y Anna Karina, fue una de las mu­sas ofi­cio­sas de la Nou­ve­lle Va­gue que cam­bió el rum­bo de la his­to­ria del ci­ne fran­cés du­ran­te los años se­sen­ta del si­glo XX.

Has­ta que se cru­zó na­da ac­ci­den­tal­men­te con Cha­brol. Na­ció en­tre ellos una com­pli­ci­dad com­pa­ra­ble a la de Giu­liet­ta Ma­si­na y Federico Fe­lli­ni. Des­de otro án­gu­lo, la pa­re­ja Cha­brol/Au­dran pu­die­ra com­pa­rar­se, así mis­mo, con la pa­re­ja for­ma­da, du­ran­te un tiem­po, por Mar­le­ne Die­trich y Jo­sef von Stern­berg.

Au­dran en­car­na en la obra de Cha­brol la fi­gu­ra ar­que­tí­pi­ca de una se­ño­ra bur­gue­sa amo­ral y de­sen­can­ta­da, arras­tran­do el te­dio con un ci­nis­mo de gran cla­se. «Les Bon­nes Fem­mes» (1960), «Les Bi­ches» (1968), «La Fem­me in­fi­dè­le» (1969), «Le Bou­cher» (1970), «Jus­te avant la nuit» (1971), «Le Char­me dis­cret de la bour­geo­isie» (1972), «Les No­ces rou­ges» co­ci­na, des­cu­bier­to du­ran­te el ro­da­je de «El dis­cre­to en­can­to de la bur­gue­sía» (1972).

El per­so­na­je mí­ti­co de «Hé­lè­ne», in­ter­pre­ta­do por Au­dran en la se­rie de las pe­lí­cu­las de Cha­brol con­sa­gra­das a la Fran­cia de Geor­ges Pom­pi­dou y Va­lery Gis­card d’Es­taing, la ins­ta­ló en el pe­des­tal de una cier­ta le­yen­da, co­mo ac­triz, cu­yo mis­te­rio­so en­can­to tam­bién se­du­jo a gran­des di­rec­to­res, to­dos los fran­ce­ses de su ge­ne­ra­ción, y al­gu­nos gran­des ame­ri­ca­nos, co­mo el Sa­muel Fu­ller de «Thie­ves Af­ter Dark» (1984) y el Or­son We­lles de la maes­tría úl­ti­ma, el di­rec­tor de «The Ot­her Si­de of the Wind» (1972), la película ina­ca­ba­da y des­co­no­ci­da, res­ca­ta­da, res­tau­ra­da y pre­sen­ta­da por vez pri­me­ra en el pró­xi­mo Fes­ti­val de Can­nes, den­tro de unas se­ma­nas. Ese fue qui­zá el úl­ti­mo y más mis­te­rio­so tra­ba­jo de Stép­ha­ne Au­dran: su apor­ta­ción per­so­nal a la obra mí­ti­ca de un ge­nio, por des­cu­brir cuan­do am­bos vi­ven pa­ra siem­pre en la tie­rra pro­me­ti­da de la in­mor­ta­li­dad de los seres de le­yen­da y en­can­ta­mien­to del ci­ne.

AFP

Stép­ha­ne Au­dran na­ció en Ver­sa­lles (Yve­li­nes, al oes­te de Pa­rís) el 8 de no­viem­bre de 1932. Ha muer­to en Pa­rís el 27 de mar­zo. En­car­nó co­mo na­die los pa­pe­les de bur­gue­sa cí­ni­ca y des­al­ma­da en las pe­lí­cu­las de Clau­de Cha­brol, su ma­ri­do. Ro­ta aque­lla com­pli­ci­dad se ins­ta­ló en el pe­des­tal de gran da­ma le­gen­da­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.