Un poe­ma ca­li­zo en los Pi­ri­neos

El vi­si­tan­te que dis­fru­ta de las cum­bres, los ca­ño­nes, los bos­ques y las cas­ca­das de Or­de­sa sien­te que per­te­ne­ce­rá siem­pre a es­te lu­gar

ABC - Viajar - - Viajar - POR MI­GUEL ÁN­GEL BARROSO

Eduar­do Martínez de Pi­són, ca­te­drá­ti­co de Geo­gra­fía Fí­si­ca, es­cri­tor y via­je­ro, un sa­bio im­pres­cin­di­ble en la con­ser­va­ción y di­vul­ga­ción de la na­tu­ra­le­za en Es­pa­ña, tie­ne un con­se­jo pa­ra los vi­si­tan­tes del Par­que Na­cio­nal de Or­de­sa y Mon­te Per­di­do y, de pa­so, pa­ra sus ges­to­res, aho­ra que se cum­ple un si­glo de la pro­tec­ción de es­te es­pa­cio na­tu­ral: «Cuan­do los ex­cur­sio­nis­tas ca­mi­nan en fi­la in­dia por las tro­chas de Or­de­sa el si­len­cio se im­po­ne en­tre ellos: se es­cu­cha el can­to de los pá­ja­ros, el ru­mor del río, el cru­jir de la ho­ja­ras­ca cuan­do la pi­san... Si el sen­de­ro se en­san­cha, esas per­so­nas se agru­pan, gri­tan, se ol­vi­dan de dón­de es­tán, es­pan­tan a la fau­na y rom­pen el en­can­to de ese pre­cio­so lu­gar. En un país tan de­fo­res­ta­do la mon­ta­ña aún po­see re­ta­zos de bos­que de vo­ca­ción, el ha­ye­do, el abe­du­lar, el abe­tal. Y las zo­nas al­tas son al­ber­gues de la gran­de­za, lu­ga­res pro­di­gio­sos que me­re­ce la pe­na dis­fru­tar en si­len­cio y so­le­dad, co­mo si asis­tié­ra­mos a un concierto».

Via­je­ros y na­tu­ra­lis­tas

Es­te poe­ma ca­li­zo si­tua­do en la pro­vin­cia de Huesca to­ma su nom­bre de la hoz de Or­de­sa, con sus pra­de­ras, pa­re­do­nes, fa­jas, cas­ca­das y bos­ques de ha­yas, con la si­lue­ta del que­bran­tahue­sos di­bu­ja­da so­bre el vien­to. Pe­ro es mu­cho más. Las otras ras­ga­du­ras (Añis­clo, Pi­ne­ta, Es­cuaín), los pre­cio­sos pue- blos del en­torno, las le­yen­das y las tra­di­cio­nes. La be­lle­za de es­te rin­cón pi­re­nai­co es ho­mo­lo­ga­ble a la de los gran­des mo­nu­men­tos na­tu­ra­les del mun­do, her­ma­na­do en mu­chas co­sas con Yo­se­mi­te (EE.UU.), el tem­plo de John Muir, por ejem­plo, y co­mo tan­tos otros de­be su pro­tec­ción a via­je­ros y na­tu­ra­lis­tas ro­mán­ti­cos, ávi­dos de ru­tas sal­va­jes. En es­te ca­so, a los fran­ce­ses Ra­mond de Car­bon­niè­res (po­lí­ti­co, geó­lo­go y bo­tá­ni­co, con­quis­ta­dor del Mon­te Per­di­do en 1802 y con­si­de­ra­do el pa­dre del pi­ri­neís­mo) y Lu­cien Briet, fo­tó­gra­fo y di­vul­ga­dor, cu­ya in­sis­ten­cia fue cla­ve pa­ra la crea­ción del par­que na­cio­nal el 16 de agos­to de 1918. Dos per­so­na­jes que ten­drían mu­cho que

con­ver­sar con Martínez de Pi­són.

Nó­mi­na de flo­ra y fau­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.