Un ma­ra­vi­llo­so via­je al fon­do del mar

El ma­yor acuario de Eu­ro­pa al­ber­ga 45.000 ani­ma­les de qui­nien­tas es­pe­cies dis­tin­tas

ABC - Viajar - - Viajar - TEX­TO: ABC

Ca­da tar­de, cuan­do se po­ne el sol y cie­rran las puer­tas del Ocea­no­grà­fic de Va­lèn­cia, en su in­te­rior han pa­sa­do mi­les de his­to­rias. Pro­ta­go­ni­za­das por gran­des y pe­que­ños ma­mí­fe­ros, por enig­má­ti­cos pe­ces, in­quie­tan­tes in­ver­te­bra­dos, vo­lu­mi­no­sas mor­sas, fo­cas de sim­pá­ti­cos mo­vi­mien­tos, di­mi­nu­tos ca­ba­lli­tos de mar, re­lum­bran­tes pe­lí­ca­nos, pin­güi­nos pa­to­sos, par­si­mo­nio­sos co­co­dri­los, po­de­ro­sos leo­nes ma­rino, on­du­lan­tes y eléc­tri­cas me­du­sas, te­mi­bles ti­bu­ro­nes, grá­ci­les del­fi­nes y ele­gan­tes ba­lle­nas.

Son una par­te de las mu­chí­si­mas vi­das de ani­ma­les, unos 45.000 de más de 500 es­pe­cies, que con­vi­ven en el ma­yor acuario de Eu­ro­pa con sus cui­da­do­res, ve­te­ri­na­rios, bió­lo­gos, cien­tí­fi­cos y que se aso­man al pa­so len­to de los vis­tan­tes (más de un 1,4 mi­llo­nes el pa­sa­do año) pro­ce­den­tes de to­dos los rin­co­nes de Es­pa­ña, de Eu­ro­pa y del res­to del mun­do, que, cuan­do cul­mi­nan la jor­na­da de con­vi­ven­cia con esas cria­tu­ras con­clu­yen una ex­pe­rien­cia di­ver­ti­da y de con­cien­cia­ción y de res­pe­to por la na­tu­ra­le­za, fun­da­men­tal­men­te por nues­tros océa­nos.

En­tre otros hi­tos del re­co­rri­do se en­cuen­tra la opor­tu­ni­dad de po­der con­tem­plar la úni­ca fa­mi­lia al com­ple­to en Eu­ro­pa de ba­lle­nas, gra­cias al «mi­la­gro» del na­ci­mien­to del be­bé be­lu­ga, Ky­lu, bus­ca­do y que­ri­do por ni­ños y ni­ñas, que aho­ra ha cum­pli­do un año. Ky­lu ha cau­ti­va­do a to­dos por su sim­pa­tía y por su cons­tan­te afán de ju­gar y apren­der de su ma­dre Yul­ka con la que con­ver­sa y de la que aún ma­ma y eso que pe­sa ya más de 250 ki­los y co­me unos sie­te ki­los dia­rios de pes­ca­do. Eso sí, siem­pre ju­gue­tón y co­la­bo­ra­dor con los cui­da­do­res e in­ves­ti­ga­do­res que gra­cias a él es­tán co­no­cien­do da­tos in­sos­pe­cha­dos de la fi­sio­lo­gía de las ba­lle­nas.

Ky­lu pue­de ser una pri­me­ra ex­cu­sa pa­ra vi­si­tar el acuario que ges­tio­na des­de ha­ce dos años Avan­qua, del gru­po Glo­bal Om­ni­um. Pe­ro hay mu­chos más há­bi­tats, gra­cias a los cua­les se pue­de re­co­rrer y co­no­cer es­pe­cies de to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta con mas de 42 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de agua sa­la­da. En la zo­na de Océa­nos se en­cuen­tra uno de los acua­rios más gran­des del mun­do y allí se re­pre­sen­ta un via­je por el Atlán­ti­co, a tra­vés de un tú­nel don­de se pue­den con­tem­plar es­pe­cies co­mo el ti­bu­rón to­ro, y el ti­bu­rón gris, en­tre otras. El An­tár­ti­co re­pre­sen­ta un acan­ti­la­do ro­co­so con zo­nas de pues­ta y cría don­de se ve na­dar una co­lo­nia de pin­güi­nos, mien­tras que en el Ár­ti­co, al otro la­do del cen­tro, un gi­gan­tes­co iglú de 12 me­tros de al­tu­ra aco­ge a las mor­sas, fo­cas y be­lu­gas. El Me­di­te­rrá­neo con­tie­ne has­ta nue­ve acua­rios de dis­tin­tos for­ma­tos, en las Is­las hay un gru­po im­por­tan­te y cre­cien­te de leo­nes ma­ri­nos y en Hu­me­da­les, ba­jo una es­fe­ra de 26 me­tros de al­tu­ra, se re­pre­sen­ta el man­glar ame­ri­cano y el mar­jal me­di­te­rrá­neo. El há­bi­tat de Tem­pla­dos es el tú­nel de 70 me­tros, uno de los más lar­gos del mun­do que si­mu­la la tra­ve­sía sub­ma­ri­na por el Atlán­ti­co, que cru­za los tra­mos de aguas tem­pla­das de Eu­ro­pa, del mar abier­to y de las aguas tro­pi­ca­les de Amé­ri­ca. Tam­bién se en­cuen­tra un es­fé­ri­co y aé­reo Avia­rio, un cá­li­do Ma­ri­po­sa­rio y la zo­na de los co­co­dri­los, jun­to al la­go vi­vo, aho­ra más vi­vo que nun­ca, con to­da suer­te de aves en­tre las que se en­se­ño­rean los gran­des pe­lí­ca­nos. Y, por su­pues­to, las Me­du­sas. La ma­yor ex­po­si­ción de me­du­sas gra­cias a la cual y re­par­ti­das en nue­ve tan­ques por el Ocea­no­grà­fic se pue­den con­tem­plar co­mo nun­ca. El gran pun­to de atrac­ción es el Del­fi­na­rio don­de el pú­bli­co pue­de dis­fru­tar de las de­mos­tra­cio­nes de in­te­li­gen­cia in­sos­pe­cha­das jun­to al men­sa­je con­ser­va­cio­nis­ta de res­pe­to por la na­tu­ra­le­za. Es el del­fi­na­rio más gran­de de Eu­ro­pa, con unas gra­das con ca­pa­ci­dad pa­ra más de 2.000 per­so­nas, que pue­de al­ber­gar una trein­te­na de ejem­pla­res.

El ci­ne 4-D se ha in­cor­po­ra­do re­cien­te­men­te a la ofer­ta del Ocea­no­grà­fic con dos pe­lí­cu­las en las que, gra­cias a un alar­de tec­no­ló­gi­co y de re­cur­sos, las ex­pe­rien­cias de ba­jar al fon­do del mar o sen­tir los hu­ra­ca­nes se ha­cen reales. Pe­ro los vi­si­tan­tes tam­bién sa­ben que hay ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­les y ex­tra­or­di­na­rias a lo lar­go de to­do el año con las que pue­den es­tar más cer­ca de los ani­ma­les.

Pa­sa­por­te Ani­ma­lia

Se tra­ta del Pa­sa­por­te Ani­ma­lia, pen­sa­do pa­ra to­da la fa­mi­lia, El otro la­do del Acuario, pa­ra co­no­cer có­mo se ali­men­ta un ti­bu­rón o se do­mi­nan los mi­llo­nes de li­tros de agua o pa­sar una jor­na­da inol­vi­da­ble jun­to a un En­tre­na­dor pa­ra co­no­cer la ac­ti­vi­dad de un cui­da­dor pro­fe­sio­nal de mor­sas, fo­cas, del­fi­nes, leo­nes ma­ri­nos y be­lu­gas. O, fi­nal­men­te, la gran aven­tu­ra de Dor­mir con ti­bu­ro­nes, que in­clu­ye ce­na ac­ti­vi­dad, alo­ja­mien­to, desa­yuno y en­tra­da.

EL RE­CIN­TO HA IN­COR­PO­RA­DO UN CI­NE 4-D PA­RA SEN­TIR EX­PE­RIEN­CIAS REALES

ABC

Vis­ta de los fla­men­cos en el la­go del Ocea­no­grà­fic

Ima­gen de la mues­tra de me­du­sas

Ima­gen de la jo­ven be­lu­ga Ky­lu jun­to a su ma­dre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.