Au­men­ta la ofer­ta de golf

Can­ta­bria ya dis­po­ne de dos cam­pos pú­bli­cos de 18 agu­je­ros

ABC - Viajar - - Golf - TEX­TO: M. Á. BAR­BE­RO

El golf pú­bli­co en Es­pa­ña tu­vo su ori­gen en Can­ta­bria, gra­cias a la ini­cia­ti­va de Se­ve­riano Ba­lles­te­ros con el Ayun­ta­mien­to de San­tan­der que desem­bo­có en el re­co­rri­do de nue­ve ho­yos de Ma­ta­le­ñas. Aho­ra, cua­tro dé­ca­das des­pués, es­ta re­gión uni­pro­vin­cial vuel­ve a ser pio­ne­ra al con­tar con dos cam­pos com­ple­tos de 18 agu­je­ros des­pués de la am­plia­ción que aca­ba de aco­me­ter­se en Abra del Pas. « An­tes te­nía­mos 15 ho­yos y, aun­que es­ta­ban ho­mo­lo­ga­dos pa­ra tor­neos por­que re­pe­tía­mos al­gu­nos de ellos, no de­ja­ba de ser un cam­po que se que­da­ba cor­to», co­men­ta el di­rec­tor de la ins­ta­la­ción, Luis Pé­rez San Mi­guel. Aho­ra se han aña­di­do tres ho­yos

ES­TE CAM­PO DE MOGRO HA ME­JO­RA­DO UN 20 % SU CI­FRA DE JU­GA­DO­RES

más en la zo­na al­ta de la fin­ca (que bor­dea la desem­bo­ca­du­ra del río Pas) y se han re­si­de­ña­do los de la más ba­ja, lo que cam­bia to­tal­men­te la per­cep­ción que los gol­fis­tas pu­die­ran te­ner del cam­po has­ta aho­ra. «Con la dis­tri­bu­ción ac­tual he­mos ga­na­do mu­cho –pro­si­gue– pues so­mos más ver­sá­ti­les. Por un la­do te­ne­mos 18 ho­yos com­ple­tos pa­ra tor­neos fe­de­ra­ti­vos y co­mer­cia­les y se­gui­mos man­te­nien­do las dos vuel­tas de aba­jo pa­ra los de ni­ños».

Gra­cias a es­te au­men­to de po­si­bi­li­da­des han no­ta­do un in­cre­men­to del vein­te por cien­to en el nú­me­ro de ju­ga­do­res, tan­to por green­fees co­mo por abo­nos. «Lo in­tere­san­te es ver que no so­lo se han me­jo­ra­do las ven­tas aquí, sino que tam­bién se han es­ti- mu­la­do las con­jun­tas con Nes­ta­res (Rei­no­sa). Am­bos cam­pos se com­ple­men­tan muy bien al ser to­tal­men­te di­fe­ren­tes».

Ade­más de ga­nar en me­tros de jue­go, lo que más es­tán des­ta­can­do los ju­ga­do­res es la ex­pe­rien­cia vi­sual que ex­pe­rie­men­tan. «Des­de la zo­na más ele­va­da se ven al­ter­na­ti­va­men­te la ría de Mogro, su pla­ya, el mar Can­tá­bri­co y las du­nas de Lien­cres –co­men­ta Pé­rez con or­gu­llo– y tam­bién to­da la obra de la par­te in­fe­rior, en la que he­mos cons­trui­do dos la­gu­nas in­ter­co­nec­ta­das en for­ma de uve. Es­tas afec­tan a ocho ho­yos y sir­ven pa­ra re­co­ger el agua de la llu­via y ali­viar los en­char­ca­mien­tos de an­ta­ño. Apar­te, ya se es­tán con­vir­tien­do en un nue­vo há­bi­tat de flo­ra y fau­na».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.