Des­víos de la ru­ta im­po­si­bles de ol­vi­dar

El Ca­mino Fran­cés cum­ple un cuar­to de si­glo co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Lo recorremos en bus­ca de so­ber­bios pa­ra­jes na­tu­ra­les que re­quie­ren pe­que­ños des­víos

ABC - Viajar - - Viajar - POR MAR RA­MÍ­REZ

l gran via­je es el des­tino en es­ta oca­sión, mi­les de per­so­nas ca­mi­nan­do por una ru­ta mi­le­na­ria uni­dos por con­vic­ción, amor al ar­te y la cul­tu­ra y so­bre to­do al sen­de­ris­mo, a cu­yo fin, jun­to a la tum­ba del após­tol, to­dos aca­ban sin­tién­do­se pe­re­gri­nos. Pa­ra en­ten­der­la es ne­ce­sa­rio en oca­sio­nes ha­cer un al­to o des­viar­se de la sen­da mar­ca­da con el in­con­fun­di­ble tra­zo ama­ri­llo pa­ra des­cu­brir la ri­que­za na­tu­ral a unos pa­sos de la ru­ta de las es­tre­llas.

ERon­ces­va­lles

Al se­guir la prin­ci­pal de las vías com­pos­te­la­nas, el Ca­mino Fran­cés, una co­mu­nión con la na­tu­ra­le­za sur­ge na­da más ac­ce­der al va­lle, ro­dea­dos de ve­tus­tas ha­yas, y pi­sar la cal­za­da ro­ma­na que co­mu­ni­ca­ba Bur­deos con As­tor­ga. Pa­ra evi­tar los ri­go­res del collado pi­re­nai­co de Iba­ñe­ta la gran hos­pe­de­ría o Co­le­gia­ta de Orre­ga/ Ron­ces­va­lles se ins­ta­ló al abri­go de la de­pre­sión de Bur­gue­te co­mo puer­ta de en­tra­da prin­ci­pal a los pe­re­gri­nos que lle­ga­ban a la Pe­nín­su­la. Los ha­ye­dos de Quin­to Real lle­gan has­ta Ron­ces­va­lles in­vi­tan­do a deam­bu­lar por sus sen­das más re­cón­di­tas, un re­fu­gio pa­ra cier- vos y ga­mos; mien­tras en sus cie­los des­ta­can el águi­la real, la cu­le­bre­ra y el ali­mo­che.

Can­franc

La otra gran vía por la que los pe­re­gri­nos eu­ro­peos atra­ve­sa­ban los Pi­ri­neos era el puer­to de Som­port (el Sum­mo Por­to ro­mano), tra­mo ara­go­nés pi­re­nai­co a ori­llas de un jo­ven río Ara­gón. En­tre mu­ros de pie­dra la sen­da se en­ca­ja jun­to a Pe­ña Co­lla­ra­da has­ta Can­franc. Su es­ta­ción, de ar­qui­tec­tu­ra mo­nu­men­tal mo­der­nis­ta, y el puen­te del Pe­re­grino un pa­sa­je ro­má­ni­co-me­die­val que en­ca­mi­na ha­cia Vi­la­núa con una pa­ra­da a pie de sen­de­ro en­tre dól­me­nes y con en­tra­da a la cue­va de las Güi­xas, don­de el hom­bre se re­fu­gió des­de el Neo­lí­ti­co. Por úl­ti­mo un tra­mo mi­le­na­rio de cal­za­da em­pe­dra­da desem­bo­ca en Vi­lla­núa. En Cas­tie­llo de Ja­ca me­re­ce la pe­na des­viar­se al va­lle de la Gar­ci­po­lle­ra por ob­ser­var sus cier­vos en los cla­ros del bos­que al atar­de­cer.

Ba­rran­co de San­ta Oro­sia

Des­pués de pa­sar por Ja­ca y ad­mi­rar la ins­pi­ra­ción que su­pu­so su ca­te­dral ro­má­ni­ca, so­bria y con el cris­món más an­ti­guo de Eu­ro­pa, en el ar­te del Ca­mino hay que lle­gar has­ta la cer­ca­na Sabiñánigo pa­ra ha­cer una

DE SAINT-JEANPIED-DE-PORT A SAN­TIA­GO, EL CA­MINO ES­TÁ LLENO DE NA­TU­RA­LE­ZA MA­YÚS­CU­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.