Tres rei­nas en el mar

El Queen Mary 2, el Queen Eli­za­beth y el Queen Vic­to­ria na­ve­gan to­do el año en ru­tas que va­rían en­tre tres días has­ta tres me­ses

ABC - Viajar - - Viajar - POR ALICIA ARRANZ

Des­cu­brir lu­ga­res le­ja­nos (o no tan­to) pe­ro des­de la co­mo­di­dad que so­lo pue­de ofre­cer un gran bu­que al que no le fal­ta un de­ta­lle pa­ra lo­grar una pues­ta en es­ce­na de pu­ro gla­mour. Es­ta es la pro­pues­ta de va­lor de los cru­ce­ros que or­ga­ni­za la mí­ti­ca na­vie­ra bri­tá­ni­ca Cu­nard. Pio­ne­ra en con­ver­tir los via­jes tras­atlán­ti­cos en una ex­pe­rien­cia úni­ca pa­ra via­je­ros de alma in­tré­pi­da, fue en no­viem­bre de 1922 cuan­do Cu­nard Li­ne fle­tó su mí­ti­co La­co­nia pa­ra ex­plo­rar la mis­ma ru­ta que rea­li­za­se 400 años an­tes Ma­ga­lla­nes. Arran­ca­ba así una firme apues­ta por fo­men­tar la in­ci­pien­te ten­den­cia de via­jar por el muy loa­ble fin de co­no­cer nue­vos des­ti­nos y cul­tu­ras. Na­cía en­ton­ces el con­cep­to de tu­ris­mo tal y co­mo lo en­ten­de­mos hoy en día y ya en aquel mo­men­to el La­co­nia se acon­di­cio­nó pa­ra dis­po­ner úni­ca­men­te de ca­ma­ro­tes de pri­me­ra cla­se. En to­tal fue­ron so­la­men­te 347 pa­sa­je­ros los que par­tie­ron de Nue­va York pa­ra re­gre­sar al mis­mo punto más de tres me­ses des­pués tras ha­ber vi­si­ta­do el Ca­ri­be, las is­las del Pa­cí­fi­co y dis­tin­tas ciu­da­des del Me­di­te­rrá­neo en lo que fue un via­je pa­ra la his­to­ria. A es­te le si­guie­ron di­ver­sos iti­ne­ra­rios más a lo lar­go de aque­llos años con­vul­sos has­ta que el La­co­nia en­con­tró su tris­te fi­nal ba­jo una lluvia de tor- pe­dos en el Atlán­ti­co du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Aquel via­je sir­vió ade­más pa­ra sen­tar los pre­ce­den­tes de la fi­lo­so­fía que sus­ten­ta hoy en día la mar­ca Cu­nard, que en la ac­tua­li­dad dispone de tres bar­cos ca­da uno nom­bra­do co­mo al­gu­na de las rei­nas más im­por­tan­tes de la his­to­ria de Gran Bre­ta­ña. Así, el Queen Mary 2, el Queen Eli­za­beth y el Queen Vic­to­ria na­ve­gan du­ran­te to­do el año re­co­rrien­do el pla­ne­ta en­te­ro en iti­ne­ra­rios que va­rían en­tre tres o cua­tro días has­ta los más de tres me­ses que du­ran sus vuel­tas al mun­do. El pri­me­ro es el más gran­de de to­dos mien­tras que los otros dos son ca­si her­ma­nas ge­me­las.

En­tre los ele­men­tos di­fe­ren­cia­les que la dis­tin­gue de otras na­vie­ras, en Cu­nard es­tá ga­ran­ti­za­da la ex­pe­rien­cia del lu­jo en su má­xi­mo es­plen­dor. Una sen­sa­ción que se per­ci­be des­de el mis­mo mo­men­to en que se ac­ce­de a sus bar­cos de sue­los de bri­llan­te par­qués y tapizados con mu­lli­das al­fom­bras. En la de­co­ra­ción, que si­gue una lí­nea si­mi­lar en los tres bu­ques aun­que va­rían los de­ta­lles y las com­bi­na­cio­nes de co­lo­res, rei­nan las ma­de­ras no­bles en to­nos os­cu­ros y los aca­ba­dos do­ra­dos. Abun­dan tam­bién las fo­to­gra­fías an­ti­guas y ele­men­tos re­la­cio­na­dos con la his­to­ria de la na­ve­ga­ción así co­mo las obras de ar­te. De he­cho, en to­dos los bar­cos hay in­clu­so una ga­le­ría

LA DE­CO­RA­CIÓN ES SI­MI­LAR EN LOS TRES BU­QUES, CON DE­TA­LLES Y CO­LO­RES DI­FE­REN­TES

que cam­bia las obras ex­pues­tas du­ran­te los días de na­ve­ga­ción por si al­gún pa­sa­je­ro apro­ve­cha el via­je pa­ra am­pliar su co­lec­ción. Tien­das en las que es­tán pre­sen­tes las mar­cas in­ter­na­cio­na­les de ma­yor re­nom­bre de mo­da, com­ple­men­tos, re­lo­je­ría, jo­ye­ría y de­li­cat­te­sen; dis­tin­tos res­tau­ran­tes en los que se sir­ven so­fis­ti­ca­dos pla­tos so­bre fi­nas man­te­le­rías y de­li­ca­das va­ji­llas a no ser que se bus­que el am­bien­te más de­sen­fa­da­do del Lion Pub, ca­si ca­si au­tén­ti­co pub in­glés tra­di­cio­nal; un com­ple­to spa, gim­na­sio y un sun­tuo­so tea­tro pa­ra acu­dir a ver re­pre­sen­ta­cio­nes y pe­lí­cu­las de es­treno son so­lo al­gu­nas de las al­ter­na­ti­vas de las que pue­den dis­fru­tar los pa­sa­je­ros du­ran­te sus días a bor­do.

Al caer la tar­de, ca­be ima­gi­nar­se, es de obli­ga­do cum­pli­mien­to que los ca­ba­lle­ros vis­tan cha­que­ta y cor­ba­ta y las da­mas sus ga­las de noche pa­ra acu­dir a ce­nar y des­pués al sa­lón de bai­le con or­ques­ta en di­rec­to. Así pues, el des­tino en es­te ca­so es ca­si lo de me­nos por­que ca­si to­das las ex­pe­rien­cias que se es­pe­ran de un via­je me­mo­ra­ble su­ce­den a bor­do.

La ma­jes­tuo­si­dad de los in­te­rio­res son em­ble­ma de la mar­ca Cu­nard

Los res­tau­ran­tes ofre­cen ex­pe­rien­cias de al­ta gas­tro­no­mía

De­ta­lle de uno de los ca­ma­ro­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.