Cru­ce­ro bou­ti­que

ABC - Viajar - - Via­jar - FOTOS: PI­LAR AR­COS

El puer­to de Sout­ham­pton, Reino Uni­do, se en­ga­la­nó pa­ra ser el es­ce­na­rio del bau­ti­zo del úl­ti­mo cru­ce­ro de Ro­yal Ca­rib­bean Crui­ses Ltd. El nom­bre ele­gi­do: Aza­mar Pur­suit, que pue­de tra­du­cir­se co­mo «En bus­ca del Mar Azul». Pa­ra ser un tras­atlán­ti­co, tie­ne un ta­ma­ño «ma­ne­ja­ble», ni de­ma­sia­do gran­de, ni de­ma­sia­do pe­que­ño, lo que le per­mi­te en­trar en puer­tos a los que los gi­gan­tes del mar no tie­nen ac­ce­so, y ade­más ofre­cer una ma­yor in­ti­mi­dad. Lo que uni­do a una ele­gan­te de­co­ra­ción con­vier­ten al Aza­ma­ra Pur­suit en un au­tén­ti­co bar­co bou­ti­que ele­gan­te y gla­mu­ro­so.

El Symp­hony of the Seas, el cru­ce­ro más gran­de del mun­do, tam­bién de Ro­yal Ca­rib­bean, par­ti­ci­pa de otra fi­lo­so­fía, la de los gran­des nú­me­ros. Tie­ne un afo­ro de 6.780 pa­sa­je­ros, una tri­pu­la­ción de 2.100 per­so- nas, una es­lo­ra (longitud) de 362 me­tros y una man­ga (an­chu­ra) de 65,6 m. Mien­tras que en el Aza­ma­ra pue­den hos­pe­dar­se 694 pa­sa­je­ros con 408 tri­pu­lan­tes, tie­ne una es­lo­ra de 180 me­tros y una man­ga de 26 m.

Una de las prin­ci­pa­les no­ve­da­des del Aza­ma­ra es lo que lla­man «In­mer­sión en el des­tino», que se tra­du­ce en es­tan­cias más lar­gas y más no­ches a bordo en los puer­tos de es­ca­la. Nin­gu­na otra lí­nea de cru­ce­ro pa­sa tan­to tiempo en puer­to, per­mi­tien­do a los hués­pe­des una vi­si­ta más com­ple­ta de los destinos.

Ade­más, la programación de ac­ti­vi­da­des a bordo se per­so­na­li­zan al má­xi­mo con res­pec­to a las es­ca­las, con bebidas lo­ca­les, pe­lí­cu­las re­la­cio­na­das con la zo­na vi­si­ta­da, con­fe­ren­cias y me­sas re­don­das so­bre esos lu­ga­res... Tam­bién se ha­cen coin­ci­dir los cru­ce­ros con la ce­le­bra­ción de even­tos co­mo la Co­pa Mundial de la FI­FA, el Grand Prix de Mó­na­co, el British Open...

Ade­más del ré­gi­men de pen­sión com­ple­ta, en el Aza­ma­ra Pur­suit es­tán in­clui­das to­das las bebidas, des­de un agua mi­ne­ral a li­co­res, pa­san­do por vinos y cer­ve­zas in­ter­na­cio­na­les. Y lo que es más sor­pren­den­te, tam­bién las pro­pi­nas a los ca­ma­re­ros y ma­yor­do­mos, aun­que no ha­rán as­cos al cru­ce­ris­ta que quie­ra re­com­pen­sar­los por su eficaz y ama­ble ser­vi­cio.

Tam­bién es­tán com­pren­di­dos los tras­la­dos al cen­tro de la ciu­dad en la ma­yo­ría de los puer­tos, y los ser­vi­cios de la­van­de­ría self ser­vi­ce, con­ser­je­ría y re­ser­vas.

“IN­MER­SIÓN EN EL DES­TINO”: ES­TAN­CIAS MÁS LAR­GAS Y MÁS NO­CHES A BORDO EN LOS PUER­TOS

To­do es­tá a mano. Vis­ta ge­ne­ral de es­tri­bor. Unas zan­cu­dos dan la bienvenida. Fies­ta de la No­che Blan­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.