Por qué Costa Ri­ca apa­sio­na

Es­te no so­lo es un es­lo­gan pu­bli­ci­ta­rio ni tam­po­co un sa­lu­do ha­bi­tual en el país. Costa Ri­ca lu­ce y mi­ma uno de los es­ca­pa­ra­tes de fau­na y flo­ra más her­mo­sos de la Tie­rra

ABC - Viajar - - Via­jar - POR JAVIER CA­RRIÓN

Na­tu­ra­le­za es­pec­ta­cu­lar

No te puedes mar­char de Costa Ri­ca sin des­cu­brir su ri­ca na­tu­ra­le­za a lo lar­go de sus po­co más de 50.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, una ex­ten­sión si­mi­lar a la de la Co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de Ara­gón en Es­pa­ña. Ocu­pan­do tan so­lo el 0,03 por cien­to de la su­per­fi­cie del planeta, se le con­si­de­ra uno de los 20 paí­ses con ma­yor di­ver­si­dad del mun­do con 17 Par­ques Na­cio­na­les, 7 Re­ser­vas Bio­ló­gi­cas, un cen­te­nar de vol­ca­nes asen­ta­dos en el Cin­tu­rón de Fue­go del Pa­cí­fi­co y una am­plio aba­ni­co de her­mo­sas pla­yas des­ple­ga­das en­tre sus dos ma­res que su­man 1.228 ki­ló­me­tros de li­to­ral.

El pa­raí­so del quet­zal

Las áreas tro­pi­ca­les de Costa Ri­ca al­ber­gan una ri­ca di­ver­si­dad de es­pe­cies y eco­sis­te­mas. In­sec­tos (unas 35.000 es­pe­cies) an­fi­bios ( 160), rep­ti­les ( 220,) ma­mí­fe­ros ( 205) y aves ( 850) con­vi­ven en el te­rri­to­rio, pe­ro te ma­ra­vi­lla­rá el gran icono del país, el quet­zal, que pa­sa to­do el año en la re­gión de San Ge­rar­do de Do­ta, a 2.300 me­tros de al­ti­tud en el va­lle del Sa­ve­gre, jun­to a otras aves co­mo los co­li­brís, los pá­ja­ros car­pin­te­ros y las tan­ga­ras. Hay ca­si 300 ejemplares de es­ta ave, que ado­ra­ban los ma­yas co­mo si de tra­ta­ra de un dios, y puedes con­tem­plar­los a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na con la ayu­da de los te­les­co­pios te­rres­tres que po­nen a dis­po­si­ción los ho­te­les de la zo­na en sus ex­cur­sio­nes pro­gra­ma­das.

Surf y raf­ting

Prue­ba a prac­ti­car el surf en el nor­te del Pa­cí­fi­co. Es­ta zo­na atrae a mi­les de jó­ve­nes que dis­fru­tan con las olas tu­bu­la­res an­te la pre­sen­cia de los pe­lí­ca­nos con pla­yas tan po­pu­la­res co­mo Ta­ma­rin­do y Ja­có, en­tre otras mu­chas. Y si pre­fie­res el raf­ting no lo du­des: Hay que acer­car­se al río Pa­cua­re, que se des­plie­ga en­tre mon­ta­ñas, ca­ño­nes y cas­ca­das, pa­ra su­bir­se a una bal­sa y ex­pe­ri­men­tar las emociones de un des­cen­so. La re­vis­ta Na­tio­nal Geo­grap­hic eli­gió al Pa­cua­re co­mo uno de los diez me­jo­res ríos del mun­do pa­ra ha­cer raf­ting.

En las al­tu­ras

La ci­ma más al­ta de Costa Ri­ca (3.820 m) es el Ce­rro Chi­rri­pó. Quien lo co­no­ce aca­ba con­ven­ci­do de que es­te par­que na­cio­nal fue pen­sa­do ex­pre­sa­men­te pa­ra sen­de­ris­tas y al­pi­nis­tas. En un día sin nu­bes, des­de la cum­bre se pue­den ver tan­to el Ca­ri­be co­mo el Pa­cí­fi­co. Y quien quie­ra más pue­de vi­si­tar los es­pec­ta­cu­la­res vol­ca­nes del país que se su­ce­den des­de la fron­te­ra ni­ca­ra­güen­se

Ca­ta­ra­ta To­ro Ama­ri­llo en Ba­jos del To­ro, pro­vin­cia de Ala­jue­la. De­ba­jo, un be­llo ejem­plar de quet­zal

Pla­ya de Man­za­ni­llo en el Ca­ri­be

La es­fe­ra de pie­dra, sím­bo­lo de la iden­ti­dad cos­ta­rri­cen­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.