Pe­rros hé­roes de gue­rra

ABC - XL Semanal - - SUMARIO - POR JO­SÉ SE­GO­VIA

Cien­tos de mi­les de pe­rros han si­do usa­dos en las gue­rras, co­mo men­sa­je­ros, res­ca­ta­do­res e in­clu­so co­mo bom­bas. En el cen­te­na­rio del fin de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, re­pa­sa­mos la bio­gra­fía de al­gu­nos de es­tos hé­roes.

en el cam­po de ba­ta­lla de Che­min des Da­mes, en Fran­cia. Es­te pe­rro ca­lle­je­ro, un cru­ce de pit­bull con te­rrier, era tan lis­to e in­tui­ti­vo que ape­nas tu­vo pro­ble­mas pa­ra acos­tum­brar­se a la vi­da cas­tren­se y al es­truen­do de la ar­ti­lle­ría pe­sa­da. Du­ran­te un ata­que noc­turno con gas co­men­zó a la­drar y co­rrer por las trin­che­ras pa­ra aler­tar del pe­li­gro a sus com­pa­ñe­ros de ar­mas. Gra­cias a su ol­fa­to, mu­chos sol­da­dos de la Di­vi­sión 102 de la in­fan­te­ría de Es­ta­dos Uni­dos pu­die­ron pro­te­ger­se a tiem­po con sus más­ca­ras de gas y sal­var sus vi­das.

Stubby fue el pe­rro más con­de­co­ra­do de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y el úni­co as­cen­di­do a sar­gen­to por mé­ri­tos en el cam­po de ba­ta­lla. To­do un lo­gro pa­ra un chu­cho que me­ses an­tes ha­bía si­do adop­ta­do por el sol­da­do Ro­bert J. Con­roy cuan­do to­da­vía era un ca­cho­rro. Du­ran­te los me­ses de en­tre­na­mien­to en el cam­pa­men­to, Con­roy apro­ve­chó pa­ra El bau­tis­mo de fue­go del sar­gen­to Stubby fue el 5 de fe­bre­ro de 1918 adies­trar a su pe­rro en al­gu­nos ri­tos mar­cia­les, co­mo apren­der los to­ques de cor­ne­ta y sa­lu­dar co­mo un sol­da­do, ges­to me­cá­ni­co que el can eje­cu­ta­ba le­van­tan­do su pa­ta de­re­cha a la al­tu­ra de su ce­ja.

Cuan­do la di­vi­sión sa­lió de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra di­ri­gir­se a Fran­cia a bor­do del SS Min­ne­so­ta, Con­roy es­con­dió al pe­rro en la bo­de­ga. El po­li­zón fue des­cu­bier­to en al­ta­mar, pe­ro el ofi­cial al man­do hi­zo la vis­ta gor­da al ver co­mo el chu­cho lo sa­lu­da­ba mi­li­tar­men­te. Se­ma­nas des­pués, Stubby mos­tró to­das sus ha­bi­li­da­des en el fren­te. En­tre otras, su ca­pa­ci­dad pa­ra en­con­trar com­pa­trio­tas he­ri­dos en­tre mon­to­nes de ca­dá­ve­res.

Pe­ro su ma­yor lo­gro fue lo­ca­li­zar a un es­pía enemi­go cer­ca de las po­si­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses. Su ac­ti­tud be­li­co­sa, en­se­ñan­do sus dien­tes y ame­na­zan­do con sal­tar so­bre su yu­gu­lar, in­mo­vi­li­zó al ale­mán, que fue cap­tu­ra­do mi­nu­tos

des­pués. Por esa ha­za­ña, Stubby fue pro­mo­vi­do a sar­gen­to. So­bre­vi­vió a las he­ri­das que le pro­du­jo la me­tra­lla en el pe­cho y en una pier­na, y fue con­de­co­ra­do. Su cuer­po di­se­ca­do se ex­hi­be en el Ins­ti­tu­to Smith­so­nian. el Ejér­ci­to fran­cés. En la ba­ta­lla de Ver­dún (1916) atra­ve­só a to­da ve­lo­ci­dad el cam­po de na­die pa­ra lle­var un men­sa­je a un con­tin­gen­te de sol­da­dos fran­ce­ses que es­ta­ban atra­pa­dos en una po­si­ción es­tra­té­gi­ca ba­jo el con­ti­nuo bom­bar­deo de la ar­ti­lle­ría ale­ma­na. Los fran­co­ti­ra­do­res enemi­gos lo­gra­ron pe­gar­le un ti­ro en una pier­na, pe­ro Sa­tán se so­bre­pu­so y al­can­zó las trin­che­ras ami­gas.

Los sol­da­dos le qui­ta­ron la más­ca­ra de gas y las al­for­jas que por­ta­ba, en cu­yo in­te­rior en­con­tra­ron dos pa­lo­mas y un men­sa­je del Al­to Man­do que los con­mi­na­ba a de­fen­der la po­si­ción has­ta que se ini­cia­ra el con­tra­ata­que. Gra­cias a las pa­lo­mas men­sa­je­ras, los sol­da­dos pu­die­ron en­viar al Al­to Man­do la po­si­ción exac­ta de la ar­ti­lle­ría ale­ma­na, que fue des­trui­da po­co des­pués.

Los sol­da­dos se sal­va­ron de una muer­te se­gu­ra y Sa­tán fue cu­ra­do de sus he­ri­das. Su he­roi­ca ac­ción le va­lió un lu­gar de ho­nor en la his­to­ria mi­li­tar fran­ce­sa. Pe­ro es­te va­le­ro­so can y el sar­gen­to Stubby no fue­ron una ex­cep­ción en la Gran Gue­rra. Mi­les de cá­ni­dos in­ter­vi­nie­ron en los cam­pos de ba­ta­lla co­mo ani­ma­les de car­ga, cen­ti­ne­las, men­sa­je­ros, lo­ca­li­za­do­res de he­ri­dos, de­tec­to­res de ex­plo­si­vos y ex­plo­ra­do­res. SOL­DA­DOS CON HIS­TO­RIA

El pe­rro es un ani­mal ca­ri­ño­so, pe­ro tam­bién pue­de ser una cria­tu­ra fe­roz e im­pla­ca­ble. To­do de­pen­de de su ra­za y de su adies­tra­mien­to. Se do­mes­ti­ca

Grie­gos y ro­ma­nos ya usa­ron pe­rros adies­tra­dos que "com­ba­tían en las pri­me­ras fi­las sin re­tro­ce­der ja­más"

con fa­ci­li­dad y se le pue­de ha­bi­tuar a los ri­go­res de la dis­ci­pli­na mi­li­tar, tal y co­mo hi­cie­ron los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les en el si­glo XVI con sus pe­rros ala­nos, cu­ya fie­re­za y te­mi­bles fau­ces ate­rro­ri­za­ron a los pue­blos na­ti­vos. El fa­mo­so re­gi­mien­to de sa­bue­sos de Vas­co Nú­ñez con­tri­bu­yó a la vic­to­ria de los es­pa­ño­les en Ca­ja­mar­ca, una en­ce­rro­na en la que el in­ca Atahual­pa fue de­rro­ta­do y apre­sa­do por los hom­bres de Fran­cis­co Pi­za­rro.

Si los cro­nis­tas de la Gre­cia clá­si­ca afir­ma­ban que las ciu­da­des eran cus­to­dia­das por ca­nes, el es­cri­tor ro­mano Pli­nio el Vie­jo con­tó que al­gu­nos pue­blos me­di­te­rrá­neos te­nían cohor­tes de pe­rros adies­tra­dos en la gue­rra que «com­ba­tían en las pri­me­ras fi­las sin re­tro­ce­der ja­más».

UN RE­CLU­TA VO­LUN­TA­RIO

Al es­ta­llar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, es­tos va­le­ro­sos cua­drúpe­dos vol­vie­ron a los cam­pos de ba­ta­lla pa­ra rea­li­zar las mis­mas ta­reas que lle­va­ron a ca­bo sus pre­de­ce­so­res en la Gran Gue­rra del 14. Los es­ta­dou­ni­den­ses re­clu­ta­ron a unos 10.000 pe­rros, una ci­fra muy mo­des­ta en com­pa­ra­ción con los 200.000 mo­vi­li­za­dos por los ale­ma­nes.

Al­gu­nos co­men­za­ron su adies­tra­mien­to por pro­pia ini­cia­ti­va, co­mo el bri­tá­ni­co Rip, por cu­yas ve­nas co­rría san­gre de te­rrier. Es­te can con­tri­bu­yó con su ol­fa­to al res­ca­te

de más de un cen­te­nar de víc­ti­mas atra­pa­das en las rui­nas de los edi­fi­cios que de­rru­yó la Luft­waf­fe cuan­do bom­bar­deó Lon­dres en­tre 1940 y 1941. Al fi­na­li­zar la gue­rra, le con­ce­die­ron la Me­da­lla Dic­kin, que se otor­ga a ani­ma­les de dis­tin­tas es­pe­cies por sus mé­ri­tos re­la­cio­na­dos con su va­len­tía y la ayu­da a hu­ma­nos en los con­flic­tos ar­ma­dos. En la tum­ba de Rip hay una lá­pi­da en la que pue­de leer­se: «El pe­rro que ya­ce aquí ju­gó su par­te en la ba­ta­lla de Gran Bre­ta­ña».

EL AL­MA DE LA TRO­PA

Los no­rue­gos tu­vie­ron a su pro­pio hé­roe, un san ber­nar­do lla­ma­do Bamse que sir­vió en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial en el bar­co Tho­rodd de la Ma­ri­na Real de No­rue­ga. El enor­me pe­rro sa­lía de guar­dia y em­pu­ja­ba a los ma­ri­nos pa­ra sa­car­los de los ba­res y lle­var­los de re­gre­so al bu­que. Si co­men­za­ba una pe­lea, Bamse se in­ter­po­nía en­tre los con­ten­dien­tes y lo­gra­ba apa­ci­guar­los po­nién­do­les en­ci­ma sus enor­mes pa­tas. Con el pa­so del tiem­po se con­vir­tió en una es­pe­cie de sím­bo­lo de la li­ber­tad de No­rue­ga. Tras su muer­te, ocho­cien­tos niños es­col­ta­ron en si­len­cio su cuer­po has­ta el lu­gar don­de fue en­te­rra­do con ho­no­res mi­li­ta­res.

LOS PE­RROS BOM­BA

Los que no re­ci­bie­ron con­de­co­ra­ción fue­ron los pe­rros bom­ba que uti­li­za­ron las tro­pas so­vié­ti­cas con­tra los ca­rros de com­ba­te ale­ma­nes. El Ejér­ci­to Ro­jo adies­tró a esos ca­nes ins­pi­rán­do­se en los es­tu­dios de Iván Pá­vlov y Ed­ward Thorn­di­ke, crea­do­res res­pec­ti­va­men­te de las teo­rías del con­di­cio­na­mien­to clá­si­co y del con­di­cio­na­mien­to ins­tru­men­tal. Bá­si­ca­men­te, los ins­truc­to­res ha­cían pa­sar ham­bre a los pe­rros y, tras unos días de ayuno, les po­nían ali­men­tos ape­ti­to­sos ba­jo un ca­rro de com­ba­te en mar­cha.

Una vez adies­tra­dos pa­ra que aso­cia­ran el bra­mi­do del mo­tor con su co­mi­da, los ca­nes eran en­fun­da­dos con un cha­le­co lleno de tri­ni­tro­to­lueno (TNT) y lan­za­dos con­tra los blin­da­dos enemi­gos. Cuan­do el po­bre ani­mal se arras­tra­ba ba­jo el tanque, un de­to­na­dor cho­ca­ba con­tra la par­te in­fe­rior y ac­ti­va­ba la car­ga ex­plo­si­va. Tras pro­du­cir­se los pri­me­ros ata­ques, los tan­quis­tas de la Wehr­macht dis­pa­ra­ron a cual­quier ani­mal que se cru­za­ra en su ca­mino, da­ba igual si era un pe­rro bom­ba o no. Si los so­vié­ti­cos afir­ma­ron que sus ca­nes des­tru­ye­ron 12 ca­rros de com­ba­te enemi­gos en la ba­ta­lla de Kursk, los ale­ma­nes ase­gu­ra­ron que sus em­bes­ti­das ape­nas cau­sa­ron da­ño.

Es­pa­ña tam­bién ha con­fia­do a los pe­rros ta­reas mi­li­ta­res, co­mo las de vi­gi­lan­cia, bús­que­da de víc­ti­mas y de­tec­ción de ex­plo­si­vos. Son adies­tra­dos en la Es­cue­la Ci­no­ló­gi­ca de la De­fen­sa, de­pen­dien­te de las Fuer­zas Ar­ma­das, que cuen­ta con pas­to­res ale­ma­nes, bel­gas y al­gu­nos sprin­ger spa­niel in­glés y la­bra­do­res.

Los ru­sos usa­ron pe­rros bom­ba pa­ra de­te­ner los ca­rros de com­ba­te ale­ma­nes

EL ME­JOR AMI­GO DEL SOL­DA­DO Un ma­ri­ne con un ca­cho­rro en la ba­se es­ta­dou­ni­den­se de Tây Ninh, Viet­nam, en 1968. Aun­que los pe­rros en el fren­te te­nían una mi­sión es­pe­cí­fi­ca, tam­bién ser­vían de apo­yo emo­cio­nal a los sol­da­dos.

HÉ­ROES QUE LADRAN En la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial par­ti­ci­pa­ron 50.000 pe­rros; en la Se­gun­da, fue­ron 300.000. Un li­bro de Tas­chen, The Dog in Pho­to­graphy, 1938-To­day, hon­ra aho­ra a es­tos y a mu­chos otros pe­rros.

SA­TÁN, EL PE­RRO EN­MAS­CA­RA­DO En Ver­dún, Sa­tán atra­ve­só el fren­te con una más­ca­ra de gas pa­ra en­tre­gar un men­sa­je que sal­vó la vi­da a un con­tin­gen­te de sol­da­dos fran­ce­ses.

STUBBY, CON­DE­CO­RA­DO En­tre­na­do por un sol­da­do en sus ra­tos li­bres, de­tec­ta­ba los ata­ques con gas, a los he­ri­dos da­dos por muer­tos y lle­gó a cap­tu­rar a un es­pía ale­mán.

CO­MO UN SOL­DA­DO MÁS Eu­ge­ne Smith to­mó es­ta fo­to de sol­da­dos ame­ri­ca­nos cu­ran­do a un pe­rro he­ri­do en Guam en 1943.

RIP AL RES­CA­TE Es­te can res­ca­tó a un cen­te­nar de per­so­nas atra­pa­das en las rui­nas de los edi­fi­cios de Lon­dres que des­tru­yó la Luft­waf­fe.

UN MEN­SA­JE­RO SIN MIE­DO Otro hé­roe de gue­rra fue Sa­tán, un cru­ce de galgo y co­llie, re­clu­ta­do por

El Ejér­ci­to no­rue­go du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial con­tó con un san ber­nar­do pa­ra apa­ci­guar a sus propios sol­da­dos cuan­do be­bían y se me­tían en pe­leas. BAMSE, EL PA­CI­FI­CA­DOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.