Una en­tre­vis­ta

ABC - XL Semanal - - MAGAZINE - por Juan Ma­nuel de Pra­da

La en­tre­vis­ta que me hi­zo Pa­blo Igle­sias fue una de las me­jo­res –si no la me­jor– que nun­ca me ha­yan he­cho

ha­ce un par de se­ma­nas en­tre­vis­tó Pa­blo Igle­sias en su pro­gra­ma Otra vuel­ta de tuer­ka. En los días su­ce­si­vos re­ci­bí di­ver­sos men­sa­jes de ma­ja­de­ros, es­can­da­li­za­dos de que me hu­bie­se de­ja­do en­tre­vis­tar por tan pe­li­gro­so co­mu­nis­ta. Aun­que lo más des­ter­ni­llan­te eran los de­li­rios pa­ra­noi­cos que ha­bían ur­di­do: ha­bía quien con­si­de­ra­ba que es­ta­ba tra­tan­do de pos­tu­lar­me co­mo fu­tu­ro mi­nis­tro o al me­nos dipu­tado de Po­de­mos; ha­bía quien con­si­de­ra­ba que yo siem­pre he si­do un co­mu­nis­ta ca­mu­fla­do, en­car­ga­do de pas­to­rear a los ca­tó­li­cos des­pis­ta­dos has­ta los re­di­les de una ideo­lo­gía que an­he­la ex­ter­mi­nar­los; y no fal­ta­ba, en fin, al­gún ta­ra­do cons­pi­ra­cio­nis­ta que veía en la en­tre­vis­ta un con­tu­ber­nio ur­di­do por el pa­pa Fran­cis­co.

Al­gu­nos de los ma­ja­de­ros que me di­ri­gie­ron es­tas car­tas se pre­sen­ta­ban co­mo se­gui­do­res fer­vo­ro­sos de mi obra; y me anun­cia­ban (con en­ter­ne­ce­dor ras­go chan­ta­jis­ta) que des­de ese mis­mo ins­tan­te iban a de­jar de com­prar mis li­bros. ¡Cuán ra­ros se­gui­do­res, que se in­dig­na­ban de que en­tre­vis­ta­sen a un es­cri­tor que tan­to apre­cian! Ja­más me ha­bían es­cri­to in­dig­na­dos de que en mu­chos me­dios me nin­gu­neen; en cam­bio, que Pa­blo Igle­sias me en­tre­vis­ta­se se les an­to­ja­ba de­la­tor de os­cu­ras intrigas. Pe­ro ta­les de­li­rios só­lo los pue­den con­ce­bir per­so­nas fa­na­ti­za­das, con­ver­ti­das en tris­tes sa­cos de pus, que han en­con­tra­do en Pa­blo Igle­sias la dia­na de sus odios vis­ce­ra­les y en la cau­sa (ima­gi­na­ria) de sus des­gra­cias. Más les val­dría re­vol­ver­se con­tra quie­nes los fa­na­ti­za­ron, en­tre quie­nes en­con­tra­rían a los au­tén­ticos cau­san­tes de sus des­gra­cias.

Con­fie­so, sin em­bar­go, que cuan­do mis edi­to­res me di­je­ron que Pa­blo Igle­sias ha­bía pe­di­do en­tre­vis­tar­me me ame­dren­té. No se me ocu­rrió pen­sar que en su pe­ti­ción se es­con­die­se al­gu­na in­tri­ga o con­tu­ber­nio de­li­ran­te, sino más bien que a tra­vés de la en­tre­vis­ta qui­sie­ra zu­rrar­me de lo lin­do. Yo ha­bía vis­to las entrevistas muy in­tere­san­tes que pa­ra es­te mis­mo pro­gra­ma Pa­blo Igle­sias ha­bía he­cho a dos es­cri­to­res ami­gos, San­tia­go Al­ba Rico y Carlos Fer­nán­dez Li­ria; pe­ro am­bos eran de la mis­ma ‘cuerda’ que el en­tre­vis­ta­dor y es­ta­ban a par­tir un pi­ñón con él cuan­do los en­tre­vis­tó. Lue­go ha­bían sur­gi­do en­tre ellos desave­nen­cias po­lí­ti­cas muy en­co­na­das; así que, cuan­do lla­mé a Al­ba Rico y Fer­nán­dez Li­ria pa­ra con­sul­tar­los, es­pe­ra­ba que me des­acon­se­ja­sen acu­dir al pro­gra­ma de Pa­blo Igle­sias, in­clu­so que apro­ve­cha­sen pa­ra po­ner­lo co­mo chu­pa de dó­mi­ne, azu­za­dos por el ren­cor. Pe­ro mis ami­gos, que son gen­te sin mez­quin­dad, me di­sua­die­ron de que la en­tre­vis­ta pu­die­se ser una tram­pa o en­ce­rro­na; y me ase­gu­ra­ron que a Pa­blo Igle­sias só­lo lo guia­ba una ge­nui­na cu­rio­si­dad o apre­cio in­te­lec­tual por sus in­vi­ta­dos.

Así y to­do, re­co­noz­co que acu­dí a la en­tre­vis­ta un tan­to es­ca­ma­do, to­da­vía me­ro­dea­do por los pre­jui­cios. No aca­ba­ba de creer en aque­llas in­ten­cio­nes ‘ge­nui­nas’ que mis ami­gos ha­bían ad­ju­di­ca­do al en­tre­vis­ta­dor. Lle­ván­do­me a su pro­gra­ma, Pa­blo Igle­sias no ob­te­nía be­ne­fi­cio al­guno: quie­nes lo ta­chan de sec­ta­rio y fa­ná­ti­co no iban a de­jar de ha­cer­lo; y en­tre su pa­rro­quia (co­mo ocu­rre en todas las pa­rro­quias) ha­brá per­so­nas sec­ta­rias y fa­ná­ti­cas a quie­nes dis­gus­te que me en­tre­vis­te (y has­ta lo ame­na­cen, con en­ter­ne­ce­dor ras­go chan­ta­jis­ta, con de­jar de vo­tar­le). Ade­más, yo no era per­so­na po­de­ro­sa de la que pu­die­ra sa­car ta­ja­da o ré­di­to (y, en cam­bio, po­día sa­car per­jui­cio y bal­dón); tam­po­co ten­go au­reo­la de pres­ti­gio en ám­bi­tos sis­té­mi­cos; y me re­cu­bre una mugre de de­for­ma­cio­nes ca­ri­ca­tu­res­cas que a mu­chos la­ca­yue­los im­pul­sa a ale­jar­se de mí, por te­mor al con­ta­gio. Por to­do ello el ges­to de Pa­blo Igle­sias me pa­re­ció de una in­só­li­ta gran­de­za.

Y la en­tre­vis­ta que me hi­zo fue una de las me­jo­res –si no la me­jor– que nun­ca me ha­yan he­cho: res­pe­tuo­sa y cor­dial, muy bien do­cu­men­ta­da

(y aquí de­bo fe­li­ci­tar a su equi­po), pul­san­do las te­clas de mis in­quie­tu­des sin cris­pa­cio­nes ni re­sa­bios, sin esa pe­tu­lan­cia hos­ti­ga­do­ra de tan­tos en­tre­vis­ta­do­res que quie­ren im­po­ner­se so­bre su en­tre­vis­ta­do a to­da cos­ta. Pa­blo Igle­sias, apar­te de con­fir­mar­me que es un po­lí­ti­co in­fi­ni­ta­men­te más cul­to que ca­si to­dos sus coe­tá­neos, mos­tró una ge­ne­ro­si­dad y un ge­nuino in­te­rés que de­bo re­co­no­cer pa­la­di­na­men­te –no­ble­za obli­ga– an­te las tres o cua­tro lectoras que to­da­vía me so­por­tan. Y aho­ra, por su­pues­to, al­gún cons­pi­ra­noi­co de­li­ran­te de­du­ci­rá que Pa­blo Igle­sias me en­tre­vis­tó pa­ra que yo a cam­bio le de­di­ca­se uno de mis ar­tícu­los, más in­flu­yen­tes –co­mo to­do el mun­do sa­be– que los editoriales del New York Ti­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.